Para empezar, diremos que la corbata nunca debe sobrepasar la cintura del pantalón ni quedar justo por encima de éste. La parte más estrecha nunca se verá por detrás de la parte ancha y por lo general, con alguna excepción, con camisas estampadas se deben usar corbatas lisas y con camisas lisas, corbatas estampadas. Hay que evitar utilizar camisas con botones a los dos extremos del cuello, porque no quedan bien.

Si la camisa es lisa, tienes dos opciones a la hora de elegir la corbata. O bien eliges una corbata que esté en sintonía con el color de la camisa, o bien todo lo contrario: una corbata con un color opuesto e intenso. Intenta que las camisas sean de colores pastel, para crear un contraste con la corbata de tono más fuerte.

Si optas por las camisas a cuadros, elígelos más grandes que los de la camisa. Ten en cuenta que las camisas a cuadros van mejor para vestir informal, con un pantalón vaquero. Si la camisa es de rayas finas, haz que la corbata presente rayas gruesas.

En el armario hay que tener camisas lisas de color blanco, azul celeste y rosa. Así tienes infinidad de posibilidades para combinar las corbatas que tengas con estas camisas.

Nudos

El nudo debe hacer juego con el cuello de la camisa. Deben utilizarse nudos grandes con cuellos de camisa pequeños y viceversa. Así como el nudo americano queda bien con cualquier tipo de cuello, el nudo Windsor solo queda bien con el cuello italiano, que debe estar siempre apretado y ajustado, ocultando totalmente el botón superior de la camisa.

  • Nudo americano: Es sencillo de hacer y se adapta con buenos resultados a telas más gruesas, ya que maltrata menos el tejido porque implica menos giros. Su forma alargada estiliza el cuello. Y es perfecto para cualquier tipo de camisa.
  • Nudo inglés o windsor: Es todo un clásico pero es más complicado de hacer. El nudo de corbata Windsor solo queda bien con el cuello italiano, que es más abierto, y con corbatas muy estrechas.
  • Nudo medio windsor o español: Es una variación muy popular del nudo inglés y consiste en dar una vuelta menos que en el tradicional. Desde el punto de vista estético, es un nudo menos largo, por lo que hace que el cuello parezca más corto.

Colores

Hay dos formas de combinar colores. Por un lado, creando contraste. Por otro, armonizando el tono de la corbata con el de la camisa o del traje.

  • La corbata negra, unicolor y sobria, se asocia principalmente con un traje negro y con una camisa blanca para obtener un mejor contraste.
  • La corbata blanca o color crema se reserva en general para grandes ocasiones. Se armoniza con el blanco de una camisa en los días importantes.
  • La corbata rosada en general es perfecta para acomodarse con una camisa blanca o celeste, o un traje gris.
  • La corbata roja, se acomoda perfectamente con una camisa azul, rosada, negra o blanca.
  • La corbata amarilla es ideal sobre una camisa azul unicolor o con rayas, del azul sostenido casi marino al azul pastel. Al contrario, la corbata amarilla se debe evitar con una camisa rosada.
  • La corbata azul se armoniza perfectamente con una camisa azul con los mismos tonos o más claros, al igual que con una camisa blanca.
  • La corbata verde, que se combina menos fácilmente, se puede acomodar con camisas rojas, blancas, negras o verdes con tonos más claros.

Una corbata para cada ocasión

A cada ocasión corresponde su corbata, en armonía con el momento.

  • Para una entrevista de trabajo, la corbata tiene que ser sobria, oscura y neutra para ceder protagonismo a la elegancia al traje, sin demasiada fantasía.
  • Para puestos comerciales se aprecia la corbata de colores vivos.
  • El mundo de las finanzas o del derecho prefiere la elegancia y la distinción de una corbata de seda que se adapte a cualquiera situación, al igual que una corbata con el mismo tono que el de la camisa.
  • En una cita de negocios, la corbata vincula la imagen del profesional con la de la empresa.
En definitiva, la corbata es una prenda que define nuestra personalidad y da una imagen de nosotros al mundo, por eso es tan importante una buena combinación con el traje y la camisa. Una buena imagen abre muchos caminos y una mala puede cerrar algunas puertas.