Ya lo advertíamos hace unos días: el iPad 3 y Xbox 360 y PlayStation 3 están destinadas a encontrarse. No en vano, el primero es un recién llegado que cuenta con todos los adelantos actuales en chips gráficos mientras que las consolas de sobremesa ya llevan seis años en el mercado. Pero ayer en la presentación del iPad 3, el responsable de juegos como Infinity Blade lo dijo bien claro.

iPad 3, mejor que Xbox 360 y PS 3 en memoria y resolución

Eso fue lo que dijo el responsable de Epic durante la presentación del último lanzamiento de Apple. Sin embargo, estas declaraciones han de cogerse con pinzas, ya que aluden a dos características del iPad 3 que, si bien son impresionantes, no determinan por sí mismas la calidad de los videojuegos del tablet de Apple.

Nos referimos a la Pantalla Retina del iPad 3, un espectacular panel con una resolución de 2048x1536 píxeles de 9,7 pulgadas de diagonal. Los datos abruman, pero si lo comparamos con un TV Full-HD de 1920x1080 píxeles distruibuidos en una superficie cuatro veces mayor que la de un iPad nos damos cuenta de hasta qué punto llega la densidad de píxeles por pulgada del nuevo iPad 3.

Habida cuenta de que las salidas de vídeo de las consolas actuales es de 1920x1080 píxeles en el mejor de los casos (en realidad rara vez pasan de los 720p y muchas veces se quedan en resoluciones sub-HD que son reescaladas antes de enviarlas al televisor), vemos que el responsable de Epic no miente al afirmar que la resolución del iPad 3 es muy superior al de las consolas actuales.

En cuanto a la segunda parte de su declaración, relativa a la cantidad de memoria disponible, no cabe duda de que no miente, ya que tanto la PlayStation 3 como la Xbox 360 cuentan con cantidades de RAM mucho menores que las del iPad 3.

Sin embargo…

¿Es mejor consola el iPad 3 que la PS 3 o la Xbox 360?

La pregunta no es baladí y es que a pesar de la potencia gráfica o de las cifras sobre el papel, una buena consola lo es en función de muchos otros parámetros: la ergonomía de su mando de control, la calidad de los juegos disponibles en su plataforma…

Y ambos son aspectos en los que el iPad 3 de Apple flojea.

Mucho ha sido criticado el iPad acerca de su control, y es que la pantalla multitáctil del tablet de Apple es perfecta para muchas cosas, pero no para el manejo y control de videojuegos tradicionales, también conocidos como videojuegos hardcore, en los que un buen pad o mando de control se hace indispensable. En ese sentido, la presentación del iPad 3 no ha traído ninguna novedad: seguimos sin tener un control aceptable para videojuegos complejos en el iPad 3.

El otro aspecto es el que refiere a la calidad y complejidad de los videojuegos, y en ese sentido el iPad 3 queda limitado por la necesidad de comprar sus aplicaciones de forma online. Esto, que es una de las razones de su éxito, supone un serio handicap a la hora de desarrollar videojuegos complejos para esta plataforma, videojuegos que ocupan varios GB y que supondrían interminables descargas y una rápida merma de la memoria de almacenamiento del iPad 3, que en su modelo más alto no pasa de los 64 GB, sin permitir el uso de tarjetas de expansión.

¿Supone una amenaza el iPad 3 para las consolas actuales?

Ciertamente, no para las consolas de sobremesa que, precisamente por encontrarse al final de su ciclo vital, se encuentran a unos precios mucho más atractivos que el iPad 3. En numerosas tiendas puede encontrarse la Xbox 360 por 170 euros, y no es raro encontrar una PlayStation 3 por 220 euros. Además, sus videojuegos, aunque más caros que los de iPad en su momento de salida, pueden encontrarse en muchos casos por menos de 20 euros.

Tampoco supone una amenaza para las consolas portátiles como la Nintendo 3Ds o la PS Vita, que realmente juegan en otra liga al ser verdaderamente transportables y tener pantalla 3D la primera y mandos analógicos ambas.

Si lo que buscamos es un regalo del Día del Padre para un padre adicto a los videojuegos, cualquiera de las consolas ya presentes en el mercado sigue siendo superior al nuevo iPad 3, cuya fecha de lanzamiento en España, de todas formas, será el próximo 23 de marzo.