"Los jóvenes son una prioridad para la política y los programas de población, puesto que sus decisiones darán forma y forjarán el perfil demográfico futuro de México", afirmó César Garcés Fierros, Encargado del Despacho de la Secretaría General del Consejo Nacional de Población (CONAPO).

Con 20 millones de jóvenes entre 15 y 24 años de edad en la década actual, es indispensable conocerlos, observarlos, atenderlos y guiarlos en beneficio de la colectividad.

Según la ONU, 1,700 millones de jóvenes habitan el planeta y es la mayor cantidad que se haya registrado en la historia de la humanidad, es decir un 27% de la población mundial total.

Con respecto a su acceso a la educación, sólo tres de cada cinco jóvenes mexicanos entre 16 y 18 años concluyen la enseñanza media superior, y sólo uno de cada cuatro entre 18 y 22 continúa su preparación superior puesto que aproximadamente la mitad del resto se integra al sector productivo a partir de los 15 años de edad.

Atisbemos la entrevista de un joven escogido al azar para conocer las inquietudes, las aspiraciones, intereses, educación y sobre la sexualidad de un prototipo que encaja dentro del grupo de jóvenes con la oportunidad de continuar su enseñanza media superior y proseguir más adelante en su preparación como profesional.

Víctor David López Manzo, oaxaqueño pero chiapaneco por adopción, con 17 años y estudiante preparatoriano, consigna mediante respuestas a un breve cuestionario los aspectos básicos que rigen e interesan su vida.

Aspiraciones, sobre las adicciones, creencias

¿Deseas convertirte en profesional?

“Tengo muchos deseos de estudiar una carrera para tener una mejor vida a futuro”.

¿Consumes drogas, sí o no y por qué?

“No. No consumo drogas porque es malo para la salud y a mí no me gusta dañar mi salud y mucho menos mi cuerpo. Tal vez un día, alguna parte de mí pueda salvar a otra persona pero debe estar en buenas condiciones. Pero creo que algunos de mis compañeros sí las consumen por lo que dicen”.

¿Practicas alguna religión, sí o no y por qué?

“Practico la religión cristiana porque mi familia es religiosa y a mí me da gusto unirme a ella”.

Interacción familiar, amistades, actividad física

¿Cómo es tu relación con las generaciones como la de tus padres, convives con ellos?

“No mucho. Por ejemplo, no tengo contacto con mi padre. Con mi madre tampoco, pero tengo más confianza con ella. Pero la relación se enriquece a través del amor entre todos nosotros.

¿Te unes fácilmente a grupos de jóvenes, de gente mayor o incluso menores?

“Soy tímido y me cuesta trabajo hacer amistades nuevas, pero lo intento de cualquier manera”.

¿Practicas deportes, sí, no y por qué?

Pues me gusta el voleibol, la natación, el atletismo, y ciclismo, ¡ja, ja! Mis amigos me dicen que soy perfecto para jugar básquetbol porque donde pongo el ojo pongo las bolas, por mi altura y peso, pero no lo practico mucho.

Aceptación, sexo, actividades de ocio e intereses

¿Si alguien te dice que estás equivocado, cuál es tu reacción?

“Pues no sé, creo que depende en qué situación esté, pero los mismos sabios tienen dudas y errores, así que también acepto los consejos y las críticas de los demás sin molestarme”.

¿Qué opinas sobre el sexo, es bueno, sí, no y por qué?

“En mi opinión creo que el sexo es necesario porque ayuda al buen desarrollo del cuerpo de la persona, pero hay que protegerse con condones y anticonceptivos”.

¿Qué acostumbras hacer los fines de semana o durante tus tiempos libres?

“Ayudo con el quehacer de mi casa y apoyo en cualquier cosa más que me pidan mis padres. Me gusta leer y estar en la Internet y sobre todo salir a pasear e ir al cine con mis amigos. Además, me gusta la actuación, la poesía, la medicina, y me encanta la música, pero más cantar. Admiro a muchos cantantes hombres y mujeres”.

Educación, sueños, futuro

¿Asistes a la preparatoria por gusto, por imposición o por necesidad?

“Definitivamente asisto por gusto propio y porque me gusta ir a la escuela para convivir con mis maestros y mis amigos(as).

Como joven, ¿te quita algo el sueño a largo plazo? ¿Alguna preocupación?

“Pues creo que sí. Tengo miedo de no poder realizarme como profesional puesto que deseo desarrollarme en ese aspecto completamente. Además, como me gusta cantar, tal vez pueda hacer algo, pero aunque siento que mi voz no es buena, las personas me dicen que sí lo es y entonces recupero la confianza”.

Los jóvenes representan casi una tercera parte de la población mundial, de acuerdo con la ONU. Por tanto, los gobiernos del mundo deben considerar a este segmento prioritario cuando se elaboren políticas (educativas, laborales, deportivas, etc.), con el objeto de canalizar y aprovechar los talentos y el potencial vocacional de los jóvenes, que como Víctor, representan un enlace asequible entre generaciones de jóvenes y adultos.