En el marco del Segundo Foro Político de Seguridad y Justicia, Fernando Gómez Mont, secretario de Gobernación de México, aseguró que los ciudadanos no están dispuestos a atender a la delincuencia organizada ni a aponer su libertad, patrimonio y movilidad en manos de los grupos asesinos y violentos.

Mont reitera que se ha subestimado con el paso del tiempo lo que sucede en este país producto del crimen organizado, el cual se ha establecido en las instituciones y ha presentado una equivocación, que se ve al confundir la ilegalidad con la violencia.

Esas aseveraciones del funcionario han sido producto de la “brutalidad” con la que los cárteles mexicanos de la droga han reinado durante años en esta nación.

La delincuencia en 2010

El secretario advirtió que el reto “es encontrar los procedimientos que nos reconozcan la dignidad y principios, y que establezcan la diferencia de quien debe ser sometido por temor y quien debe ser protegido por ser parte del esquema que nutre cabalmente el esquema de leyes”.

De acuerdo con un artículo de BUAP, la delincuencia se podría incrementar en este país durante 2010, ya que uno de los factores que la desencadenan, que es la crisis económica, podrían agravar este problema, además de la llegada de grupos delictivos de otras entidades.

Movimientos en contra de la delincuencia

En esta nación es tanta la preocupación por la ilegalidad, la delincuencia y la corrupción, que incluso los ciudadanos de México han puesto en marcha movimientos como México Unido Contra la Delincuencia, el cual es una asociación de mexicanos ,quienes se manifiestan en contra de las grandes problemáticas de este país.

La neurosis en el Distrito Federal

Con el lema “unidos contra una cultura de ilegalidad”, se manifiesta esa unión de habitantes en contra de los problemas que aquejan a esta nación.

Sin embargo, aún con esta clase de movimientos se puede observar la neurosis con la que viven los pobladores mexicanos, especialmente en la capital de esta nación, Distrito Federal, que se ha caracterizado en los últimos años por las enormes cifras de delincuencia que hay.

Este problema se agrava más cuando hay falta de recursos económicos. Incluso fuera de las universidades más prestigiosas de este país como la Universidad Nacional Autónoma de México, se registran actos ligados a crímenes que se consideran menores, pues fuera de la FES Aragón estudiantes se han quejado de esta situación.

Los jóvenes mexicanos y su actitud ante el delito

El Consejo de Población del Distrito Federal asegura en un artículo que sacó por motivo del Día Internacional de la Juventud, que existen 27.2 millones de personas que se pueden considerar como jóvenes, que equivalen a 28.5 % de la población total de este país, y que de este volumen el 48 % son hombres y 52 % mujeres.

Un artículo del periódico Correo dice que del total de los homicidios registrados, el 32.59 % fueron cometidos por personas de entre 18 y 24 años, y señala que “en ese mismo rango de edad se encuentran los delitos como abuso sexual con un 28 56% sobre el total, robos con un 39.31%, posesión de armas prohibidas con un 18.53% y otros con un 18.33%".

Según señala una nota informativa del diario Excelsior, el 30 % de los jóvenes, que cometieron algún acto delictivo, tienen antecedentes de haber cometido alguna infracción en su adolescencia, ya que la participación de niños y niñas en actos de ilícitos ha crecido en los últimos años en este país.

La delincuencia es un gran problema en México, al igual que la corrupción y la ilegalidad, por lo que se debería mejorar la educación, ya que en ésta recae el futuro de un país, y así y tratar de frenar los índices tan altos de delincuencia en esta nación de Norte América.