Los olmecas, aztecas, mayas nombraban chalchihuite a todas las piedras verdes, como el jade y la jadeíta.

El jade tenía un gran valor pues representaba a la diosa del agua: Chalchiuhtlicue o la que tiene su falda de chalchihuites. Se veneraba pues se consideraban fragmentos de la diosa.

Analogías del jade

Se le asociaba con el agua que es equiparable con la vegetación, el verde era un color mágico, un color sagrado, también representaba el sol, la vida, la fertilidad, el poder. Se colocaba jade en la boca de los muertos para su viaje al inframundo era el pasaporte hacia el cielo cuando el espíritu saliera por la boca, con ella elaboraban orejeras, narigueras, pectorales y adornos de los labios.

El jade entre los mayas y olmecas

El mito de la creación maya, cuenta que en la fundación del mundo el dios del maíz colocó 3 piedras de jade. La aristocracia, para conservar su prestigio y poder, lucía ornamentos de jade, incrustaba jade en sus dientes y eran sepultados con máscaras de jade para que su jerarquía fuera reconocida después de la muerte. Asociaban al jade con Yum Kaax, la joven deidad del maíz.

Los mayas hacían bezotes, tobilleras, brazaletes, narigueras, orejeras, collares.

Se perforaban entre la boca y el mentón para usar los bezotes.

Los mayas y los olmecas elaboraban algunas herramientas como hachas y puntas de flecha.

Los olmecas, zapotecas y mayas usaban el jade con fines funerarios para representar la vida eterna,como ejemplo tenemos la máscara de jade que representa al Dios Murciélago, encontrada en Monte Albán, o la máscara de jade del Señor Pakal, en el Templo de las Inscripciones en Palenque.

Los olmecas esculpieron las cabezas de Jade, del periodo Preclásico, del año 450 d.C.

El jade entre los aztecas

En el libro de "Las hierbas medicinales de los indios", de Martín de la Cruz, curandero azteca de Xochimilco, traducido del náhuatl al latín en 1552 por Juan Badiano, se menciona ocho veces al "oro verde" como ingrediente adicional en medicamentos vegetales y animales.

Los quetzalitzi son los jades muy pulidos y sin manchas, que en medicina usaban para combatir el cansancio de los nobles. Los aztecas usaron el jade para esculpir a sus dioses, o para elaborar utensilios destinados a la ofrenda de ellos.

Crónicas de jade

Bernal Díaz del Castillo, relató que durante la "Noche triste" Hernán Cortés después de apartar para sí su parte del tesoro de Moctezuma, distribuyó el sobrante a sus soldados y muchos cargados de oro se ahogaron en los canales de México Tenochtitlán.

Díaz del Castillo, sabía que en el cimiento de la pirámide de Tlatelolco "echaron oro y plata y piedras de chalchihuites ricas", y cuánto estimaban a éstas los mexicanos. "Yo digo", escribe el cronista,"que nunca tuve codicia del oro sino procurar salvar la vida, porque la teníamos en gran peligro; mas no dejé de apañar de una petaquilla que allí estaban cuatro chalchihuites, que son piedras muy preciadas entre los indios... los cuales me fueron muy buenas para curar mis heridas y comer del valor de ellos".

Moctezuma, el líder azteca presentó a Hernán Cortés cuatro cuentas de jade y le dijo: “cada piedra vale dos pepitas de oro.” Cortés las despreció como si fueran solo piedras.

Los españoles ambicionaban el oro y la plata . El jade es raro y solamente se encuentra en algunos de lugares del mundo y es apreciado por la intensidad de su color traslúcido y su suave textura.

En la actualidad el jade es valorado como en la época prehispánica. El precio del jade de mayor calidad es superado por el diamante, un collar de 27 cuentas de jade se vendió en Hong Kong por 9.3 millones de dólares,en 1998. "Un gramo puede costar hasta US$120" BBC Mundo.

En Mesoamérica se ponderaba y veneraba al jade por sus cualidades estéticas y simbólicas, el precio, la cotización y los usos medicinales hoy en día de esta piedra es similar al que tenía en esa época.