La dureza del inicio de partido hizo que los puntos escasearan. Mediado el primer cuarto el marcador reflejaba un corto 7-5 para Francia. Sergio Scariolo había dispuesto su once de gala: Calderón, Rudy, Navarro, Marc y Pau Gasol. El base de los San Antonio Spurs, Tony Parker y el alero de Portland, Nico Batum eran las referencias ofensivas francesas.

Boris Diaw empezó a atacar el aro rival (10 puntos en 11 minutos) y la respuesta española fue el triple. Pero Pau, Rudy y Navarro fallaron. La ÑBA sufría atrás y solo lució en la última jugada: un alley oop de Rudy a pase de Sergio Rodríguez, marca de la casa.

Francia defendía y atacaba mejor (29-21). La segunda unidad española quería correr con Llull, Ibaka y Rudy. Los franceses vivían del triple (4 de 8) y los españoles naufragaban desde la larga distancia (1 de 9). Además, sorpresivamente, Pietrus lograba echar abajo la zona con dos triples y sacaba una falta en ataque (arbitraje creativo) defendiendo a Pau. Batum le sacó otra a Juan Carlos Navarro. Esas no existen cuando juega Estados Unidos. Ni de lejos.

España reaccionó, pero a la vez Navarro recibía su tercer tapón. Faltaba frescura. Pietrus (10 puntos) voló como un buen doble de cine y Pau vio otra falta en ataque. Tras 20 minutos, el partido se había nivelado y auguraba mucha pelea.

Segunda parte

La ÑBA se puso por delante en el minuto 23 (triple de Marc, 37-41). Turiaf, Gelabale, Pietrus y Seraphin alcanzaron las tres faltas personales. España chirriaba en la línea de personal con 11 aciertos de 17 tiros. Navarro lograba un triple y cometía la tercera falta (minuto 27). Diaw (15 puntos) hacía lo mismo (50-49).

Un breve intercambio de canastas al inicio del curto final dejó el marcador en 57-56. La tensión propiciaba más errores y un tapón de Pau y contra finalizada por Llull puso a España por delante 57-58. Scariolo propuso una defensa mixta con cuatro en zona y Llull sobre Parker.

Se abusaba del triple por ambas partes. Cada punto costaba un gran esfuerzo. (4-7 de parcial en ocho minutos y medio). Rudy fue a la línea de personal. Anotó los dos (57-60) y le puso un tapón a Parker en la jugada siguiente. Marc remató la faena con una bandeja-ganchito (57-62). Turiaf agredió a Rudy en una falta desesperada tras fallar Diaw un triple. Quinta y antideportiva. Con 24 segundos, Batum dio un puñetazo en los testículos de Navarro. Se salvó el capitán porque no le dio de lleno. No pitaron descalificante.

Marcador: 22-17, 15-17 (37-34), 16-17 (53-51) y 6-15 (59-66).

Rusia, primer semifinalista

En el partido anterior Rusia obtuvo el mejor resultado de su historia en unos Juegos Olímpicos, tras clasificarse a semifinales después de derrotar a Lituania (83-74). El conjunto ruso, que no se clasificó para Atlanta’96 y Atenas’04 y cayó en primera ronda en Pekín, tenía como tope los cuartos de final de Sydney 2000. Unos cuartos que ya han quedado atrás.

Los rusos comandaron el marcador durante todo el partido, mas el gran final de tercer cuarto lituano les puso en apuros, justo cuando parecía que tenían el partido controlado. Con Rimantas Kaukenas (19 puntos y tres asistencias), Mantas Kalnietis (14) y Jonas Valanciunas (7 y 9 rebotes) aumentando considerablemente su nivel con respecto al resto del torneo, Lituania llegó a los instantes finales con opciones, aunque Rusia mantuvo una ventaja relativamente cómoda, para que la victoria, y sus opciones de medalla, sigan intactas.

Andrei Kirilenko (19 puntos y 13 rebotes) y Mozgov (17 puntos) fueron los mejores jugadores rusos. Khryapa, Fridzon y Monya aportaron 12, 11 y 10 puntos.