Ixtapaluca es un municipio del Oriente del Estado de México, sus límites territoriales son al norte Chicoloapan y Texcoco; al sur con Chalco; al oriente con Puebla y al poniente con Chicoloapan y La Paz. Tiene una extensión de 206 kilómetros cuadrados.

Está ubicado estratégicamente porque es punto de unión entre la región acolhua y la chalca, además de conectar con Puebla y México, lo que ha provocado un acelerado crecimiento demográfico en los últimos años. La forma correcta en náhuatl del topónimo sería Ixtapayucan, que significa: lugar donde se moja la sal”.

Breve historia de Ixtapaluca

En Ixtapaluca existieron aldeas en Tlapacoya, para el preclásico, siendo una de las poblaciones más antiguas de la cuenca de México. Posteriormente presenta varias etapas ocupacionales, destacando las del posclásico, originalmente estas tierras eran de los chalcas razón por la cual estuvieron en constante conflicto con este grupo.

Finalmente quedó integrado al Acolhuacan, ya que al príncipe Ixtlixochitl le dieron varios pueblos para que aprendiera a gobernar entre ellos Coatepec e Ixtapaluca. En la época novohispana Ixtapaluca era encomienda de Juan de Cuellar y luego de don Luis de Velasco. El municipio fue creado en 1820, debido a las disposiciones de la Constitución de Cádiz. En 1930 se abrió la fábrica de yeso el Tigre, que fue un intento de industrializar la zona.

Patrimonio cultural de Ixtapaluca

Ixtapaluca cuenta con varias zonas arqueológicas la más antigua es la de Tlapacoya, que fue estudiada por la doctora Beatriz Barba de Piña Chan. Mientras que el centro ceremonial de Acozac, conserva una pirámide dedicada al dios del viento, dos plataformas, actualmente forma parte de fraccionamiento residencial. La zona de Tlapizahuac presenta dos fases constructivas una que va del 750 – 900 d.C y otra de del 950 a 1150 d.C.

Originalmente Ixtapaluca era una vista de Coatepec. La iglesia es de 1531, tuvo como patrono a san Juan Bautista, luego al misionero de la Europa oriental, san Jacinto de Cracovia, el cual todavía conserva una capilla con su retablo dorado. Actualmente la imagen más famosa es la del Señor de los Milagros, su fiesta se realiza en mayo, es de tipo movible y la fiesta de san Jacinto es el 17 de agosto.

Contiguo a la autopista México Puebla se ubica Río Frío, que se caracteriza por su gastronomía, además que sirvió de inspiración a Manuel Payno para escribir su novela los bandidos de Río Frío, lugar donde asaltaba una temida banda de principios del siglo XIX.

Patrimonio cultural de Coatepec

La fundación de Coatepec fue en el año 1164 y se debió a tres caciques: Totomihua Chichimecatl, Acolhua y Acatonal, quienes encontraron una gran culebra, que después desapareció, en su honor por considerarla símbolo de Quetzalcóatl le pusieron al lugar Coatepec, que significa en el cerro de la culebra. Los tlatoanis de Coatepec fueron: Huehuetotomihua, Acatonal, Cehuatzin, Totomihua Xocoyotl, Tuzmacuex, Cahnticontzin, Xayatzin, Tlacoquentzin y Teuhtlipopoca.

La Relación Geográfica de Coatepec, que se encuentra en el AGI de Sevilla, menciona que Coatepec era la sede del corregimiento entre sus sujetos se encontraba Chimalhuacan Atenco y Chicoloapan. En la época novohispana Coatepec era más importante que Ixtapaluca. La fuente citada muestra el glifo topónimo de la primera localidad y un mapa representando a su convento.

La doctrina de Coatepec fue una de las primeras de los dominicos novohispanos, de hecho la labor de los frailes predicadores data del año 1528, cuando llegó la misión de fray Vicente de Santa María, que propició la expansión de la orden. La primera patrona de Coatepec fue la Natividad de Nuestra Señora y después ocupó su lugar la Virgen del Rosario, principal advocación mariana de los dominicos. La capilla que se ve es del año de 1775.

Ayotla

La iglesia de Nuestra Señora del Rosario es parroquia desde, 1875. Conserva en su interior un retablo churrigueresco y un púlpito de madera en la que están representados los cuatro evangelistas.

Ixtapaluca es un municipio con gran historia y abundante patrimonio, que el turista cultural que viene a la Zona Metropolitana de la Ciudad de México puede conocer para ampliar sus conocimientos en materia arqueológica y arquitectónica.