Los Beatles son el grupo musical más importante en la historia contemporánea no solo por el legado musical que ha traspasó todas las fronteras del mundo, sino también porque cada uno de su miembros aportó su talento, forma de pensar y de vivir en cada una de sus composiciones musicales. Sin embargo, no se puede hablar de los Beatles ni de su aportación musical en la historia sin destacar a John Winston Lennon, considerado “el Jefe Beatle”.

Nacido el 9 de octubre de 1940 en Liverpool, Inglaterra, Lennon es contemporáneo de la Segunda Guerra Mundial. Llegó a este mundo en medio del conflicto armado más grande de la historia. Hijo de un marino mercante (Alfred Lennon) que nunca se hizo cargo de él y de una madre (Julia Smith) que por una situación de inestabilidad familiar lo entregó a su hermana Mary Mimi Smith, es bautizado como John Winston, en homenaje a su abuelo y  al Primer Ministro de Inglaterra, Winston Churchill.

John Lennon, su llegada al mundo de la música

A pesar del abandono, la tía Mimi se encargó de que John Lennon viviera un ambiente familiar pleno; incluso, a pesar de no vivir con él, su madre lo frecuentaba y fue quien lo inició en el mundo de la música. Le enseñó a tocar el banjo hasta el día de su trágica muerte, cuando fue atropellada por un policía ebrio. John Lennon tenía solo 17 años.

Afortunadamente, Lennon pudo canalizar su tristeza y frustración a través de la música. Desde su juventud, tuvo la inquietud de tocar Rock and Roll, ese género musical que venía de Estados Unidos y que era liderado por Elvis Presley; prueba de ello son todas las bandas creadas por él, como los Quarry Men, Johnny & The Moondogs, los Silver Beatles y finalmente los Beatles, donde pudo desarrollar a plenitud su ingenio musical.

La aportación musical de John Lennon

Sin duda, el principal motor de la creatividad, en el legado musical de John Lennon, fue la vida cotidiana. Era un observador pleno de su entorno, y eso le permitió, junto con su gran creatividad, componer canciones en las que todos se podían sentir identificados. De hecho, su consumo de drogas, a mediados de los sesenta, abrió de manera sorprendente sus canales de percepción, y eso se ve reflejado en la producción musical del grupo, al grado de que el legado más importante de los Beatles es precisamente de 1964 a 1970, que es la época en la que todo el grupo consumía mariguana y la dietilamida de ácido lisérgico,  LSD, una droga sintética que produce alucinaciones.

Uno de los temas de esa época “A day in the life”, compuesto por John Lennon, que aparece en el disco Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, de 1967, fue reconocido por la revista Rolling Stone como el tema más importante del llamado Cuarteto Liverpool.

Otra de las aportaciones más importantes de John Lennon en los Beatles fue la transmisión de un mensaje libre, contestatario y rebelde. A pesar de que en los inicios de la banda la línea era conquistar el corazón de las chicas a través de una imagen pulcra y canciones de amor, Lennon era el que componía las canciones más apegadas al Rock and Roll puro e incluso proponía la interpretación de covers de otros artistas en esa misma tesitura, además de estar al pendiente de lanzar un mensaje de rebeldía, crítica social y política a pesar de las restricciones que les imponía su manager, Brian Epstein, en pos de conservar su imagen comercial.

Destacan el concierto que en 1963 ofrecieron a la Reina Isabel,  en el que le pidió a la gente pobre que aplaudiera y a la gente rica que agitara sus joyas; el que haya regalado su condecoración como Miembro del Imperio Británico (máximo reconocimiento en la sociedad inglesa) a su tía para que la tuviera pegada en la pared de su casa; su polémica declaración en la que afirmaba que los Beatles eran más populares que Jesucristo, o cómo a finales de los sesenta decide, junto a su nueva novia Yoko Ono, salir completamente desnudo para la portada de un álbum solista llamado Two Virgins.

John Lennon y su mensaje de paz

John Lennon fue el único de los Beatles que durante la existencia de la banda se manifestó políticamente, a través de un mensaje en contra de los conflictos armados, en especial sobre la guerra de Vietnam. Su tema más representativo en ese periodo fue "Give peace a chance", de 1969, compuesto e interpretado en un cuarto del hotel Queen Elizabeth de Montreal, Canadá, en pijama mientras realizaba una campaña de protesta contra la guerra bautizada como “Bedism”.

Ya en los años setenta, tras la separación de los Beatles, Lennon se convirtió en un activista político directo en contra de la guerra de Vietnam; emigró a Nueva York donde realizó numerosas movilizaciones que resultaron muy incómodas para la administración del presidente Richard Nixon, quien tuvo serias intenciones de deportarlo. Investigaciones recientes, obtenidas de los archivos del FBI, demostraron el rechazo por parte del gobierno norteamericano al mensaje social de Lennon por considerarlo de naturaleza comunista, en temas como “Power to the people” "Imagine" o “Working class hero”, entre otras. La deportación finalmente no fue un éxito. John Lennon murió asesinado el 8 de diciembre de 1980 en Nueva York, supuestamente, por un fanático cuya única intención era conseguir la fama mundial asesinando a su ídolo musical.

El legado de John Lennon va mucho más allá de su aportación musical. Fue un hombre de su tiempo, un observador de su circunstancia y un genio, que a través de sus canciones, logró la inmortalidad y el reconocimiento de las generaciones actuales.