Hasta el 28 de octubre podremos asistir en el teatro Fernán Gómez (situado en la madrileña Plaza de Colón) a la representación de una obra teatral basada en la novela de Fernando de Rojas: La Celestina. Una versión de Eduardo Galán protagonizada por Gemma Cuervo.

La representación

Gemma Cuervo representa a una Celestina tal y como la hubiese imaginado el propio Fernando de Rojas allá en el siglo XV. La actriz nos transmite toda la fuerza, alegría y picardía, así como sus astucias, de una “vieja puta” que nos hace meternos de lleno en la obra. Ha sabido retratar de una manera sublime su carácter de puta vieja, pero también le ha otorgado algo muy importante: su humanidad.

Calisto y Melibea (Alejandro Arestegui y Olalla Escribano) también ponen al espectador los pelos de punta con su apasionado amor, que ambos actores saben transmitir al público de una manera increíble. Los criados, asimismo, juegan un papel importante y decisivo en el desempeño de la trama. Juan Calot (Sempronio), Santiago Nogués (Pármeno), Rosa Merás (Elicia), Irene Aguilar (Lucrecia) y Natalia Erice (Areúsa) nos hacen creer que esta historia es real y que está sucediendo delante de nuestros ojos. Nos transmiten toda la picaresca y sensualidad de los personajes y como sus actos desencadenan una trágica historia.

Mención a parte merece Jordi Soler, que se pone en la piel de Pleberio, el padre de Melibea. Representa quizás el papel más corto de toda la obra, pero también el más emotivo. Su monólogo final hace que al espectador se le salten las lágrimas, pues hace llegar a la perfección el dolor de un padre ante las acciones de su hija.

La adaptación de los diálogos bien merece un aplauso del público, pues Eduardo Galán ha hecho un gran trabajo adaptándolos al lenguaje moderno sin perder los vocablos, expresiones y entonaciones con los que escribió Fernando de Rojas La Celestina.

Todo ello viene acompañado de una puesta en escena grandiosa y una ambientación que es causa de la gran tensión que vivirá el espectador durante la obra. La obra también está cargada de mucha sensualidad y escenas de sexo explícitas que, aunque dan mucho realismo y fuerza a la trama y a los personajes, quizás no estén recomendadas para todos los públicos.

La Celestina

La Celestina, obra atribuida a Fernando de Rojas, fue publicada en 1499 en Burgos y desde ese momento se ha convertido en uno de los grandes clásicos de la literatura española y universal. Ahora, nos llega en forma de teatro de mano de Eduardo Galán, dirigida por Mariano de Paco Serrano y con música original de Tomás Marco. Un placer para todos aquellos amantes de la buena literatura y el buen teatro.