Almagro estuvo al mando de la primera expedición española de conquista del territorio de lo que hoy en día es Chile. Aunque su expedición culminó en retirada, y no dejó ciudades o fuertes militares españoles en la zona, la campaña de Almagro proveyó a los conquistadores españoles de información importante relativa a los territorios del suroeste americano.

Diego de Almagro y su expedición a Chile

Almagro había participado codo a codo con Francisco Pizarro en la conquista del Perú. Sin embargo, sus relaciones con este último habían empeorado y Almagro decide emprender un nuevo viaje hacia el sur de continente americano.

Al igual que el conjunto de las expediciones de conquista española en América, la expedición de Almagro fue costeada por él mismo. Haciendo uso de la fortuna conseguida a partir de su participación en la conquista del Perú, Almagro montó una hueste de aproximadamente quinientos hombres. Partieron del Cuzco en julio de 1535.

La expedición avanzó por la meseta boliviana hacia el sur, encontrándose con el problema de cruzar la Cordillera de Los Andes. Esta operación pudo realizarse finalmente en marzo de 1536, a través del paso San Francisco, localizado a la altura de Copiapó. El cruce, no obstante, provocó la muerte de parte importante de los indígenas que acompañaban la expedición y de las bestias de carga.

Almagro y su hueste consiguió arribar al valle de Copiapó y avanzar hacia el sur, hasta establecerse en el valle del Aconcagua, noventa kilómetros al norte del emplazamiento actual de la ciudad de Santiago de Chile. En mayo de 1536, una expedición por mar salida desde Perú se reuniría con Almagro.

Exploración del territorio por los conquistadores al mando de Almagro

A partir del asentamiento en el valle del Aconcagua, los españoles comenzaron la exploración del territorio. En 1536 arribarían a la bahía de Valparaíso y ese mismo año partiría la primera expedición hacia el sur de Chile. Con ella se produciría el primer encuentro con los mapuches o araucanos, primer registro de la larga resistencia de este pueblo a la conquista española.

La retirada: Diego de Almagro abandona Chile y vuelve al Perú

Las tribus del norte y del centro de Chile no ofrecieron resistencia a la conquista en esta primera etapa, prácticamente de mera exploración. Pero sí lo hicieron, como se ha señalado, los pueblos indígenas que habitaban el sur de Chile. Esta resistencia y la pobreza de territorio, a los ojos de los españoles, provocaron la desmoralización de la hueste y la decisión de Diego de Almagro de regresar al Perú. Al no hallar grandes ciudades como las encontradas en Perú o minerales preciados como el oro y la plata, los conquistadores españoles sacaron la rápida conclusión de que el territorio no valía la pena de ser conquistado.

Así, la primera expedición española a Chile implicó un relativo fracaso para los españoles, aunque también sentó un precedente, que sería retomado por Pedro de Valdivia en 1540, y definió una cartografía para una zona que hasta esa época aparecía representada en blanco en todos los mapas europeos.