La entrada en el siglo XXI ha venido marcada por la proliferación del terrorismo a escala global. Los organismos internacionales, a partir de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York, han intentado articular una definición operativa de terrorismo, como base para luchar contra este fenómeno. Sin embargo, han surgido diferentes dificultades para concretar este concepto. Así, la Organización de las Naciones Unidas se ha propuesto la definición del terrorismo, intentando elaborar una definición amplia y útil del este fenómeno.

El terrorismo: una breve sinopsis histórica

El terrorismo es un fenómeno con una profunda raíz histórica. Todas las sociedades y todas las culturas a lo largo de la historia han conocido diferentes formas de terrorismo. Desde la Antigüedad clásica, se pueden citar numerosos ejemplos que hoy podríamos entender como actos terroristas.

El terrorismo adquiere verdadera forma a finales del siglo XVIII. Se remontaría a la época de terror durante la Revolución Francesa (1789), asociado a un tipo de terrorismo de Estado. Durante el siglo XIX se generaliza el fenómeno terrorista, relacionado con movimientos anarquistas y nacionalistas. El siglo XX vive una eclosión del terrorismo, a partir de los años 60, asociado a una violencia de Estado, por ejemplo en países latinoamericanos, o a grupos de extrema izquierda o ultranacionalistas, en Europa (ETA, RAF, IRA...).

A finales del siglo XX y principios del XXI el terrorismo se globaliza, sobre todo el denominado terrorismo islámico. Así, el terrorismo pasa de ser un asunto interno propio de cada país que lo sufre, a ser un asunto global en el que está implicada toda la comunidad internacional.

Instrumentos internacionales en la lucha contra el terrorismo

Antes de la creación de las Naciones Unidas, la Convención de Ginebra por la Prevención y la Represión del terrorismo del 16 de noviembre de 1937 había tratado la cuestión terrorista. La Convención entiende por actos de terrorismo los “hechos criminales dirigidos contra un Estado con el objetivo de provocar el terror contra personalidades determinadas, grupo de personas o en el público" (art. 1, 2).

Posteriormente, la ONU trataría en diversos instrumentos medidas para la prevención de actos considerados como terroristas. Sin embargo, todos estos instrumentos eran parciales, referidos a determinados aspectos concretos. Los atentados del 11 – S supusieron un cambio de actitud para los responsables internacionales.

El 28 de septiembre de 2001 se establece dentro del Consejo de Seguridad de la ONU el Comité contra el Terrorismo. Otras organizaciones, como la Unión Europea (UE) o la Organización de Estados Americanos (OEA) tomaron medidas similares.

Falta de una definición global y unitaria de terrorismo

La ONU ha trabajado en la delimitación del concepto de terrorismo. Sin embargo, han surgido controversias en torno a esta cuestión. Desde el primer momento, se han enfrentado dos posturas con dos visiones diferentes sobre esta cuestión:

  • Por un lado, Occidente, encabezada por Estados Unidos
  • Y por otro, países que se encuadrarían dentro del llamado Tercer Mundo
Básicamente, la cuestión es que estos últimos países consideran que muchos grupos terroristas no deben ser considerados como tales, sino más bien como grupos de liberación nacional. Esta controversia ha imposibilitado la asunción de una definición común.

Definiciones académicas del terrorismo

En los últimos años, han abundado las consideraciones en torno a la definición de qué es el terrorismo. Una de las principales referencias sobre la cuestión es la constituida por la obra de Fernando Reinares. La dificultad en la definición estriba en la amplitud de actitudes y motivaciones que pueden esconder los actos terroristas, y su gran complejidad.

En general, se acepta que el terrorismo es una acción violenta, llevada a cabo por un determinado motivo político, contra personas o grupos de personas, con el fin de alterar un determinado proceso político. Sin embargo, han surgido críticas en torno a esta definición y sus elementos:

  • Existen otras motivaciones que no son exclusivamente políticas.
  • Excluye las acciones individuales.
  • La falta de definición de los objetivos de los actos terroristas.
  • La indefinición del término violencia. No incluye nuevas formas de violencia, por ejemplo, los delitos informáticos.

Hacia una propuesta de definición global del terrorismo

El Consejo de Seguridad de la ONU, en su Resolución 1566 del 2004, entiende por terrorismo “cualquier acto destinado a matar o lesionar cuando su propósito sea intimidar a una población u obligar a un Gobierno o a una Organización Internacional a realizar una acción o abstenerse de ella”. Pretende abarcar cualquier fenómeno que pueda encuadrarse dentro del término terrorismo. No en vano, la ONU ha mostrado su especial preocupación por este tipo de actos al considerar que son un grave ataque contra los Derechos Humanos.

La ONU continúa la delimitación del concepto de terrorismo. Este será el punto de partida necesario que articule la lucha contra estos delitos que suponen una amenaza considerable contra el orden y la seguridad internacionales.