Julian Assange, tras una semana detenido en Londres, ha obtenido la libertad bajo fianza, por lo que esperará fuera de la cárcel la llegada del juicio para decidir su posible extradición a Suecia, país que quiere juzgarle por presuntos delitos de carácter sexual. La fianza se ha elevado a unas 200.000 Libras.

Las acusaciones contra Julian Assange

Julian Assange está acusado en Suecia de un delito de violación y de dos de abusos sexuales y de coacción. Julian Assange mantuvo relaciones sexuales consentidas con cada una de las mujeres que le han denunciado durante unos días que estuvo en Suecia dando una serie de conferencias. El origen de la denuncia sería la negativa de Julian Assange de usar preservativo en estas relaciones sexuales.

En un primer momento, la denuncia fue archivada, pero un recurso posterior ha dado la razón a las mujeres denunciantes, y, por ello, Julian Assange fue detenido en Londres el 7 de diciembre de 2010, tras presentarse voluntariamente a declarar.

Assange afirma que mantuvo relaciones sexuales con las mujeres que le han denunciado, pero argumenta que estas fueron consentidas, y que detrás de estas acusaciones existe el caso político de Wikileaks y sus filtraciones sobre la política exterior de los Estados Unidos. Se teme que el caso de la justicia sueca sea una tapadera para extraditar a Julian Assange a los Estados Unidos.

Las filtraciones de Wikileaks

El portal Wikileaks se ha hecho famoso últimamente por realizar filtraciones de documentos secretos sobre la política exterior de los Estados Unidos.

Así, se han filtrado documentos sobre las guerras de Afganistán o de Iraq. Pero el último gran golpe ha sido la publicación en prestigiosos periódicos internacionales (The Guardian, El País, Le Monde, Der Spiegel y The New York Times) de los cables enviados por funcionarios de las embajadas de los Estados Unidos en todo el mundo, en el que se hacían público estrategias diplomáticas de los Estados Unidos, así como comentarios personales sobre dirigentes mundiales.

El portal Wikileaks ha sido objeto de ataques, motivando diversos cambios de servidor en Internet y también se le ha intentado asfixiar económicamente.

Nuevo periodismo

Se ha considerado que la forma de actuar de Wikileaks puede ser considerado como una nueva forma de periodismo. Inicialmente, en los casos de las guerras de Afganistán o de Iraq, Wikileaks filtraba sin más decenas de miles de documentos.

En el último caso, el llamado cablegate, no ha sido así, sino que ha habido una colaboración entre el periodismo clásico, los periódicos tradicionales como El País, The Guardian... para llegar al público en general.

La operación Payback, ataques cibernéticos

La detención de Assange y los ataques al portal Wikileaks han provocado numerosos actos de protestas, algunos de ellos pueden clasificarse como ciberprotestas. Así, el grupo conocido como Anonymous ha iniciado ataques, dentro de la llamada operación Payback, hacia empresas que han intentado asfixiar económicamente Wikileaks, como Paypal, Visa o MasterCard. También se han convocado manifestaciones en diferentes ciudades europeas para apoyar a Julian Assange y a Wikileaks.