Del 4 al 28 de agosto, Ángel Pavlovsky regresa a la sala pequeña del teatro Español con Angelhada, un espectáculo ya rodado que triunfó el pasado verano en el mismo lugar y ha sido aplaudido también Barcelona. Un hombre-femenino, "¿un hombre yo?" y la risa del actor expande su irónico humor con el que lleva divirtiendo y emocionando a muchos miles de espectadores desde que se instaló en España, "nacido en Argentina en un tiempo inmemorial, aunque ya andan diciendo por ahí esa cosa espantosa de que cumplí 50 años con el espectáculo como si ya fuera centenario".

Pavlovsky juega con las palabras en divertidos monólogos en los que parodia a mucha gente y muchas situaciones humanas, pero primero que nada se ríe de sí mismo con un cierto aire melancólico que cada tanto anula para provocar exclusivamente risas.

Hace dos veranos, en el cabaret del Teatro-Circo Price, Pasión sin puñales, interpretaba a La Pavlovsky y a su madre en un encantador juego de imágenes y contraimágenes que acababa en jubilosa autobiografía recordando a la entrañable Gloria Fuertes cuando en uno de sus espectáculos le interrumpió —con aquel vozarrón de fumadora característico— para decirle: "Lo que pasa es que tú eres un ángel... tocado del ala".

Locuras de un "Angelhada", locuras de Pavlovsky

Se trata de un ángel que quiere ser hada: genialmente divertido y reflexivo a su vez, sirve al público, bajo una iluminación de admirables posibilidades mágicas, un ejercicio actoral en el que una vez más el actor es él mismo avanzando dramática y lúcidamente por esa feminidad con la que lleva trabajando tanto tiempo. Su timbre de voz medido, cadencioso, de una tristeza antigua y una resignación que lucha por no resignarse nada, con tal de seguir andando más allá de lo posible y lo imposible.

Ángel Pavlovsky es el único transformista que ha sabido instalarse en las salas de prestigio, más allá de los clubes nocturnos y el cabaret, que no desprecia en absoluto, sino que, por el contrario, esgrime como otros ámbitos donde desenvolver su peculiar talento. Se ha inventado un personaje del otro sexo, reverso de sí mismo, y a través de ese personaje singularmente femenino vierte opiniones agudas, explica su manera de ver la vida y satiriza amablemente sus hábitos y los nuestros, la cara y cruz de un modo de vida más bien tristón y algo "desangelado" al que él viene a poner en su sitio.

Le acompaña su joven sobrina, Martina Burlet en una encantadora colaboración que complementa brillantemente las dos partes del espectáculo. Angelhada seduce a un público ya seducido desde hace 30 años, cuando en sus primeros espectáculos hacía levantar los brazos y cantar: "Somos todas locas", y temporada a temporada lo vuelve a reconquistar con nuevas y brillantes armas.

Shakespeare romántico y más femenino en Julieta & Romeo

La imagen del cartel ha impactado por su bello testimonio: Romeo reposa desnudo en un cuerpo de Julieta seguro de sí mismo, vestido con una túnica como una sacerdotisa. Perdido aquel protagonismo viril del original Romeo y Julieta, comienza una epopeya diferente.

El estreno se produjo en el Grec de Barcelona y fue todo un éxito. Ahora llega al Español de Madrid con la misma producción de más de veinte personas y subirán al escenario 12 actores capaces de aportar sabiduría y pasión a un espectáculo de casi tres horas que el público desea que continúe, gracias a una amalgama perfecta de elementos dramáticos y la palabra bien templada del gran dramaturgo en un castellano muy cuidado, por momentos de gran creatividad (traducción de Josep M. Jaumà).

El reparto lo componen intérpretes jóvenes con otros de larga y contrastada experiencia: Carlota Olcina, Marcel Borràs, Nao Albet, Bernat Quintana, Pol López, Carles Martínez, Amparo Fernández, Manel Barceló, Míriam Alamany, Iván Morales, Carles Gilabert y Xavi Sáez.

El actor y director Marc Martínez realiza una versión inédita de la historia de estos dos jóvenes enamorados, pues ha huido del estereotipo de héroes trágicos de los protagonistas de toda la vida, para llevar al escenario el festival de emociones enfrentadas con que nos cautiva la obra: el amor, el deseo, la pasión o la amistad en un contexto de odio, de violencia, de rivalidad, de venganza, de ambición, de miedos… en el tablero de juego de la fatalidad. Y finalmente, la muerte de los amantes. "Todo ello para explicar un amor prohibido, incondicional, moderno y quizás el primero que desafía al patriarcado y al Estado y que, de alguna manera, marca el inicio de una nueva sociedad".

Julieta & Romeo en una producción ambiciosa que se propone indagar en algunas preguntas esenciales que oscilan entre la trascendencia y la frivolidad del día a día de la inmensa humanidad: "¿Qué es el amor? ¿Un proceso químico revolucionario que tiene como escenario el cerebro humano? ¿Una enfermedad? ¿Una rifa de final de verano?".

Una sala grande con sus palcos y su paraíso con precios que van de 4 a 22 euros, y una sala pequeña a 16 euros —cada una con el 25% de descuento los martes y miércoles—: Shakespeare y Pavlovsky en dos espectáculos muy distintos que se complementan con su mirada sobre la existencia, el dolor de crecer y el amor.