Acaban de ultimar una obra en Barcelona que nos llena de orgullo por varias razones y que nos empujan a seguir apostando por las energías renovables. En un momento tan difícil para la economía realizar una reforma económicamente y socialmente útil dentro desde el punto de vista de la sostenibilidad empresarial es un gran logro y una señal que el camino es correcto.

Hay que dar las gracias en primer lugar a la Empresa que se ha hecho cargo de una inversión que dará sus mejores resultados desde el punto de visto económico a medio y largo plazo, por lo tanto FCC ha demostrado una sensibilidad social que se sale de los tópicos y que deja a un lado los buenos propósitos para actuar realmente y eficazmente.

Esta pequeña obra desde el punto de vista financiero, pero enorme desde el punto de vista de la responsabilidad social indica el camino a seguir a todas las grandes empresas que tienen la posibilidad y el deber de recurrir para crear empleo y confianza en un futuro que se está dibujando de color negro.

Sólo se trata de 10 farolas solares fotovoltaicas que están iluminando el mercado español del trabajo como si fueran 100.000, abriendo una pequeña puerta hacia un futuro social y económico caracterizado por realizaciones útiles y sostenibles.

Los números de esta obra son todos positivos, a partir por las 5 toneladas de CO2 que se dejará de emitir anualmente, pasando por los tiempos de amortización de la inversión que están alrededor de la mitad de la vida útil de las nuevas instalaciones y llegando al movimiento económico generado entre proveedores, técnicos, comerciales y pequeños empresarios involucrados en el proyecto.

Estamos asistiendo desde hace años a una sangría de puestos de trabajo en las pymes españolas, por falta de iniciativa empresarial que las grandes multinacionales tienen el poder y el deber de activar, ya que en muchos caso sus ingresos proceden de licitaciones públicas pagadas con dinero del contribuyente. Aquí tenemos un pequeño ejemplo que intentamos promocionar y dar a conocer de la mejor forma posible para que otras grandes Empresas hagan lo mismo generando un círculo positivo que pueda beneficiar la creación de empleo y la mejora de una situación que desde hace demasiado tiempo sufre una parálisis incomprensible y muy negativa.

La eficiencia energética representa una inversión con seguros retornos económicos y de imagen, por lo tanto bastaría dedicar una parte de las enormes inversiones publicitarias de las Empresas que se lo pueden permitir a obras de mejora desde el punto de vista energético, optimizando recursos y al mismo tiempo generando posibilidad de trabajo para muchas pequeñas empresas españolas que con poco pueden mantener sus actividades sin tener que echar el cierre como ha pasado ya demasiadas veces en los últimos años.

La economía española necesita volcarse en las energías renovables porque tiene la suerte de disponer de recursos naturales como el sol y el viento que no se están aprovechando suficientemente. El petróleo se acabará, el carbón es primitivo, las nuevas tecnologías están allanando el terreno para el pleno desarrollo de energías limpias y España puede estar entre los primeros Países en el desarrollo de la energía del futuro.

Basta poco, es suficiente que cada empresa destine un pequeño 10% de sus inversiones publicitarias a reformas y mejoras de la eficiencia energética de sus instalaciones para que se pueda ver creación de empleo y toda la serie completa de índices positivos desde el punto de vista económico y financiero.

Las empresas españolas que pueden contribuir a este desarrollo son miles, estamos esperando que pasen de las buena palabras a los hechos reales creando puestos de trabajo y la confianza necesaria para que se vuelva a crear riqueza para los ciudadanos españoles.

¡Ahorrando ganamos todos!