Las tres últimas temporadas y el comienzo de la presente han provocado un debate dentro del fútbol español: ¿está la liga devaluada? Lo cierto es que el último equipo que ganó la competición, al margen de Barcelona y Real Madrid, fue el Valencia en el año 2004. Desde entonces, merengues y culés han ido mejorando sus plantillas hasta convertirlas en las mejores del mundo e inalcanzables para los demás equipos. Las grandes cifras publicitarias que ganan de sus jugadores y el espectacular beneficio de los derechos televisivos han ayudado a desigualar una liga que fue considerada como la mejor del planeta.

La liga es de dos desde hace tres temporadas

Ha llovido mucho desde que el Valencia de Baraja, Albelda, Mista o Vicente levantaran el trofeo liguero, concretamente siete años. A principios de la pasada década, al menos cuatro equipos podían hacerse con el triunfo final: el Deportivo de la Coruña, el Valencia, el Real Madrid y el FC Barcelona. Si bien es cierto que los blancos estaban un paso por encima de los demás equipos, cualquiera de ellos podía optar a conquistar el título liguero debido a la tensión y la igualdad de cada partido. Los gallegos se hicieron con el título del año 2000. En esa plantilla estaban Donato, Fran o Djalminha entre otros. Los años posteriores se los repartieron entre Real Madrid y Valencia, pero tanto Barcelona como Deportivo tuvieron ocasión de ganarla alguna temporada.

A partir del año 2005, las cosas cambiaron radicalmente. El Real Madrid había configurado una plantilla plagada de estrellas mundiales con la intención de ganar el mayor número de títulos posibles y también la de ingresar mucho dinero en sus arcas. Planteamiento parecido fue el que realizó su eterno rival. El Barcelona fichó a varios 'cracks' mediáticos para hacer frente al todopoderoso Madrid, ganar tras 6 años un título y sanear el club económicamente. Poco a poco, los dos clubes hicieron las dos mejores plantillas del mundo y también se convirtieron en dos máquinas de hacer dinero. Eso provocó que el Barcelona y el Real Madrid no sólo acapararan todos los últimos 7 títulos, sino también la mayor parte del dinero de los derechos televisivos.

La batalla por los derechos de televisión

En las últimas fechas hemos visto cómo Real Madrid y Barcelona comenzaban la liga arrasando y goleando a sus rivales. El presidente del Sevilla FC, José María del Nido, afirmaba hace unos días que la liga española "no sólo era la peor liga de Europa, sino que era la peor del mundo". Estas palabras venían precedidas por una queja que están llevando algunos clubs de primera división ante la desigualdad de los derechos televisivos.

La pasada temporada, el Real Madrid y el Barcelona cobraron 140 millones de euros cada uno, lo que supone un 46% del total de los derechos. Los siguientes en el ranking eran el Atlético de Madrid y el Valencia con 42 millones, lo que muestra que los dos grandes del fútbol español reciben casi 100 millones más que el tercero. Estas diferencias se hacen más abundantes con equipos como Sporting o Real Sociedad, que cobraron 12 millones y que supone que Barça y Madrid cobran 128 millones más.

Esta es, sin duda, otra de las razones que han hecho tan grandes las diferencias entre Madrid y Barcelona con el resto de equipos. En otras ligas europeas, el reparto de los derechos televisivos no es tan desigualado. En la Premier League, por ejemplo, todos reciben una cantidad fija, más unos variables en función de los espectadores que logre captar. Así, la distancia entre el equipo que más cobró, el Manchester United, con el que menos, el Blackpool, es de unos 24 millones de euros, por lo que la diferencia con la competición española es considerable.

Esta temporada la diferencia parece mayor

El inicio de la presente liga no ha hecho más que confirmar que el Barcelona y el Real Madrid están muy por encima de sus rivales. Los blancos golearon a domicilio a un Zaragoza y los culés humillaron a todo un Villarreal con un 5-0. Con estos alicientes, y sabiendo que las dos plantillas son, hoy por hoy inalcanzables, es previsible pensar que esta temporada la liga no sólo seguirá siendo de dos, sino que es muy probable que las diferencias con los demás equipos sea de más de 30 puntos.