¿Cuál es el significado de la palabra Biblia? Pueden ser varias las respuestas a esta pregunta, pero quizás, la más sencilla, sea la etimológica: Biblia es una plabra de origen griego, que literalmente significa "los libros". Biblia es el plural de la palabra Biblon, que significa tanto libro, como "papiro para escribir". De hecho, la expresión griega τα βιβλ?α, significa, literalmente los libros sagrados, de donde el latín extrajo esta palabra y que los judíos helenizados utilizaban, muchos años antes del nacimiento de Jesús de Nazaret, para hacer referencia a la Torah, que es lo que en el cristianismo se conoce cono Antiguo Testamento

Hay quien opina que la palabra Biblia proviene de usar un diminutivo de la antigua ciudad de Biblos, uno de los mayores mercados de papiros de la época antigua.

Hi

storia de la Biblia

La Biblia está compuesta por 66 libros de más de 40 diferentes autores, que fue escrita a lo largo de más de 1600 años, y, sin embargo, tiene una continuidad, tanto en el contenido, como en el mensaje, que hace del texto algo único.

La Biblia Judía, también conocida como Tanakh, es exactamente igual que el Antiguo Testamento, salvo en el orden de los Libros mientras que El Antiguo y el Nuevo Testamento se diferencian en que el Antiguo fue escrito en hebreo y arameo, mientras que el Nuevo Testamento lo hizo en griego. El porqué a esta diferencia, se lo debemos a Carlomagno, quien había helenizado Israel, junto con gran parte del Oriente próximo y medio, dando una lengua común que facilitó la labor de los primeros cristianos al evangelizar y llevar los evangelios mas allá de las fronteras del país hebreo.

El Antiguo Testamento

La llamada Biblia de los Judíos o Tanakh, fue escrito en rollos de cuero y tablillas a lo largo de los siglos, y los autores incluyen una larga lista de pastores, reyes, profetas y otros líderes.

Los cinco primeros libros, (El Pentateuco: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio), son los llamados Libros de La Ley, y fueron supuestamente editados por Moisés, unos 1400 años antes de Cristo. Mientras que el último libro del Antiguo Testamento (Malaquías) fue probablemente escrito por el susodicho profeta unos 400 años antes del nacimiento del Mesías.

Desde Malaquías, hasta el nacimiento de Juan el Bautista, hay, por lo tanto, 400 años de silencio, en lo que Dios no volvió a hablar al Pueblo elegido. ¿Por qué sucedió esto? Dios estaba preparando a Israel para la llegada de su hijo, el Cristo, el Mesías tan ansiado por su pueblo.

Un Mesías al que se hacen muchas referencias a lo largo del Antiguo Testamento, sobre todo en el libro de Isaías. Por ejemplo, podemos citar algunas de las más famosas profecías: Nació en Belen (Miqueas 5:1-2); una estrella anunció su nacimiento (Números 24:17); había de vencer al demonio (Génesis 3:15); debía viajar a Egipto y salir de allí (Oseas 11:1); Haría milagros (Isaías 35:5-7), y un largo etc.

El Nuevo Testamento

Después de esos 400 años de silencio en las escrituras, entra en escena Jesús, aproximadamente en el año 4 aC, y durante sus enseñanzas, hace numerosas referencias a las escrituras del Antiguo Testamento, sobre todo a los Libros de la Ley, y a las palabras proféticas que anunciaban su venida.

Los Libros del Nuevo Testamento, es decir, los 4 evangelios, las cartas de Pablo, Hechos, Las Cartas de Pedro, Judas, Santiago, Juan y el Apocalipsis, o Libro de las Revelaciones, fueron escritas desde el año 40dC hasta, aproximadamente el 90dC, siendo el último de los libros escritos, no el Apocalipsis, sino el Evangelio de Juan.

El Nuevo Testamento, como su propio nombre indica (Testamento proviene de la palabra latina testamentum que significa alianza), es un nuevo pacto de Dios con los hombres, y en él se indica que para ser salvo no hace falta sino creer en Jesús como salvador, ya que al morir en la cruz y dar su vida a cambio de todos los pecados y sufrimientos de los hombres, el hijo de Dios hecho hombre, dio la salvación a todos.

Por lo que podemos decir que el Nuevo Testamento se puede resumir en un único versículo Juan 3:16 "De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree no se pierda, sino que tenga vida Eterna"