España sigue confirmando su extraordinario trabajo de hace años con los resultados en las competencias importantes. No sólo el seleccionado español, sino que el Barcelona también está dentro de este contexto.

El equipo de Vicente del Bosque llega a su segunda final consecutiva de Eurocopa y nada menos que habiendo conseguido, entre medio, su primer Copa del Mundo en Sudáfrica 2010.

Su jerarquía se mantiene vigente más allá de los nombres, con la base que comenzó a entrenar hace más de cinco años, y hoy se ve reflejado en sus logros la constancia en una idea de trabajo a largo plazo.

Italia que está en un proceso de transición con la llegada de Cesare Prandelli a la dirección técnica vuelve a las finales en los torneos importantes, luego del fracaso del Mundial 2010 quedando afuera en la fase de grupos.

El camino a la final

España e Italia igualaron en un gol en el primer partido del grupo C de esta Eurocopa. Luego la furia española se encargó de fundamentar su gran momento goleando por 4 a 1 al seleccionado de Irlanda y por último superando por la mínima a la difícil Croacia para quedar primero absoluto en su grupo.

Los italianos por su parte, no pudieron mantener la diferencia con los croatas e igualaron en 1 y en el último partido con la obligación de ganar se impusieron frente a Irlanda por 2 a 0.

Los cuartos de final fueron diferentes pero muy duros para ambos. España enfrentó a Francia y se impuso con autoridad por dos goles. Mientras que Italia sufrió frente a Inglaterra hasta ganar la definición por penales por 4 a 2.

En semis se dió el mismo panorama pero con actores distintos. España jugó su peor partido y sufrió para derrotar a Portugal con Cristiano Ronaldo de por medio en la definición por penales. En cambio, Italia volvió a las fuentes con su catenaccio defensivo y superó por 2 a 1 a la dura Alemania con una actuación estupenda de su goleador, Mario Balotelli.

Antecedentes

Este Domingo se jugará una nueva edición del clásico europeo, España-Italia. A partir de las 15.30 en el Estadio Olimpico de Kiev, Ucrania estas dos potencias del fútbol actual mostrarán al mundo quién es el más poderoso de Europa. El juego colectivo y extraordinario orden táctico español o la fuerza y fiereza de los italianos a la hora de contra-atacar.

La azzurra tiene la historia de su parte, ya que España no ha derrotado a Italia en un partido oficial que no haya terminado por definición desde el punto del penal desde el año 1920.

Entre partidos de Eurocopa y Mundiales, el seleccionado italiano suma tres triunfos y cuatro empates frente a España. La roja sólo pudo desquitarse en partidos amistosos con cinco triunfos frente a cuatro para la azzurra (de los últimos siete cotejos sólo ganaron uno en el 2011) y siete empates.

Palpitando la gran final de la Eurocopa 2012

Seguramente, la final encontrará a España con la posesión de la pelota tratando de encontrar los espacios en una defensa que va a estar cerrada en su campo de juego esperando agazapado para dar el golpe de knock out. Italia confía mucho en su histórica teoría de juego del cerrojo defensivo y España en la espera y perseverancia de saber cuándo atacar, defendiéndose con la tenencia del balón.

Xavier Hernández y Andrés Iniesta son el corazón del equipo español, Vicente del Bosque el cerebro presente desde el banco y el resto es una sinfonía que toca al compás sin salirse del libreto. La virtud del equipo está en que sabiendo de ante mano lo que va a realizar en la cancha no se puede plantear una técnica para que ello no pase.

En los guantes del capitán, Gianluigi Buffon (arquero y figura de la Italia campeona del mundo 2006) se generan las esperanzas del pueblo italiano para quedarse con la Eurocopa 2012. Además del poder ofensivo que nace de los pies de Antonio Cassano y Andrea Pirlo en el medio se le suma un invitado de lujo a la velada, Mario Balotelli. Este corpulento delantero moreno de ascendencia ghanesa ha estallado con dos goles frente los alemanes en las semifinales y llega a la final con todas las esperanzas de darle la copa a su país, "ojalá le meta cuatro a España".