Términos como biodiversidad, abono natural, manejo integrado de plagas conviven en la idea de jardín ecológico. Una corriente que cada vez tiene más éxito y que consiste en aprovechar la tendencia de la propia naturaleza para lograr que nuestro jardín sea un espacio en el que puedan convivir las especies en perfecta armonía.

¿Qué es un jardín ecológico?

La periodista Claudia Dubkin de Univisón expresó que “El césped cortado a la perfección y las plantas ordenadas en maceteros y por color parecen tener poco futuro. Poco a poco, está apareciendo una tendencia a dejar desarrollar a la naturaleza y a proyectar –en el propio jardín- un hábitat ecológico donde convivan alegremente plantas, insectos y animales.”

Hay múltiples beneficios al cultivar un ecosistema en el jardín. "Por un lado, le da al propietario una sensación de serenidad y placer, por otro es muy excitante y sorprendente, especialmente el día en que descubres que todo está en espectacular floración", dijo la diseñadora de jardines y autora del libro “¿Cómo debe de verse un jardín?: Diseño de paisajes hermosos”, Tara Dillard.

¿Cómo se diseña un jardín ecológico?

Es posible convertir un jardín convencional en un jardín ecológico, simplemente hay que seguir los pasos de la naturaleza. Cada jardín tiene su propia vida, nosotros seremos los guías, los nutridores y ellos nos premiaran con su belleza.

Leer el artículo completo con vídeos

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII