Cada cual conoce la forma y color de su cuello, aunque tal vez jamás se tomó el trabajo de experimentar otras maneras de lucirlo. Incluso, muchas veces por seguir las modas, se usan prendas o accesorios que no favorecen al tipo de cuello que se tiene. Es más, hasta terminan resaltando eso que nos gustaría ocultar.

El cuello debe lucir estilizado para que el resto del cuerpo también luzca elegante. Por eso, conviene tener en cuenta algunos tips, según el tipo de cuello y teniendo como aliados al maquillaje, al peinado y a los accesorios.

Cuello corto

Cuando se tiene el mentón muy cerca del escote, visualmente se resta equilibrio al cuerpo en su conjunto.

  • Maquillaje: lo mejor es darle luz al mentón, para aportarle relieve y que se destaque.
  • Peinado: estiliza usar el cabello bien pegado a los costados del cuello, para enmarcarlo y afinarlo ópticamente lo más posible.
  • Accesorios: collares y colgantes con caída y no muy cargados. También chales o bufandas para que separen el mentón del escote. Los aros largos también estilizan, siempre y cuando no sean muy largos. Atención: si se opta por usar aros largos, conviene desistir de usar algo en el cuello, y viceversa.

Cuello largo

Si es proporcionado al cuerpo, puede resultar elegante. De lo contrario, no es tan armónico.

  • Maquillaje: conviene oscurecer la zona de la mandíbula y debajo del mentón, pero aclarar el color del cuello, para acortar las distancias visualmente.
  • Peinado: lo mejor es evitar el cabello muy largo y recto. Resultan más favorecedores los corte rebajados en varias capas.
  • Accesorios: aros pequeños y gargantillas o lazos. El cuello puede lucir accesorios gruesos o cargados.

Cuello fino

No es largo ni corto, es angosto. Desproporciona el tamaño de la cabeza respecto del cuerpo.

  • Maquillaje: la base del cuello debe ser más clara que la utilizada en el rostro. Aplicar en el medio un toque de rubor, para sombrear y dar volumen.
  • Peinado: lo más sentador para este tipo de cuello es la melena que cae justo sobre los hombros, tal vez con un poco de volumen en las puntas. Atención: evitar los cabellos largos y rectos, así como los cortos que dejan el cuello al descubierto.
  • Accesorios: los collares cortos con un dije importante, pues hace contrapeso visualmente.

Cuello ancho

El efecto visual que da es como si fuera una continuación de la cabeza, acortando la distancia con el cuerpo.

  • Maquillaje: aplicar una base clara en toda la superficie del cuello y sombrear con rubor sólo los laterales, y luego desde la mandíbula hasta las orejas.
  • Peinado: el look que más favorece es de los rulos o el del cabello ondeado cayendo sobre el escote. Eso restará rigidez a las líneas rectas del cuello. Atención: no se debe recoger totalmente el cabello, sólo desde arriba y de los costados. La parte trasera del cuello debe estar preferentemente cubierta.
  • Accesorios: la mayor apuesta es a los aros importantes y un escote en "V",cuello bote o strapless (palabra de honor).

Cuello armónico

Es aquel de largo y ancho proporcionados, en relación al tamaño de la cabeza y los hombros.

  • Maquillaje: el cuello siempre debe tener el mismo color de base que el rostro, para evitar el desequilibrio. La boca puede ser protagonista, pues no hay peligro de centrar la atención en esa zona.
  • Peinado: cabellos con un volumen no muy pegado al óvalo de la cara. No hay peligro con los recogidos ni con los largos.
  • Accesorios: se puede lucir básicamente cualquier colgante o gargantilla, pero sin exagerar. Es el cuello el que debe lucirse.