Cual supernova La estrella invitada aparece en la galaxia literaria allá por el 2010, aunque su origen haya que buscarlo en el 2007, en el universo virtual, cuando a su autora, Fátima Vila, le regalan un blog, Una boquita prestá, en el que irán germinando y tomando cuerpo estas pequeñas historias que, por humanas -en lo ruin y en lo generoso- a todo lector tocarán alguna víscera.

La estrella invitada

La expresión estrella invitada aparece en los textos que sabios astrólogos chinos recogían en los registros imperiales, ya desde la dinastía Han (206-220 d.c.), para designar la aparición de un nuevo astro en la galaxia. Esta expresión englobaba realmente tres fenómenos astronómicos bien distintos: meteoritos, novas (y supernovas) y cometas.

De manera más actual y mundana podríamos referirnos con tal expresión al famoso de turno que interviene de forma fugaz en un espectáculo o sarao cuyo protagonismo superlativo corresponde a otro camarada de andanzas populares y diversas.

La periodista gaditana Fátima Vila también quiso echar mano de esta expresión para titular su primer libro: La estrella invitada ("Historias propias y ajenas acumuladas en el camino", en palabras de su autora) tiene su origen en el mundo blogger (fórmula muy al uso en esta época de transición y confusión, que solo el tiempo nos hará ver a qué nos lleva, aunque mantengamos la certeza de que la buena literatura lo será siempre en cualesquiera de los formatos empleados para su difusión) y respeta la estructura de las bitácoras digitales, por lo que al final de cada entrada/relato aparecen cual invitados estelares los comentarios de los internautas, aportando en ocasiones sus puntos de vista y opiniones al universo narrativo de Fátima Vila, agrandándolo a veces, y también en ocasiones exponiendo la nada, la paradoja o lo surrealista. Sí se me hace llamativa (a poco que alguien bucee por Internet me comprenderá) la exquisita ortografía e incluso el léxico que presiden los comentarios a lo largo de todo el libro/blog.

Relatos breves

Cual cirujano con la precisión de su bisturí la autora gaditana va diseccionando ante los ojos del lector las miserias, envidias, grandezas y laberintos humanos que rigen los diferentes lazos y relaciones humanas.

En los treinta y un relatos breves, todos escritos en tercera persona, nos encontraremos con algunos (especialmente concisos) que me atrevería a calificar como auténtica (y muy grata) prosa poética ("El entrenamiento","El viaje", "El espacio", "La soledad").

Por las páginas de La estrella invitada descubriremos también la desazón de una madre que se sorprende a sí misma contando la primera mentira a su hijo, o la pareja que no sabe responder al suyo la pregunta: ¿qué es un disgusto? Matrimonios que naufragan en el vacío y que intentan refugiarse bajo máscaras y apariencias diferentes. La importancia mayúscula que en nuestras vidas tiene el lenguaje (su empleo o no, en determinados y determinantes momentos) hasta el punto de hallar un personaje que literalmente se traga sus palabras. Cómo un simple click puede romper un corazón de manera muy real en las relaciones virtuales. La simpleza humana como origen de ese monstruo al que denominamos Capitalismo o la envidia como cáncer al acecho de eso que llamamos amistad.

No les cuento más.

Les dejo en su intimidad con un libro para disfrutar y reflexionar de lo lindo a lo largo de sus 125 páginas.

Fátima Vila

La periodista y blogger Fátima Vila (Cádiz, 1980) ha desarrollado su profesión como redactora de cultura en la prensa diaria y como coordinadora y redactora de diversas publicaciones. En la actualidad trabaja en comunicación institucional y diversos proyectos culturales. La estrella invitada (Colección Alumbre. Cádiz. 2010) es su primer libro de relatos.