La novela juvenil, como ya se ha dicho, también aborda temas tradicionalmente complicados de tratar, como es la educación sexual y las relaciones personales.

Katherine Paterson, en defensa de la verdad

Katherine Paterson, es una escritora norteamericana, nacida en 1932 en Tsing-Tsiang Pu, provincia de Jiangsu, China. Ha recibido varias veces los premios más importantes de su país, el Premio Andersen en 1999, y el Premio Astrid Lindgren en 2006. Su obra más conocida es Un puente hacia Terabithia.

Amé a Jacob ha recibido, por su parte, varios premios, entre los que destaca la Medalla Newbery. En la actualidad, Katherine Paterson es vicepresidente de la Alianza Nacional de Libros y Literatura Infantil.

Amé a Jacob: la perseverancia

Louise es la hermana gemela de Caroline y está harta de que todo el mundo vea las cualidades de su hermana e ignore las suyas. Louise goza de un rico mundo interior, aunque teme desvelarlo porque, por un lado, no tiene demasiada autoestima y, por el otro, se siente poco valorada por su familia.

La llegada de un antiguo vecino de la isla, hará que todo cambie y que Louise comience a plantearse muchas cosas.

Su abuela, una mujer muy puritana y temerosa de Dios, la mortifica y le da una de las claves de la novela, “Amé a Jacob y odié a Esaú…” (Romanos, 9. 13). Louise consigue salir de este mundo tan estrecho y muestra que la perseverancia es esencial en la vida.

La novela está escrita en primera persona y se convierte en un testimonio de superación personal.

Paula Fox, una obra importante

Paula Fox (Nueva York, 1923) es una autora digna de figurar entre los grandes escritores de literatura infantil y juvenil, aunque también escribió para adultos.

En su madurez, decidió dedicarse a la escritura. Así, su obra es ya amplia, con más de treinta obras (La cometa rota, La danza de los esclavos, El gato tuerto, entre otras) para público infantil, cuyo conjunto se hizo merecedor del prestigioso premio Andersen en 1978. En la actualidad, vive en Brooklyn, Nueva York.

La cometa rota o la fragilidad humana

La cometa rota es una historia conmovedora, en donde “la cometa” es un símbolo de la fragilidad humana. Es un relato realista, lleno de sensibilidad que apuesta por el respeto hacia todas las formas de vivir.

La novela está escrita en 3ª persona, aunque los diálogos son muy importantes para el descubrimiento de los personajes. El joven Liam ve cómo su mundo de la niñez se viene abajo con la enfermedad de su padre, aunque aún más doloroso le resulta descubrir qué se esconden tras los secretos de su madre y de su tía.

Su padre tiene SIDA y lo que Liam no acepta es su tendencia sexual. Eso le duele y le perturba. No obstante, con el agravamiento de la enfermedad de su padre, poco a poco, acepta la verdad y lo que es más importante, acepta la conducta de su padre.

Gemma Lienas, una escritora valorada

Gemma Lienas Massot (Barcelona, 1951) es una escritora valorada dentro de la literatura juvenil. Profesora universitaria, está comprometida con diferentes causas y sus obras cuentan con múltiples lectores. Muchas de sus novelas destinadas al público juvenil han tenido una notable aceptación. Así es la vida, Carlota, por ejemplo, ha superado las quince ediciones.

La mayoría de sus novelas están traducidas al castellano y algunas, a otras lenguas (alemán, italiano, vasco, portugués...). Uno de sus personajes más singulares es, precisamente, Carlota, una joven adolescente a la Gemma Lienas sigue a lo largo de distintos libros. Así, El diario violeta de Carlota fue mención de honor de la UNESCO.

El Diario rojo de Carlota: la verdad sobre el sexo

El Diario rojo de Carlota es una obra esencial que apuesta por la información en torno a las cuestiones sexuales. La joven Carlota está hecha un lío y decide preguntar a sus amigas, a sus familiares y contrastar esa información con la que ella misma va recabando.

Todo lo escribe en este diario rojo que tiene un hilo argumental, como novela que es, pero también contiene elementos del ensayo.

Carlota mantiene una relación con Flanagan, otro personaje literario surgido de la pluma de Andreu Martín y Jaume Ribera, y deciden, cada uno por su parte, escribir la visión que tienen del sexo, los chicos y las chicas.

De ahí que se recomienda también la lectura de El Diario rojo de Flanagan, para contrastar con la información que nos da Carlota.

El Diario rojo de Carlota, como no podría ser de otra manera, está escrito en primera persona.

Textos iniciáticos

Las tres novelas son muy recomendables para los jóvenes de 14 años en adelante. Sin duda, disfrutarán con la lectura y, lo que es mejor, se plantearán muchos interrogantes. Son tres relatos iniciáticos que les ayudarán a crecer.