Si algo que liga, aparentemente, no lo hace en realidad, es evidente, que no es una atadura. La atadura forzosamente ha de imponerse a la voluntad para que sea algo "agónico", algo que crea dependencia, dado que la voluntad no la crea sino que es sierva de la misma. Esa atadura obsesiva puede ser cualquier cosa: deseo carnal, deseo espiritual, obsesión por escalar socialmente, en definitiva, cualquier cosa que genere dependencia obligada -porque, tal vez habría que matizar lo que es dependencia a partir de consideraciones desde el metalenguaje-.

Si alguien se convierte en adicto, de lo que sea, entonces, es cuando está atado y anudado, deshacerse de una cosa y otra ya no depende de él, si acaso lo consigue dependerá de un largo y doloroso proceso en el que tendrá que tomar conciencia de que lo que tiene es ansia dependiente de algo externo.

El Kinbaku o Shibari

Sirva esta introducción para entender la esencia del Kinbaku, que se basa en acciones y elecciones libres y no dependientes, cosa imprescindible para que el Kinbaku sea una muy determinada práctica sexual, ceremonial y ritual y no algo enfermizo (parafilia).

Los personajes de La Filosofía en el tocador, de Donatien Alphonse Françoise de Sade, son un excelente ejemplo de la actitud que se plantea ante el Kinbaku.

"Eugenia: No, palabra de honor que no quiero eso; no siento en mí la menor inclinación a ser casta, sino la mayor disposición al vicio contrario" (Marqués de Sade, "La Filosofía en el Tocador").

El Shibari o Kinbaku es un tipo de bondage japonés, en el se usan piezas de cuerda delgadas y de unos siete metros de longitud. Se trata de una práctica muy determinada y particular. Regulada estrictamente por ciertas normas, y con componentes rituales y ceremoniales que conllevan elementos que traspasan lo puramente sexual.

Seiu Ito y la Historia del Kinbaku

Según varias fuentes, la esclavitud como una actividad sexual ceremonial, se data por primera vez en Japón a finales del período Edo (1603-1868). En 1908, Seiu Ito, estudia e investiga el Hojo-jutsu, a partir de aquí modela el Kinbaku moderno, le da sus reglas y lo presenta como “arte”.

Es decir, como una práctica sexual, en la cual, tienen el mismo valor la estética del resultado y el carácter de “performance” –por la vía de la escenificación y del asombro, que no de la improvisación-. En este último aspecto cabe incluir las relaciones de “posesión”, “poseedor” y “poseído”. Entendidas siempre como relaciones libres, como entrega libre.

Seiu Ito fue un pintor y artista un japonés, su interés por el período Edo explica, también, su investigación sobre las formas de sexualidad que desembocan en el kinbaku. Ese interés se plasmo en su libro “Una historia de las costumbres en Tokio en el período Edo”, en 1923. Se le denomina "el padre del Kinbaku”, por la composición ritual que hace sobre éste y la expresa fusión de arte y placer que Ito quiso establecer. Seiu Ito murió en 1961 y su vida fue plasmada en una película, en 1977, por el director cinematográfico Noboru Tanaka.

Finalidad del Kinbaku

El Kinbaku no busca únicamente limitar la movilidad o la sujeción, sino que quiere incrementar el placer, a través de modular la presión y la tensión de las ligaduras que rodean genitales y pechos.

Los elementos estéticos son importantes en la realización del Kinbaku, así, en el atar o amarrar a un persona, se utilizan determinadas posiciones, chocantes y asimétricas, que buscan incrementar el impacto psicológico en los participantes. En esa línea se encuentra también el uso del masaje Shiatsu, propio del Shibari, que se aplica a ciertos puntos del cuerpo de la sumisa, la idea es proporcionar un efecto energético, sea negativo o positivo, relacionado con las líneas y puntos de energía que, según la medicina oriental –por ejemplo, en esa concepción se basa, también la acupuntura- se encuentra en el cuerpo humano.

Esta práctica sexual, tiene su origen en lo militar, en concreto en el Hojo-jutsu, que era una técnica muy peculiar que se empleaba con espías y prisioneros, Se trataba de una forma muy reglamentada y codificada de trato, que buscaba someter, no sólo física sino, también, psicológicamente, a los prisioneros, de manera que el impacto o la conciencia de esta situación facilitase, por ejemplo, el interrogatorio. Obviamente eso era una forma de tortura que nada tiene que ver, excepto el origen histórico, con la práctica del Shibari o Kinbaku, en la que, como hemos dicho, es completamente esencial la libre y mutua entrega, además de evitar siempre el daño físico o psíquico.

Fases del Kinbaku y vocabulario

Se realiza en diversas etapas, con un mimo especial en los tiempos a emplear en cada cosa –no en vano, buena parte de su esencia es ceremonial y ritual-. Así, en primer lugar, se inmoviliza la zona del tronco, posteriormente se procede a sujetar las nalgas y el vientre, y, en último lugar, la totalidad del cuerpo.

El Kinbaku o Shibari tiene un vocabulario específico, referido a las acciones e instrumentos pero, también, con cierta carga ceremonial en relación a los participantes, así nos encontramos con los siguientes términos.

  • Asanawa: cuerda tradicional japonesa, normalmente fabricadas con arroz o yute por la rugosidad de estos materiales.
  • Bakushi: forma abreviada Kinbakushi
  • Karanda: cuerpo –tanto el cuerpo humano en sí, como el conjunto de ataduras que lo rodean-.
  • Kinbaku: literalmente “fuerte unión”, bajo la forma de bi-Kinbaku significa “esclavitud hermosa”.
  • Kinbakushi: significa “estrecha vinculación” (bondage). Maestro.
  • Kotori: situación de suspensión en el aire a través de la sujeción de cuerdas.
  • Musubime: nudo.
  • Nawa: cuerda de nylon o algodón.
  • Nawashi: significa, literalmente, "fabricante de cuerda", pero en el Kinbaku se aplica como "artista de la cuerda" o “maestro de la cuerda”.
  • Nawa shibari: atar la cuerda.
  • Sakuranbo: literalmente significa “cerezas” – en el Kinbaku se refiere a los pechos o a las nalgas-.
  • Shibari: para atar o unir.
  • Shibaritai: acción por la cual el maestro indica su deseo de atar a la sumisa.
  • Shibararetai: acción por la cual la sumisa indica su deseo de ser atada por el maestro.

Reglas del Kinbaku

Las reglas del Kinbaku son claras y sencillas. Así, se pueden resumir en no permitir que el prisionero pueda liberarse por si mismo, no provocarle heridas físicas o mentales, no descubrir la técnica empleada a terceros, que el resultado de la acción sea bello y armonioso.

Como se ha dicho el Kinbaku es un rito, y su funcionamiento sigue un ceremonial. El Kinbakushi (maestro) pide, al discípulo, realizar "Shibaritai", y éste aceptara o denegará la petición. Cuando es el sometido o la sumisa quién solicita al Kinbakushi el Kinbaku, entonces se denomina "Shibararetai". La idea es colocar cada nudo de las ataduras en un lugar concreto que favorezca la estimulación y el placer del cuerpo, y la inmovilización se realiza despacio, poco a poco. En todo momento la mano del maestro debe proteger, al anudar, el cuerpo del discípulo.

Curiosamente, Shibaritai recuerda a la palabra "sibarita", que, en principio, era natural de Sibaris. en la Magna Grecia. Los sibaritas, eran conocidos por sus refinamiento y sus principios de "bon vivant".