La divina comedia, de Dante Alighieri, es una de las obras más conocidas de la literatura universal. Ahora llega la versión manga de esta obra, elaborado por el estudio East Press Co., con todo lujo de detalles del viaje filosófico que emprende Dante a través del infierno, el purgatorio y el paraíso. Una magnífica forma de acercarse a una título inmortal.

La edición de Herder

Herder Editorial inauguró hace unos meses su línea de mangas versionando grandes obras de la filosofía y la literatura con Así habló Zaratustra, de Fiederich Nietzsche, y ahora amplía esta colección con la publicación en España y América Latina de La divina comedia. El volumen, de 200 páginas y en blanco y negro, tiene un precio de 9,80 euros.

Sabemos que el editor original de la obra es Kosuke Maruo, de East Press Co., pero, a pesar de los intentos de Herder por ofrecer más datos que ayuden a contextualizar la obra, no ha trascendido el nombre de sus autores reales, del guionista que ha adaptado la obra de Dante y del dibujante que ha puesto rostro a sus personajes y su visión personal al infierno, al purgatorio y al paraíso del poeta italiano.

Simplificación manga de ‘La divina comedia’

La divina comedia es un poema que permite numerosas lecturas e interpretaciones, es un texto denso y complejo. Su traslación al manga supone irremediablemente una simplificación de sus aspiraciones, algo que en absoluto tiene por qué ser negativo. El cómic, en este caso el manga, es una espléndida herramienta para iniciar a lectores a priori reacios en el imprescindible repaso de las grandes obras de la literatura. Este manga no es La divina comedia pero sí cumple la labor educativa que se propone.

Las viñetas mantienen la simbología del número tres presente en la obra de Dante en muchos aspectos (como el número de partes o de personajes), pero es imposible hacerlo en la división de cada una de sus partes en 33 cantos compuestos de tercetos. De hecho, el manga no tiene equilibrio en cuanto a su extensión y presenta la mayor, la mitad del volumen, en el infierno. Este es el más popular de los tres estadios que recorrió Dante en su obra, y la que permite un mayor lucimiento narrativo y en cuanto a la ilustración.

Dante y Beatrice

En la obra, Dante llora la muerte de Beatriz, igual que el autor lloró la de Beatrice Portinari en la vida real. Tanto en la ficción como en la realidad, el autor italiano se enamoró perdidamente de ella cuando apenas tenía nueve años y nunca fue un amor correspondido. La prematura muerte de la joven fue la inspiración del descenso a los infiernos de Dante, guiado por el poeta romano Virgilio, para buscar a su amor.

Tras una breve introducción para conocer al protagonista y las circunstancias de su relación con Beatriz, el manga nos introduce en el infierno. Sus siete anillos están descritos con sencillez pero también con maestría. Esta visión del infierno es menos escabrosa o morbosa de lo que podría suponerse. La apuesta no es por lo visualmente desagradable, sino por la enseñanza didáctica. Las historias narradas pretenden moralizar y enseñar, no repeler la mirada del lector.

El infierno, el purgatorio y el paraíso

Si tanto el infierno como el purgatorio, aún visualmente espectaculares, presentan los episodios más duros y más aleccionadores de la obra, la visión que tiene el ilustrador del paraíso es lo más convincente de este manga en el apartado gráfico. Ahí es donde se evidencia con más claridad que estamos en un mundo ajeno a los mortales, diferente y espiritual, gracias sobre todo a la hermosa composición de los ángeles y, sobre todo, de Beatriz.

La versión manga de La divina comedia es una espléndida forma de expandir la ya de por sí conocida obra de Dante. Es un trabajo completo, que no desdeña la virtud aleccionadora, simbólica y alegórica de los poemas escritor por el autor italiano en el siglo XIV, y que anima, a quien aún no la haya acometido, a la más compleja lectura de la imprescindible obra original.