Los Juegos Olímpicos de Londres tendrán un sabor especial para Roger Federer, no sólo porque se juegan en Wimbledon y sobre césped, complejo y superficie que más felicidades le han deparado al suizo, sino también porque la medalla de oro en singles es el único trofeo importante que el nº 1 del mundo aún no ha podido obtener. A sus casi 31 años (los cumple el 8 de agosto), Londres parecer ser la última oportunidad para Federer.

Hace apenas algunas semanas, el suizo conquistó su 7º Wimbledon, su 17º Grand Slam y rompió el record de Pete Sampras como el jugador que más tiempo ha encabezado el Ránking Mundial. Hace poco menos de un año, cuando cayó al 4º lugar en el escalafón superado por Andy Murray, parecía imposible, pero el suizo volvió a demostrar por qué es considerado el mejor tenista de la historia y ahora se prepara para llevarse la medalla de oro y completar una carrera deportiva intachable, aunque claro, aún le queda mucho hilo en el carretel y los éxitos pueden prolongarse unos cuantos años. El helvético incluso comentó que se ilusionaba con los Juegos Olímpicos de Rio en 2016.

Otro objetivo no menos importante para Federer será mantener el nº 1 del mundo, condición que disputará mano a mano con Novak Djokovic. Actualmente la diferencia entre ambos es de apenas 75 puntos. Al no haber defensa de unidades, el serbio necesita alcanzar los cuartos de final y a partir de allí avanzar tan solo una ronda más que el suizo para recuperar su lugar en la cima del ránking.

Falla, el primer escollo

El debut de Federer en los Juegos Olímpicos será mañana alrededor de las 17:00 hora local (13:00 en Argentina) ante Alejandro Falla, jugador al que enfrentó en cinco oportunidades y al que siempre venció. Curiosamente, este será el cuarto duelo sobre césped. En Wimbledon 2004 y en Halle 2010 fueron verdaderas palizas, pero en Wimbledon 2010 el suizo se recuperó de dos sets perdidos y terminó ganando por 5-7, 4-6, 6-4, 7-6 (1), 6-0. Ese fue el último choque entre ambos. Los dos restantes se dieron en Roland Garros, en ambos casos con triunfos en sets corridos. En condiciones normales, el nº 1 del mundo no debería tener inconvenientes para acceder a la 2º ronda.

La proyección del cuadro

A diferencia de lo que suele suceder, esta vez Federer tuvo un sorteo favorable. Para empezar, Andy Murray va por el lado de Djokovic, con lo cual el rival más fuerte del suizo hasta la final (considerando únicamente el lugar en el ránking) sería David Ferrer en semifinales. Jo-Wilfried Tsonga y Tomas Berdych, otros dos peligrosos rivales, también fueron sorteados por la parte baja del draw.

Si supera a Falla, en 2º ronda el suizo se enfrentaría con Mikhail Youzhny o Julien Benneteau, a los cuales ya enfrentó en Wimbledon. Al primero lo vapuleó, pero con el segundo perdió los dos primeros sets y estuvo a dos puntos de la derrota, por lo tanto si el ganador de ese encuentro es el francés podría darse un choque interesante.

Ya en octavos de final, Federer podría encontrarse con Fernando Verdasco, mientras que en cuartos de final el rival lógico sería John Isner o Janko Tipsarevic. A partir de las semifinales llegaría los más complicado, con Ferrer o del Potro como posibles oponentes.