Según los artículos 85, 86, 87 y 88 del Código Penal, el aborto en Argentina es ilegal. La ley vigente establece penas tanto para la mujer que se lo practica como para quien realiza el procedimiento, con dos causas de excepción: cuando el aborto se practica para "evitar un peligro para la vida o la salud" de la mujer o si el embarazo proviene de una violación de "una mujer idiota o demente".

Actualmente, se discuten dos temas centrales a cerca de esta problemática: por un lado, en el Congreso Nacional, la despenalización del aborto, y por otro lado, la Corte Suprema generaría jurisprudencia para que cuando una mujer tiene las características de acceso a un aborto legal se le pueda realizar gratuita y seguramente en un hospital público sin necesidad de una autorización judicial.

La lucha por la despenalización del aborto

En 2005, se inició la “Campaña Nacional por el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito”, en la que se nuclean más de 250 organizaciones sociales con el objetivo de “defender los Derechos Humanos y el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo”.

Esta campaña se fundamenta en la cifra de mortalidad de mujeres debido a abortos inseguros. La OMS define el aborto inseguro como procedimiento para terminar un embarazo no deseado, realizado por personas que carecen de habilidades, o en ambientes que no cumplen los cuidados médicos mínimos.

El principal proyecto a favor de la despenalización del aborto presentado ante la Cámara de Diputados en noviembre de 2010, establece la interrupción del embarazo dentro de las 12 primeras semanas de gestación. Este fue firmado por más de 50 diputados, entre los cuales se encuentran los bloques de Frente para la Victoria, UCR, Coalición Cívica, PRO y el socialismo.

Sin embargo, la presidenta, Cristina Fernández, se opone: “Estamos haciendo una muy fuerte apuesta a la vida y uno de los objetivos también es descender la mortalidad infantil y materno-infantil, estoy segura que lo vamos a poder lograr”. Y afirmó su postura extendiendo la Asignación Universal por Hijo a embarazadas a partir del tercer mes de gestación.

El aborto en Argentina, según los especialistas

El médico e investigador Elard Koch y otros especialistas chilenos presenciaron la sesión legislativa del miércoles 2 de marzo de 2011, y advirtieron a los diputados: "De ninguna manera la legalización del aborto reduce la práctica abortiva. Todo lo contrario, la incrementa. La prueba de esto son los datos que brindan las estadísticas de los países europeos donde se legalizó".

Según la investigación realizada por los expertos en Salud Familiar de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, "el número de abortos clandestinos informados para la Argentina recientemente está sobreestimado", ya que los métodos estadísticos propuestos por algunas ONG que solicitan la despenalización del aborto, carecen de sustento científico.

Estas organizaciones estiman que los abortos ilegales alcanzarían los 466.998 al año, mientras que el estudio indica que actualmente el número real de abortos clandestinos sería de 47.000, y una eventual despenalización haría que en 2020 el número ascienda a más de 113.000.

"La despenalización del aborto no es una estrategia efectiva para reducir la mortalidad materna y controlar el problema del aborto inducido, pudiendo incluso traer consecuencias deletéreas para la salud materna y neonatal, en especial en países en los que subsisten elevadas tasas de mortalidad materna", finalizaron.

Críticas al informe de Human Rights Watch

La organización internacional de derechos humanos, Human Rights Watch, presentó en agosto de 2010 un informe referido a supuestas omisiones en la rendición de cuentas en temas de salud reproductiva en Argentina.

Este comunicado fue analizado críticamente por el Centro de Bioética, Persona y Familia, llegando a la conclusión de que “el informe constituye una manera de presionar al país para que modifique su legislación en favor del aborto, ignorando las claras disposiciones constitucionales y legales que protegen la vida desde la concepción”.

Según el director del centro, Jorge Laferriere, HRW:

  • Recurre a fuentes que magnifican las estadísticas sobre cantidad de abortos.
  • Omite toda referencia al tema de la mortalidad materna y a considerar los problemas reales de salud que existen en torno a la atención obstétrica de emergencia.
  • Manipula el texto del Código Penal, ampliando los supuestos de no punibilidad y omitiendo mencionar expresamente algunas restricciones que surgen del art. 86, y contradice su propio informe de 2005.
  • Sostiene la necesidad de legalizar el aborto pero no funda tal pretensión en razones jurídicas.

La sociedad argentina frente al aborto

Una encuesta de la consultora Ibarómetro realizada en 2010, indica que la mayoría de los argentinos están a favor de la despenalización del aborto, aunque eso no significa que estén de acuerdo con abortar. Los datos obtenidos demuestran que el 60 por ciento está en contra de que se penalice a una mujer que realizó un aborto.

En el Área Metropolitana el desacuerdo alcanza al 70 por ciento, mientras que en el interior ese porcentaje es de 49,9. El 58,5 por ciento cree que las mujeres tienen el derecho de interrumpir su embarazo conforme a sus necesidades y convicciones personales, mientras que un 30 por ciento se opone.