Intentar llegar por tierra a la pequeña población de Khajuraho, de apenas 40.000 habitantes, desde Agra o Varanasi puede convertirse en una tarea lenta y complicada debido al mal estado de sus carreteras. Es mucho más aconsejable tomar un vuelo desde Agra, Varanasi o Delhi para acceder a esta ciudad donde encontraremos una amplia oferta hotelera y restaurantes de todo tipo.

Un kamasutra de piedra

Son muchas las teorías sobre la asombrosa abundancia de esculturas eróticas en estos templos. Por qué se eligió un lugar tan insignificante y de tan difícil acceso como Khajuraho para erigir ni más ni menos que 85 templos también sigue siendo un misterio. Hoy en día podemos contemplar los 22 templos que todavía se mantienen en pie.

Algunas de estas teorías señalan que estas representaciones eran una especie de kamasutra para aquellos adolescentes de la casta brahmán que estudiaban y se formaban en aquellos templos. Otras teorías sostienen que estas escenas y su abundancia tenían como objetivo proteger a los templos de los rayos, ya que el dios de la lluvia, Indra, era un gran admirador de este tipo de escenas y esculturas.

La armonía de sus figuras y el carácter explícito de sus escenas sitúan a estas esculturas entre las más visitadas de la India. Su construcción data del período Chandela, una dinastía que reinó cinco siglos antes de la invasión mongola. Estas esculturas fueron esculpidas entre el 950 y el 1050 de nuestra era y representan a las bellísimas "apsaras" mostrando orgullosas su cuerpo, y a las mithuna o figuras practicando el sexo en todas las formas y posturas que podamos imaginar.

Patrimonio de la Humanidad

El conjunto monumental de Khajuraho fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1986. La mayoría de los edificios son de arenisca, y casi todos ellos se construyeron siguiendo unos patrones fijos. Las figuras están realizadas con gran detalle y las líneas curvas son las dominantes.

Khajuraho también nos presenta otras atracciones además de sus templos. Apenas a media hora de la localidad encontraremos el Parque nacional de Panna, con sus cañones, valles y selva de teca. A solo 30 kilómetros también podremos visitar la Cascada de los Pandavas, en el río Ken. Y a poco más de 20 kilómetros podremos visitar el Santuario de Ken Gharial, morada natural de cocodrilos.

De los 22 edificios que han llegado hasta nuestros días, destaca especialmente el gran templo llamado Laksmana, dedicado a Vishnu, y que es uno de los templos más antiguos y, aún así, mejor conservados. Destacan las figuras que encontraremos en el friso, y que representan una gran orgía en la que se puede apreciar cómo interviene un caballo.

Cerca del templo Laksmana encontramos el templo Kandariya, sin duda el más espectacular templo de todos además de ser el más antiguo. Presenta una aguja de 31 metros de altura y el recinto está habitado por 872 estatuas diferentes, la mayoría de casi un metro de altura. Está construido sobre una plataforma de tres metros de altura.

Los templos Vishvanatha y Nandi también son un ejemplo reseñable de este arte hindú. En ambos se pueden admirar delicadas figuras femeninas ocupadas en diferentes tareas, ya sea escribiendo cartas, amamantando a sus bebés, tocando instrumentos musicales, o bien en diferentes posturas sensuales y provocativas.

El grupo de edificios situados al este está compuesto por tres templos hinduístas y tres templos jainistas. Estos templos son de un tamaño menor que los anteriores del oeste, destacando especialmente el templo jainista de Parsvanath, que contiene algunas esculturas famosas, como la doncella que se quita una aguja del pie u otra ocupada en la labor de maquillarse.