Según la revista Forbes, “La lista de este año rompió todos los récords en tamaño (1.210 multimillonarios) y el patrimonio neto total (4,5 billones de dólares). China duplicó su número de fortunas, y Moscú tiene más multimillonarios que cualquier otra ciudad. Carlos Slim de México amplió su ventaja en el n º 1.”

Desigualdades crónicas entre ricos y pobres

Las grandes fortunas parecen estar a salvo de cualquier crisis. Los pobres en las crisis capean el temporal, como siempre, aunque los pobres a nivel general son un poquito menos pobres, las diferencias con los más ricos se acrecientan. En Latinoamérica ya están “más acostumbrados”, como dicen ellos, “nosotros siempre hemos estado en crisis”.

En Latinoamérica, las diferencias sociales son enormes, los pueblos indígenas se mantienen a nivel de supervivencia. Los trabajadores tienen unos sueldos que no les permiten afrontar el día a día, muchos de ellos sin ningún tipo de seguro social y sin tener garantizada la comida de mañana. Abocados muchos de ellos a formar parte de la delincuencia organizada.

Las desigualdades en Estados Unidos se acrecientan

A pesar de la crisis financiera de Estados Unidos, los ricos siguen siendo más ricos. Las grandes empresas y las grandes corporaciones bancarias reciben ingentes cantidades de dinero público, en aras de las necesidades del mercado y de las necesidades del sistema financiero.

Andrew Berg, director adjunto del Departamento de Estudios del Fondo Monetario Internacional y Jonathan D. Ostry, subdirector del mismo departamento, reflexionan en su artículo:¡Atención!: La desigualdad puede ser perjudicial para su crecimiento, sobre las grandes desigualdades registradas en Estados Unidos.

Nos explican: A muchos nos ha impresionado el enorme aumento de la desigualdad de ingresos registrado en Estados Unidos en los últimos 30 años. Los ricos se hicieron mucho más ricos, mientras que el ingreso de casi todos los demás tuvo un crecimiento muy moderado…El aumento de la desigualdad de ingresos en Estados Unidos en las últimas décadas es sorprendentemente similar al de los años veinte.”

En España la precariedad de los menos favorecidos se está haciendo insostenible

Después de la incorporación de España al Mercado Común Europeo, la economía española alcanzó un auge nunca visto, lográndose muchas mejoras tanto económicas como sociales. Después de tantos años de estrecheces llegó la hora de mejorar el nivel de vida, de alguna manera todos tanto gobernantes como gobernados estiramos mas el brazo que la manga, asumiendo niveles de endeudamiento excesivamente altos que tras la crisis mundial y el pinchazo de nuestra burbuja inmobiliaria ha puesto a todo el país contra las cuerdas.

La precariedad de la gente sin trabajo, que ya empiezan a agotar sus prestaciones por desempleo, empuja al alza la economía sumergida, lo peor de todo es que es pura supervivencia, tal como cree el secretario de política sindical de UGT de Cataluña, Camil Ros. "A nadie le gusta, es pura supervivencia. No estamos hablando de la picaresca del paleta autónomo que declara la mitad de sus ingresos. Con una cuarta parte de los parados sin ningún tipo de ingreso, insisto, es supervivencia".

El problema de las hipotecas en España

Adrià Alemany Salafranca, economista y miembro de la PAH, expone la gravedad de la situación en su estudio, Consecuencias económicas y sociales de dejar a miles de familias en la calle y endeudadas, “En los últimos años miles de familias en el Estado español han descubierto horrorizadas que al quedarse sin ingresos y no poder hacer frente al pago de su hipoteca, no solo se enfrentan al drama de perder su vivienda, sino que además se les condena con una deuda de por vida”.

La desigualdad social se acrecienta en todas partes, los más desfavorecidos sufren los envites de la crisis mundial y los más ricos saborean las mieles de los crecimientos económicos, sabiendo que sus corporaciones serán ayudadas por los gobiernos de turno en aras del bien común.