El invento de los juguetes sexuales no es nuevo: el consolador más antiguo del mundo tiene 30.000 años, está hecho de piedra y servía también para hacer fuego. Mucho después vendría el auge de las sex-shops y el paso a la compra on-line de productos relacionados con el sexo, mucho más discreta. Y ahora, en un momento en que buscar regalos originales para una pareja es un verdadero quebradero de cabeza, en un mundo en el que el diseño ha llegado a las batidoras y las tapas de los inodoros, aparece una nueva revolución: los juguetes sexuales de lujo.

El nuevo diseño de los juguetes sexuales

Los creadores de la empresa líder en este sector de lujo, la sueca Lelo, explican en su web que idearon su productos como una forma de "rechazo por esos vibradores baratos de plástico y esos falos de imitación que constituían el mercado tradicional del juguete sexual". Se dieron cuenta de que los penes de plástico ya no eran atractivos para mujeres que se pegaban a la pantalla cada semana para copiar los estilismos de Sarah Jessica Parker en Sexo en Nueva York. Y el diseño llegó a los consoladores, vibradores y bolas chinas.

Los juguetes sexuales de lujo tienen precios bastante elevados. Sin embargo, puede ser un regalo original para una pareja que ya lo tiene todo, sin que sea necesario llegar al vibrador de platino y diamantes que aseguran que David Beckham le regaló a su mujer Victoria, valorado en la friolera de dos millones de dólares.

Vibradores de oro: regalos originales de máximo lujo

La mencionada marca Lelo tiene una gama de juguetes sexuales bañados en oro de dieciocho quilates, que, como si de una joya se tratara, se entregan dentro de una caja de madera forrada en satén y tienen garantía. Los precios, eso sí, también son los de auténticas joyas: desde los 600 euros del consolador Olga a los 7.800 del vibrador Inez (cantidades que van de los 300 a los 6.100 si se opta por el acero inoxidable).

Otros que han llevado el máximo lujo a los juguetes sexuales son los americanos Jimmyjane, famosos por venderle su vibrador a Kate Moss. Una de sus creaciones es el vibrador Little Steel Tonight, hecho de acero inoxidable con 28 diamantes negros incrustados y una inscripción de una canción de Dave Steward (ex Eurythmics). El precio, 1.575 euros. El mismo modelo, sin la canción y bañado en platino u oro, cuesta 2.560 y 2.165 euros, respectivamente; aunque si se prescinde de los diamantes, se puede tener un vibrador bañado en oro por un precio más que razonable, a partir de 85 euros.

Juguetes sexuales con cristales de Swarovski

El cristal es otra materia prima para juguetes sexuales, y su desventaja principal, su fragilidad, se soluciona utilizando un tipo especial de vidrio llamado Pyrex. Sus ventajas son que se pueden congelar o calentar en el microondas, que son biodegradables, se lavan en el lavavajillas y, por supuesto, su estilo. La diseñadora inglesa Shiri Zinn, que ha llevado sus creaciones a la London Fashion Week en 2010, es el mejor ejemplo de ello. Sus productos estrella son el consolador Violet Swarovski Glass, hecho de vidrio y con cristales de la firma suiza incrustados (156 euros), y los Mirror Glass, de cristal tintado en dorado o plateado y con grabado floral (168 euros).

Más económicas son las bolas chinas de cristal Climax Kegels, insertadas en una funda de silicona, de apariencia impoluta y que se pueden conseguir en la mayoría de los sex-shops a partir de 12 euros.

Juguetes eróticos de diseño para el sexo solo o en pareja

Sin embargo, la generación de los muebles Ikea busca, más que el lujo explícito, un diseño simple, atractivo y funcional (por eso la mayoría de estos juguetes son recargables con corriente eléctrica o puerto USB). Es aquí donde los precios bajan, aunque la oferta no deje de ser diversa. Entre los consoladores más estrafalarios está el Minx de Shiri Zinn, de color rosa y con una cola de marabú en el extremo (removible, eso sí) y que se puede comprar dentro de una caja de piel de serpiente por la módica cantidad de 108 euros. Solo apta para fanáticos de Marilyn Monroe.

Más sencillos son los diseños de los suecos Lelo, con productos como el masajeador clitorial Nea, con tacto de porcelana y estampado de flores (74 euros), el vibrador Mia, que tiene forma de barra de labios para llevarlo discretamente en el bolso (51 euros) o las bolas chinas Luna en colores pastel (40 euros).

Algunos de estos objetos incluso han sido premiados en certámenes de diseño, como el vibrador clitorial con forma de ratón de ordenador futurista Better than chocolate de Nomi Tang, que se llevó un premio Red Dot en 2010 y puede adquirise por 66 euros. Otro premiado es el vibrador "Form2" de Jimmyjane, con dos curiosas "orejas" que llevan cada una un motor incorporado, y cuyo precio ronda los 110 euros.

Cuándo y dónde comprar juguetes sexuales de lujo

Con la normalización de su consumo, regalar juguetes sexuales es una práctica muy común en despedidas de soltera y entre amigas (los hombres aún tienen algunas reticencias). Sin embargo, un bonito vibrador de cristal o un estimulador masculino con gemelos de oro a juego son un regalo muy original para una pareja en un aniversario o unas Navidades, y mucha gente está empezando a recurrir a este mercado de lujo para hacer regalos de bodas.

En España, Lelo y Shiri Zinn se venden en el portal Naturlinesex, Deseum.com redirige a tiendas de todo el país y Papanolosabe.com tiene ofertas interesantes en su "outlet" de juguetes sexuales. Para el resto del mundo, Shopmania.com compara precios en diferentes tiendas on-line.

Sin embargo, a los productos más valuosos solo se puede acceder en las páginas oficiales y a través de vendedores acreditados de tupper-sex. Eso sí, siempre que se disponga de una holgada cuenta corriente: en el sexo, como en la vida, también hay clases.