Nacidos el 5 de marzo de 1988 a partir de músicos procedentes del folk, los aragoneses Ixo Rai! practican lo que ellos denominan "mondongo", una miscelánea audaz de instrumentos tradicionales y otros de latitudes diferentes, como guitarras eléctricas o percusiones latinas y africanas.

Tras "Mósica & Mondongo" (1993), "pasa pues?" (1995) y "Último grito"(1997), en 1999 llegaba hasta nuestros oídos "Entalto", el mejor y más variado de sus trabajos y el primero con la discográfica Desobediencia. El propio título, voz aragonesa que significa "hacia arriba" y puede ser utilizado como interjección al grito de "¡viva!", así nos lo confirma.

Cóctel de sonidos

Además de un bar, "Entalto" supone un mestizaje de música desvergonzada, intrépida, irreverente y divertida. Un microcosmos de ironía, inteligencia, compromiso, iconoclastia, versatilidad y, por encima de todo, fiesta. Adrenalina pura para los disidentes de la música cotidiana, para aquellos que aún se desgoznan en los conciertos y reniegan de un sistema en el que no se hallan representados.

Nacidos para el directo, Ixo Rai! disparan siempre a vivir mediante una sublime mezcolanza de folk, música latina, reggae o ska. Instrumentos infrecuentes y acústicos se unen a las tendencias más eléctricas en un circo sonoro de artistas ambulantes que recitan cuentos en clave de humor sobre crápulas, sangre de Cristo, drogas, sexo prohibido, desengaños, rutina de olores a marihuana y apuntes sin copiar, historias funestas del pasado, tractores en la trastienda, inhóspitos parajes rurales, alientos a tabaco, canciones de amor en el tintero, inconformismo e insumisión.

Rústicos a la vez que urbanos, los zaragozanos guisan con productos de la tierra platos desbordantes de diversión y solidaridad. Dulzainas, flautas, laúdes, saxofones y guitarras que son capaces de congregar hasta casi 20.000 personas, como ya sucediera en las fiestas del Pilar en 1997.

Temas y colaboraciones

"Rural-Park", que nos transporta mediante un acordeón a un futuro no tan irreal, "Wine Religion", soberbio homenaje al vino redentor, "Brasa 24 horas", "Paco el del Molino", basada en los comentarios de su paisano Ramón J. Sender, o la balada "Te debo una canción" son sólo algunas de las pinceladas de candor popular con que tropezamos en Entalto.

Caben destacar, por su parte, las colaboraciones de Ángel Luis Lara, "El Ruso", cantante de Hechos Contra el Decoro, en "M. P.", y del "abuelo" Labordeta, que nos ofrece un irreprochable discurso en "Cabreados".

Además, en este álbum ya contaban con el nuevo miembro, José Miguel, que contribuye con sus espléndidos solos de saxo, convirtiendo los vientos de metal en una de las piezas más importantes del proyecto.

Escuchar a Ixo Rai! requiere dejar a un lado los convencionalismos musicales y aproximarse a su paraíso desenfrenado para botar hasta la extenuación. Una auténtica legión de incondicionales ya se ha agregado a su séquito.

Historia

Ixo Rai! actuó por primera vez en la Cincomarzada de 1988. La Orquestina del Fabirol tenía contratada esa actuación, pero una imprevista oportunidad de tocar en Francia los llevó a buscar un sustituto apresuradamente. El grupo se formó antes del improvisado concierto, y se disolvió después.

Meses más tarde, en las Fiestas del Pilar se repetiría la situación: faltaba un grupo para completar el cartel, y nuevamente requirieron su presencia. Cuando los preguntaron por el nombre de la banda, "ixo rai!" ("¡da igual!", en aragonés) fue la respuesta; pues el grupo se volvería a disolver tras el concierto. Afortunadamente, no fue así...

Ixo Rai!, con letras mayormente en castellano, aunque también escribieron varias canciones en fabla (el idioma aragonés), permanecieron en activo hasta 2002. Su último concierto fue el 30 de abril de ese año en la sala multiusos del Auditorio de Zaragoza. Después de Entalto, editaron un recopilatorio, Del cerdo hasta el rabo (1999) y dos discos, Circo Rai (2000) y Con el agua al cuello (2001).