La cebolla, tan presente en nuestra cocina, es la base de la mayoría de las salsas culinarias. Sin embargo, la mayoría de las veces desconocemos sus beneficios para la salud.

Se trata de un extraordinario antibiótico. La parte que se utiliza, tanto por razones culinarias como por terapéuticas, es el bulbo. La cebolla, al igual que el ajo -su compañero inseparable en la elaboración de la mayoría de las salsas- y el puerro, es de la familia de las Liliáceas.

Descripción de la cebolla

Es un bulbo que crece bajo tierra, redondo u ovoide, según las variedades. Tiene un olor penetrante y picante; las hojas del bulbo están recubiertas por una fina membrana. Posee una cabellera de raicillas; las hojas son de color verde intenso y largas. Cuando las cebollas se espigan, en sus extremidades están los frutos con una capsulita que contiene semillitas negras y finas.

Como curiosidad, en euskera se la llama tipula, en catalán la denominan ceba o escanluya, y en portugués y en gallego se la conoce como cebola.

Propiedades de la cebolla

Entre las propiedades medicinales de la cebolla destacan estas: estimulantes, expectorantes, diuréticas, emolientes, digestivas, antisépticas, antirreumáticas e hipoglucémicas. Es rica en sales minerales y vitaminas A, B, C, E, B6, B12 y D; también posee aceite volátil y provitamina A.

Es una de las hortalizas de más extenso alcance medicinal y de fácil adquisición, que podemos consumir diariamente, sin ningún tipo de miramiento, por los numerosos beneficios que aporta a nuestro organismo. Su olor lo podemos mitigar con perejil o cáscara de limón.

  • Varios estudios científicos confirman que el consumo habitual de cebollas disminuye los riesgos de trombosis y de infartos.
  • Para regular el azúcar en la sangre (diabetes), y beneficiarse de todas sus propiedades, se recomienda tomar por el día y por la noche: cebolla, lechuga, rabanitos, zanahoria, ajo, berza, escarola, acelgas e hinojo. Todo bien picadito y aliñado con una o dos cucharadas de aceite de oliva virgen y el zumo de 3 o 4 limones.
  • Si se quiere curar la nefritis, tomar caldo de cebolla y utilizar como coadyuvantes limón, ajo y puerro
  • Macerar dos cebollas en ½ litro de agua, es bueno para la gripe y la tos. Se toma un vaso entre comidas y otro al acostarse, añadiendo un poquito de limón
  • Como uso externo, podemos hacer cataplasmas contra el reumatismo, las migrañas, furúnculos y hemorroides. Y si la frotamos elimina las verrugas y las picaduras tanto de avispas como de otros insectos
La voz popular considera que el jugo de cebollas no debe mezclarse con el de ciruelas.

Beneficios de la cebolla

Sus sales minerales son un importante regenerador de la sangre. Después de mucho tiempo se ha conocido que es un estimulante del apetito sexual. Además:

  • Ayuda en la regeneración de la sangre en casos de anemias graves y astenias
  • Combate el agotamiento físico e intelectual
  • Es un eficaz remedio como desinfectante intestinal
  • También es excelente para ayudar en casos de úlceras, estreñimiento, afecciones respiratorias e insomnio
  • Asimismo la cebolla estimula el sistema renal y el hepático
Las parte utilizadas de la cebolla con fines terapéuticos están, esencialmente, en su bulbo.

Cultivo de la cebolla y su origen

Aunque se sabe que es oriunda de Asia, en realidad se desconoce cuándo empezó a cultivarse la cebolla, pero en las más antiguas civilizaciones de Egipto y China era consumida como hortaliza.

Pedáneo, médico griego que estudio las plantas medicinales, consideraba a la cebolla como una fuente incomparable de salud y longevidad.

En algunos pueblos de los Alpes italianos, sus habitantes consumen en abundancia sus típicas cebollas, llegando la mayoría de ellos a superar los cien años.

Son cultivadas en huertas, en climas templados y tierras bajas, y se recogen en septiembre y octubre. Aunque actualmente, con los invernaderos, el sistema de producción ha variado.

En la dieta mediterránea siempre ha sido, junto al aceite de oliva, uno de los ingredientes principales.

Si le ha gustado este artículo, puede utilizar los botones de Tweet, G+1 o Facebook para compartir con sus amigos en redes sociales. También me pueden seguir en TWTTER.