Las severas normas introducidas por el Europarlamento afectan a productores, importadores y distribuidores de juguetes. Las reformas actualizan las advertencias de fabricación, el uso de sustancias químicas y las pequeñas piezas que corren el riesgo de ser ingeridas por los más chicos. Las normas afectan también a los juguetes contenidos en los huevos de chocolate y en las bolsas de snacks.

Las nuevas reglas, vigentes desde el 20 de julio, están contenidas en la directiva 2009/48/CE y actualizan las últimas disposiciones del 2008.

La industria del juguete es un sector importante de la economía europea: el 25% de los juegos producidos en el mundo proviene de países de la Unión Europea, sobre todo de Alemania e Italia.

Los juegos deben ser identificables

La etiqueta o el empaque deben contener número de tipo, de lote, serie del juego, denominación comercial o marca registrada por el fabricante y los datos necesarios para poder contactarlo (dirección y código postal, no solo la página web). Es necesario que cada juguete sea acompañado de las instrucciones de uso. Es importante que se aclare la edad mínima necesaria para utilizar el juguete. Las advertencias deben ser visibles en el producto, antes de efectuar la compra.

Cualquier estado miembro de la UE puede decidir si las advertencias deben estar escritas en más lenguas. Los productores de juguetes deben efectuar un análisis de peligros químicos, físico-mecánicos y eléctricos, inflamabilidad, higiene y radiactividad. Los juguetes que pasen el mencionado test, podrán tener la marca CE.

Sustancias tóxicas utilizadas en la fabricación de juguetes para niños

Se reduce el uso de sustancias químicas utilizadas: las llamadas sustancias CMR (cancerígenas, mutagénicas y tóxicas para la reproducción), como así también los metales pesados plomo y mercurio.

Han sido prohibidas 55 de las fragancias presentes en juegos olfativos o kits cosméticos por ser sustancias alergénicas. Los perfumes que producen alergia serán colocados en la etiqueta.

Fue introducida una nueva categoría de juguetes: los juegos gustativos, que permiten a los niños, menores de 3 años, cocinar utilizando ingredientes alimenticios con fragancias solo consentidas por las normativas de la UE.

Gadgets y sorpresas infantiles con los alimentos

Los juguetes con ciertos alimentos, como las sorpresas contenidas en los huevos de chocolate, tienen que estar envueltos en modo tal de evitar cualquier tipo de contaminación. Las dimensiones de estos pequeños juguetes deben ser tales, que impidan su ingestión, sobre todo los objetos de forma esférica, ovoide o cilíndrica con extremos redondeados. Además, no deben contener sustancias nocivas ni alergénicas.

Estos juguetes deben respetar las mismas normas de seguridad e higiene necesarias para obtener la marca CE. Están prohibidos los productos que impongan ser consumidos por entero antes de permitir al niño acceder al juego. Cuando en un paquete de cualquier alimento haya un juguete, las advertencias deben aconsejar el consumo bajo vigilancia de un adulto.

La novedad: declaración de conformidad del productor de juguetes

La directiva establece que los requisitos esenciales deben garantizar los estándares de seguridad mundiales. La marca CE debe ser visible, en el exterior de la caja o envoltorio y es la que equivale a la declaración del productor de que el juguete cumple con los parámetros legales. Con esta declaración de conformidad, el fabricante asume la responsabilidad de que el juguete respeta las normas europeas.

Las normas referidas a los compuestos químicos, a diferencia de las otras medidas, no entraron en vigencia en julio de este año; los productores tendrán tiempo de adecuar sus juguetes hasta el 20 de julio de 2013.