Las políticas regionales para el desarrollo de la agricultura en la zona de Europa Oriental fueron primordiales para elevar el estándar de vida de millones de habitantes de aquella región, entre quienes se encuentran los más necesitados del continente europeo. Sin embargo, esta bonanza se encuentra seriamente amenazada debido a los recortes en los presupuestos regionales para combatir la crisis que azota a Europa.

La crisis económica ha debilitado al sector agrícola de forma especial

Durante la última década, los organismos internacionales consiguieron importantes logros en la lucha en contra de la pobreza y del hambre en bastas regiones de Europa y de Asia Central, "cuestión que se debe en gran medida al desarrollo de la agricultura sustentable", según afirmó Jacques Diouf, director de la FAO, durante la 27ª conferencia regional de la para Europa celebrada en Armenia.

Durante la conferencia, Diuof admitió que “la crisis económica y financiera podría afectar de forma negativa el progreso y las importantes mejoras en el nivel de vida conseguidos en la región en la última década". Según estudios realizados por el organismo internacional, la crisis económica ha debilitado de forma particular al sector agrícola, poniendo en peligro el proceso de desarrollo.

Los procesos en crisis

El proceso que se viene llevando a cabo desde finales de siglo en las regiones más conflictivas de Europa dio sus frutos al disminuir de manera drástica los índices de pobreza y alcanzar la seguridad alimentaria para millones de personas. Es el caso de Europa del Este, donde el traumático traspaso de los regímenes socialistas al sistema de mercado había generado una enorme bolsa de pobreza, sobre todo en las zonas rurales.

Según afirma la FAO, uno de los motores más importantes para la erradicación de la pobreza y el hambre es la inversión y modernización de la agricultura. Sin embargo, para que el desarrollo en las zonas menos beneficiadas de Europa dé frutos a mediano plazo, se necesitan cerca de 10.000 millones de euros que deberían salir de las arcas de la Unión Europea (UE). Sin la ayuda económica, los pequeños campesinos y las zonas rurales pobres no van a poder completar los procesos de lucha en contra de la emergencia alimentaria.

Por su parte, la Unión Europea cuenta con la oficina de Política Agrícola Común (PAC), cuyo principal objetivo es ofrecer ayuda financiera a agricultores afectados por catástrofes naturales o epidemias que afecten a el ganado como la fiebre aftosa o la fiebre ovina. Además, la PAC ayuda a los agricultores a alcanzar los ingresos necesarios para un nivel de vida acorde con las necesidades. Sin embargo, el presupuesto de la PAC se redujo a la mitad desde la década de los años 70 y entró en conflicto directo con la mayoría de las asociaciones de agricultores del continente Europeo.

La necesidad de reformas políticas en tiempos de crisis

Desde el año 2000, los empleos en el sector agrícola descendieron en un 25 por ciento y sus ingresos sufrieron una disminución del 12 por ciento. Estos números significan que cerca de cuatro millones de personas se quedaron sin empleo de tiempo completo en toda Europa y quienes lo conservaron vieron sus ingresos mermados de forma significativa. Los países más afectados en la reducción de los ingresos en el sector son Hungría, 32 por ciento abajo, Luxemburgo, 21 por ciento, Irlanda, 24 por ciento y Alemania e Italia un 23 por ciento.

Las ayudas a los productores agrícolas, cuyos principales beneficiarios se encuentran en Francia y España y no en los países más pobres, significa hasta el 25 por ciento de sus ingresos. La PAC destina cerca de 50.000 millones de euros al año en inversiones y subsidios para el sector agrícola, los cuales no parecen ser suficientes.

La UE deberá redefinir el papel de la PAC en 2013

Sin embargo, en Almería, España, la sobreoferta de tomates hizo desplomar el precio al agricultor llegando a pagarse 30 centavos de euro por kilo, el cual se vende luego a 2,50 euros al consumidor. La sobreoferta hace tirar a la basura toneladas de tomates que no se venden, ya que la ley sanitaria española así lo exige.

Mientras tanto, la crisis económica desatada por el desastre griego fue como un zapateo en un cuarto lleno de vitrinas de cristal, una por una se van cayendo las economías y son los más pobres quienes debes juntar los restos de vidrio caídos al suelo.

Para el año 2013, la UE deberá redefinir el papel de la PAC en el concierto agrícola europeo, ya que muchos creen que el organismo debe dedicarse con más énfasis al cuidado del suelo y de la ecología. Entonces se sabrá si los esfuerzos estarán puestos en salvar a la tierra del peligro de las semillas transgénicas o de evitar la desaparición de otra especie en peligro: el pequeño campesino europeo.