En el mundo occidental, la imagen de Cristo marca nuestra cultura, nuestra enseñanza, nuestras políticas sociales, pero ¿qué es lo que sabemos de Jesús el Cristo?, podemos enumerar un listado de cosas como:

  • Hijo de Dios nacido de una virgen.
  • Gran maestro, sabio y hacedor de milagros.
  • Dios trinitario siendo uno con el padre y el espíritu santo.
  • Mesías heredero del trono de David.
  • Muerto, sepultado, resucitado al tercer día y ascendido al cielo.
Todos conocemos la historia de Jesús, el Cristo, sus anécdotas y frases célebres. Nos la enseñan en los colegios y en los hogares desde nuestra más tierna infancia, sus enseñanzas rigen nuestra vida diaria y son la medida de la moral.

Pero, siendo críticos, fácilmente se ve que todo lo que sabemos de el Cristo, está en la Biblia y en la aulas de clase, en el ramo de religión, fuera de esos ámbitos nada se sabe.

Su experiencia mística es comparable con estar enamorado del amor, sus enseñanzas y legados han sido tan diversos y contradictorios que lo que originariamente fue una secta hebrea, hoy se divide en dos catolicismos y una gran variedad de tendencias protestantes.

Orígenes del cristianismo

Para la mayoría de la gente, el cristianismo nace con 12 discípulos y una muchedumbre en una montaña escuchando a un sabio, los que poco a poco fueron sumándose y aumentando en número, pero pocos saben que el cristianismo existía antes de Jesús, entre un número de judíos que esperaban la llegada del "Cristo" o mesías. Cristo significa ungido en griego, y es la traducción dada a "Mesías" original del hebreo.

Los judíos esperaban la llegada del heredero al trono de David que les salvaría de la esclavitud y de ser colonia romana, un rey propio que les diera la independencia y territorio prometido por Dios. Cuando surge la figura de Jesús en el escenario realizando prodigios se le considera hijo de Dios y, por supuesto, el Mesías, asumido después como el Cristo sus seguidores gentiles son conocidos como cristianos y los judíos como mesiánicos.

Los evangelios

La Biblia contiene 4 libros denominados evangelios canónicos, o aceptados, también hay otros denominados apócrifos o no aceptados y de orígenes diversos.

El compilado de los libros que componen la actual Biblia Católica, fue hecha en el año 382 de nuestra era en el Sínodo de Roma y confirmada en el 393 en el concilio de Hipona. Algunos libros más algunos menos, son la diferencia entre este compendio y las biblias ortodoxas y protestantes actuales.

En ese compilado se basan nuestros conocimientos actuales de la figura histórica de Jesús, asumidos como verdaderos y fieles con la realidad, aunque la realidad puede ser otra. No muchos creyentes saben o aceptan que los evangelios no son realmente escritos por quienes se dice son sus autores, además se basan uno en el otro, transcribiendo pasajes e historias completas, cosa que llama la atención si son independientes entre sí.

Se entiende entonces que los evangelios son escritos basados en referencias orales a los hechos descritos, lo cual explicaría el porqué entre uno y otro hay diferencias geográficas, incluso errores geográficos y, que los hechos "históricos" y presenciales también tengan diferencias entre sí.

Las fuentes extra-bíblicas

Entre las fuentes extra-bíblicas están los ya citados evangelios apócrifos. En ellos se narra la vida de Jesús de pequeño, milagros, dichos y, paso por el infierno antes de su resurrección al tercer día. Su veracidad no es reconocida por el cristianismo actual, de hecho las historias que narran desvirtúan la imagen de lo que se enseña que es y fue Jesús.

En ellos se retrata un niño malcriado con poderes sobrenaturales que mataba y resucitaba compañeros de juego; una discípula, la célebre María Magdalena, antes tildada de prostituta: se valora a Judas como el discípulo favorito de Jesús antes que Pedro, etc.

Del historiador judeo-romano Flavio Josefo, se rescatan dos citas, una considerada extrapolación, es decir texto agregado o modificado con posterioridad en el que se refiere a Jesús como el señor y hacedor de prodigios y, otra en la que menciona la condena a "Santiago, hermano de Jesús (llamado el Cristo)".

Aún se discute si el texto entre paréntesis es extrapolación resultando así un Jesús como otros que menciona en sus mismos escritos, mortal y humano.

No hay ninguna otra mención de la época, los demás historiadores que suelen citarse como fuente histórica, son posteriores y hablan de los cristianos, su persecución y sus costumbres, entre ellas el Cristo que les inspira, pero no Jesús en sí.

¿Persona o personaje?

La naturaleza de Jesús es comparable con la mitología de muchas culturas y deidades aún más antiguas. Mitológicamente otros han nacido de una virgen, han resucitado, son hijos de dioses, etc. y dada la carencia de datos históricos no religiosos de su existencia, es fácil suponer que se trata de un personaje mítico, o una exageración de un personaje real y del que ya no se sabría nada.

Sin embargo no podemos negar la influencia que este ser ha tenido para nuestra sociedad, desde el punto de vista moral y ético.

Sea real o no, ya se ha convertido en parte de nuestra historia, para bien o para mal, desde inspirar santos que dan su vida por otros, hasta movimientos autoritarios y sanguinarios como la inquisición, desde la ayuda al desamparado, hasta el disfraz perfecto para practicar la pedofilia y el abuso sexual. Que en su nombre se han hecho grandes obras y canalladas no es ningún secreto.

Sea Jesús un mito o no, su gran legado para todos fue el del respeto de unos a otros, sin importar nuestras diferencias y, el perdón, el arrepentimiento de nuestros errores y la oportunidad de volver a intentar hacer un camino y una vida, nunca pidió adoración, nunca pidió nada a cambio, solo que conviviéramos bien entre nosotros mismos sin importar el credo, y que nos diéramos otra y, otra oportunidad.