A diario las noticias sobre el hambre, los desastres naturales o los animales en peligro de extinción ponen en evidencia la necesidad urgente de tomar parte activa, efectiva y definitiva en la protección del medio ambiente.

Los principales recursos en riesgo

Los recursos naturales son fundamentales para un desarrollo sostenible, pero la actividad incontrolada e irresponsable de la tecnología y de los gobiernos capitalistas, anteponiendo sus intereses económicos a la preservación del medio natural, han abocado a una situación límite y muy preocupante que afecta a la población mundial.

  • La crisis alimentaria: el hambre, una de las situaciones más lamentables que ocurren actualmente en algunos puntos del mundo, contrasta visiblemente con la riqueza y el despilfarro de otros países. El maltrato al medio ambiente provoca hambre, pues la deforestación lleva a la degradación de los suelos, a la falta de agua, a la muerte de animales y en definitiva, a la escasez de alimentos.
  • El agua: la falta de agua hace prever que si no se toman medidas urgentes la situación puede empeorar hasta el punto que se desate una guerra para conseguir agua, una posibilidad dramática y catastrófica propia de una película como la de Mad Max, en la que luchaban, en ese caso, por el control de la gasolina.
  • La tala masiva: la tala masiva e indiscriminada llevada a cabo por empresas madereras de todo el mundo, de la que la selva del Amazonas o Bahía Solano en Colombia sirven como ejemplo, provoca la deforestación y con el tiempo la desertización. Los bosques mantienen el equilibrio ecológico, influyen en los cambios climáticos y enriquecen el suelo en su proceso estacional. Sin árboles cesan las lluvias y la tierra, como todo ser vivo, muere. En España se han producido casos de tala masiva que responden a una insensibilidad por parte de los gobiernos locales, como en el caso del Parque Natural de Sierra de Baza (Granada), en 1998 o en Córdoba en el 2007, donde Ecologistas en Acción denunciaron la tala masiva en Ciudad Jardín.
  • La fauna: la destrucción de bosques lleva a la disminución de las especies animales o a su extinción, tal es el caso del tigre. Una vez aniquilado su hábitat, los animales deben desplazarse a otras zonas en un intento para sobrevivir.
Se podrían citar tantos abusos que la lista sería interminable (contaminación, residuos tóxicos, sobrepesca, uso de pesticidas, etcétera) y ciertamente con resultados devastadores.

La importancia de las organizaciones sociales

La ONU, en 1972, aprobó la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente (PNUMA) fijando además el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente, una celebración insuficiente pero que ayuda a la sensibilización individual o colectiva.

La actuación de diferentes organismos que se mueven y se conmueven ante el desolador panorama medioambiental va adquiriendo peso gracias a la concienciación y colaboración de los ciudadanos que van tomando partido en este tema preocupante, que aumenta alarmantemente.

En España Ecologistas en Acción promueven, desde la no-violencia, la identificación de actuaciones sociales por parte de personas, instituciones o empresas que con su actividad atentan contra el medio ambiente o colaboran a generar crisis, ya sea ambiental o económica. Así su propuesta es la de señalar los puntos negros de España, documentar todo con datos e imágenes y publicarlo en una página web.

Educar a los niños en el respeto y atención del medio ambiente es una cuestión vital para despertar su conciencia y sensibilidad. La adquisición de valores profundos sobre el cuidado y la protección de la naturaleza, ya desde la niñez, es una manera de asentar unas bases firmes que conduzcan a actitudes respetuosas y propias de una sociedad educada. La formación que se imparte desde las escuelas es muy importante, aunque las premisas básicas, para que tenga resultados plenamente satisfactorios, deben fomentarse desde el núcleo familiar.

La protección del medio ambiente es responsabilidad de todos y de interés común para la salud y el bienestar. Parece incongruente que el hombre, principal responsable de la continua degradación del medio ambiente, no ponga los medios necesarios, definitivos y urgentes para frenar una situación en la que él es el principal perjudicado. Ciertamente es como el pez que se muerde la cola.

El próximo 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, es el día de todos.