No se tiene conocimiento de cómo nació el lenguaje hablado. Estudiando los restos de los neanderthales, se conoce que podían hacerse entender por medio de gritos, aullidos y gestos. Como los homo sapiens y otras especies humanas, tenían como referencia a la naturaleza y la imitaban. Observando la comunicación entre animales, reproducían un método de interacción entre ellos, compuesto de signos y muecas.

La voz se ha usado como recurso para comunicar necesidades, sentimientos e interactuar. Los receptores podían ser otros seres vivos o inertes, reales o irreales. El hombre primitivo tenía un elevado concepto de la espiritualidad a la que recurrir para encontrar soluciones a lo incomprensible; un hecho favorecedor o uno negativo podía deberse a la ira de los dioses o a su generosidad. Así que para alcanzar sus favores o aplacar el genio divino, se usaba la voz en forma de canto, grito o lamento.

De esta manera se enviaba a la deidad el mensaje de gracia o petición deseado. En ocasiones se acompañaban con instrumentos. Se hacía cargo de mediar con la divinidad un sacerdote, sacerdotisa o un grupo designado a tal efecto. Se tiene noticia, en tiempos de Mesopotamia, de la formación de agrupaciones corales que no solo servían para cantar y adorar a los dioses sino para eventos de diversos tipos. De tal modo las agrupaciones vocales fueron evolucionando y se recurría a ellas para enriquecer festejos e incluso para arengar en las batallas. En el Renacimiento y el Barroco hubo un apogeo que llevó a perfeccionar el canto coral hasta límites elevados.

La agrupación vocal

En el cuerpo humano se tiene un instrumento musical valiosísimo que puede ser utilizado y formado casi sin limitación. Es la voz humana y los resonadores de que dispone el cuerpo para dar mayor fuerza y sonoridad a la voz. El control de la entrada o salida de aire y la capacidad de contener la espiración, es lo que ayuda a modular la voz, a la par que su colocación.

Cada sexo tiene una voz distinta y cada persona tiene un registro propio y un timbre. Al formar parte de una agrupación vocal se ha de tener en cuenta la afinación, es decir, la capacidad de la persona para captar el sonido y poder reproducirlo de acuerdo con lo escrito en la partitura, además de las características de su voz. Después hay que contar con las necesidades de cada grupo para poder integrarlo.

Según el registro o tesitura, es decir, según la cantidad de notas que una voz pueda interpretar, se puede establecer la siguiente clasificación:

  • Voces blancas – mujeres y niños:
  1. Sopranos, voz aguda. Pueden dividirse en sopranos primera y segunda.
  2. Mezzosopranos. Suelen cantar como contraltos pero son una voz intermedia.También son denominadas contralto primera.
  3. Contraltos (o contraltos segunda): la voz grave en la mujer.
  • Voces masculinas:
  1. Tenor. Hay varios tipos de tenor como lo hay en las distintas voces. Es la voz más aguda entre los hombres.
  2. Barítono: es la voz media – suelen cantar como bajos- y la más normal entre los varones.
  3. Bajo: es la voz con una tesitura más grave.
También se puede tener en cuenta la voz de contratenor y el soprano masculino. Son hombres que pueden cantar con voz de mujer. Son voces muy raras de encontrar. En el barroco, se solía castrar a los niños para que mantuvieran su voz infantil y lograr esta voz femenina en los hombres. De igual manera hay mujeres que cantan como tenores.

Los grupos de canto coral

Hay varias maneras de clasificar los grupos corales. Según vaya o no acompañado de instrumento, en función de las voces que lo componen e incluso en función del número de integrantes. El coro que canta sin instrumento se dice que interpreta “a capella”. Si va acompañado de instrumentación, se dice que es “instrumental”. Normalmente todos los coros suelen cantar a capella, excepto cuando la partitura exige dicho acompañamiento que también se puede hacer con voz.

Por otro lado, el coro puede ser de voces iguales, es decir, cantar sólo mujeres a dos o más voces. Entonces sería un coro de voces blancas. De hacerlo los hombres sería un coro de voces graves. El coro es mixto si cantan voces graves y blancas. Cuando en un coro los integrantes cantan a una sola voz, se dice que lo hacen “al unísono” porque no hay diferencia de intervalos entre las voces.

Atendiendo al número de integrantes, los grupos vocales pueden ser dúos, si cantan dos personas, tríos si son tres, cuartetos, octetos, coro de cámara, escolanía, una masa coral o coro sinfónico si está compuesto hasta de treinta o cuarenta personas o un orfeón si son cincuenta o más personas o si forman un asociación musical.