Es de sumo interés para el turista cultural que visita la ciudad de Tlaxcala conocer la Iglesia y convento franciscano de La Asunción, la parroquia de san José, el santuario de Ocotlán, la zona arqueológica de Tizatlán, la iglesia de Atlihuetzian.

Antecedentes históricos de Tlaxcala

Originalmente Tlaxcala se componía por cuatro señoríos confederados: Tizatlán, Ocoteluco, Quiahuiztlan y Tepeticpac. Constantemente se encontraban combatiendo con los mexicas, quienes habían establecido las guerras floridas para obtener cautivos, para sacrificar en sus rituales. Tlaxcala y México eran dos señoríos con historia, cultura y linaje diferente. Los tlaxcaltecas estaban cansados de los atropellos de sus enemigos los mexicas, esto explica por qué apoyaron a los españoles, encabezados por Hernán Cortés.

Es una mentira propagada por la historia oficial, la idea de que los tlaxcaltecas hayan sido traidores; ellos lo que realizaron fue pactar con los españoles ante un enemigo común: los mexicas. Los tlaxcaltecas jugaron un papel fundamental en la conquista de varios lugares, como se muestra en el Lienzo de Tlaxcala, tanto en aspectos militares como en la colonización.

En 1519 se creó el primer obispado en lo que es el actual territorio mexicano, se llamó Carolense, en honor a Carlos V y tuvo como sedes primero Cozumel, luego desde 1527 fue Tlaxcala y por último en 1543 se transformó en la diócesis de Puebla. Su primer obispo fue fray Julián Garcés, que junto con fray Domingo de Betanzos enviaron una carta al papa Paulo III, por la cual reconoció en su bula Sublimis deus, el mismo nivel de racionalidad entre los indígenas y los españoles.

Iglesias en la ciudad de Tlaxcala

Iglesia de La Asunción. En la Retórica cristiana de fray Miguel de Valdés se representa este conjunto arquitectónico con sus diferentes partes. Actualmente es sede de la diócesis de Tlaxcala. Conserva un buen número de retablos dorados y pinturas al óleo varias de ellas con temas sobre la pasión de Cristo. Destaca el retablo de la virgen de Guadalupe de estilo salomónico con escenas de la vida de la virgen María.

El retablo del altar mayor es salomónico con esculturas y óleos. Del mismo estilo es el retablo de san Francisco de Asís, que aparece cargando tres mundos, que representan las tres ramas que conforman a la orden franciscana. El techo artesonado, le da un sabor antiguo al templo. De interés resulta la pila donde fueron bautizados los cuatro señores indígenas de Tlaxcala. En el exterior se observa una capilla posa, con un relieve de santo Domingo de Guzmán.

La parroquia de San José fue la antigua catedral de Tlaxcala. Su estilo arquitectónico es propio de la región. En su interior conserva varios retablos dorados estilo barroco churrigueresco, uno salomónico dedicado a la virgen de Guadalupe además de varias pinturas al óleo referentes a las almas del purgatorio, Sebastián de Aparicio, San Nicolás Bari, San Francisco de Asís, el desprendimiento de Jesucristo, entre otras. Su altar es neoclásico. Destaca una pila de agua bendita de estilo tequitqui.

Sitios civiles de interés en Tlaxcala

En el palacio de gobierno existe una serie de murales realizados por Desiderio Hernández Xochitiotzi, en donde se narra los principales hechos históricos de Tlaxcala y de la nación. Resulta interesante además de su hermosura, porque fue incluyente dando una visión completa de la historia. Muestra la multiculturalidad que existió en el centro de México, las costumbres indígenas, las alianzas entre tlaxcaltecas y españoles, la lucha insurgente, los logros de Agustín de Iturbide, los liberales, el emperador Maximiliano, entre otros.

Sitios de interés cercanos a la ciudad de Tlaxcala

Al oriente del centro de Tlaxcala se encuentra la basílica de Ocotlán, es barroca combina el uso del tepetatillo con la argamasa, dando una combinación de colores blanco y rojo típico de la arquitectura poblano tlaxcalteca. En el exterior despuntan dos torres esbeltas de dos cuerpos y su portada abocinada.

En su interior sobresale el color dorado, hay pinturas sobre la Virgen, que se le apareció a un indígena llamado Juan Diego en 1541, en un bosque que se estaba quemando. Son pinturas de Juan Villalobos y de Manuel Guerrero. El camarín realizado por Francisco Miguel. Cerca se encuentra una capilla a la que acude a la gente por agua, ya que consideran que tiene propiedades curativas.

En Tizatlán se encuentran vestigios arqueológicos de uno de los principales señorío tlaxcaltecas y hay pequeñas pinturas murales. En Atlihuetzian se conservan los restos de la iglesia y capilla abierta mandada a construir por los franciscanos. Además de que es el santuario de los beatos Niños Mártires de Tlaxcala Cristóbal, Antonio y Juan. Cristóbal había nacido en este lugar y todavía se conservan restos de lo que fue su casa.

El turista que visite Tlaxcala encontrará paz, historia, cultura a una hora cuarenta minutos de la ciudad de México, una excelente opción de fin de semana.