El miedo a la acusación de herejía limitó a los científicos de la Edad Moderna a contradecir la fecha propuesta por el Arzobispo Ussher, que determinó en 1650 que la Tierra fue creada exactamente al anochecer del sábado veintidós de octubre del 4.004 antes de Cristo. Ussher se basó en la genealogía descrita en el antiguo testamento.

Steno y Hooke, estudio de las rocas sedimentarias y fósiles

Contemporáneo a Ussher, Steno estudió los estratos de las rocas sedimentarias y concluyó que los fósiles presentes en las rocas sedimentarias son contemporáneos con el depósito de las mismas. También anunció el principio básico de la superposición de estratos, afirmando que los estratos más modernos son los que se sitúan por encima de los demás.

Robert Hooke, al mismo tiempo pudo contradecir la datación de Ussher gracias a la velocidad con la que se acumulan los materiales sedimentarios y conociendo el espesor de los mismos. La edad que determinó Hooke para la Tierra es de al menos algunos centenares de millones de años.

El experimento del conde de Buffon

En el siglo XVIII Buffon construyó una bola compuesta por diversos materiales, supuestamente los materiales por los que está formada la Tierra, y la fundió. Calculó el tiempo de enfriamiento de la bola y esos datos los extrapoló para la Tierra. El resultado inicial era de 3 millones de años.

Esta cifra tuvo que ser retocada por Buffon influenciado por la Iglesia, obligándole a ofrecer una cifra de 75.000 años a cambio de no caer en herejía.

Lord Kelvin y las leyes de la conductividad térmica

Admitió que la Tierra se enfrió a un ritmo constante y, determinando la constante de conductividad térmica de todos los materiales terrestres, determinó que la edad del planeta debía ser de 99 millones de años.

Teorías del siglo XIX

En esta época se desarrollaron métodos de estudio de la edad del planeta basados en cálculos físicos y astronómicos, como el enfriamiento de la Tierra y la física orbital, y en observaciones de procesos geológicos como las tasas de sedimentación, las tasas de erosión o la química de los océanos.

  • Walcott calculó la edad de la Tierra en 55 millones de años estudiando el Gran Cañón del Colorado. John Phillips con un método similar la tasó en 96 millones de años.
  • Georges Darwin, hijo de Charles Darwin, observó el acople de órbitas y las deformaciones producidas por las mareas y no dió una cifra concreta pero sí dijo que al menos, la Tierra debía tener 65 millones de años.
  • John Joly observa la cantidad de sal existente en los mares para sus cálculos y parte de la idea de que todo el sodio de los mares proviene de la erosión de los materiales continentales con una acumulación constante. Sus valores estaban entre 80 y 90 millones de años.

Métodos radiométricos

Con el descubrimiento de la radioactividad y las primeras dataciones se ha llegado a la conclusión que la edad de la Tierra ronda entre los 4.400 y los 4.510 millones de años. Los primeros científicos en utilizar estos métodos fueron Rutherford, Boltwood y Clair Patterson.

Con este método se han podido datar rocas lunares y meteoritos.

En la actualidad, con los métodos más avanzados y utilizando la radioactividad, los estudios se basan en concretar la edad de otros planetas o de materiales que viajan por el espacio con el fin de concretar la edad total del Universo.