El Juzgado de Instrucción número 4 de Girona está investigando la muerte de Juan Carlos Torroija, de 41 años y nacionalidad argentina. Torroija falleció el pasado 14 de julio en el hospital Josep Trueta de Girona tras ser detenido por la Policía Local y retenido durante unas horas en los calabozos de la comisaría de Vista Alegre de los Mossos d’Esquadra, la policía catalana.

Juan Pablo Torroija era hijo de un propietario de una cadena de ropa y electrodomésticos de la provincia argentina de Chubut y ex presidente del club Independiente de Trelew. Juan Pablo residía, según el diario Clarín, hace siete años en España. Había dejado la Argentina junto a una joven, con quien tuvo una niña. Hasta hace pocos meses residía en una casa okupada en Barcelona pero fue desalojado y se fue a vivir en Girona, a unos 100 kilómetros de la capital catalana.

Suicidio o paliza

Según informa El País y siguiendo las fuentes judiciales, Torroija se suicidó colgándose con su camisa de las rejas de la celda y la autopsia determinó que falleció tres días después por “asfixia”, sin presentar señales de haber sufrido golpes. La familia de Juan Carlos Torroija ha denunciado públicamente que murió por culpa de una “paliza” que le propinaron los policías tras detenerle. El cónsul de Argentina en Barcelona ha pedido detalles sobre el caso.

Torroija, que pertenecía al movimiento okupa, fue detenido en la madrugada del 11 de julio. Según la Policía Local, Torroija intentaba robar en el interior de un vehículo junto con otro hombre de nacionalidad italiana. Ambos fueron trasladados a comisaría, donde ocuparon celdas separadas. Allí Torroija se colgó de una reja utilizando la camisa que llevaba puesta, según versión policial. Después de que varios policías consiguieran reanimarle, una ambulancia lo trasladó al hospital Josep Trueta, donde falleció tres días después. La autopsia demostró que el fallecido no tenía señales de violencia, según la versión policial y que ha infomado el diario El País.

Grabaciones de la comisaría

El juzgado tiene en su poder las grabaciones de las cámaras de la comisaría. “En las cintas se ve que Torroija se suicidó, afirmó una portavoz de la policía local a El País. La familia de Torroija no tuvo conocimiento de la muerte hasta dos semanas después porque el juzgado no notificó el fallecimiento al consulado. Según el diario El País, fue el italiano detenido junto con Torroija quien explicó que éste había sido golpeado brutalmente por los policías.

El abogado que representa a la madre de Torroija y un amigo, Benet Salellas, se personará ante el juzgado para exigir que se investigue. “Cuando alguien muere bajo custodia policial, hay que investigar”, afirmó Salellas a El País. El abogado presentará una demanda por la vía civil porque cree que los policías que custodiaban a Torroija cometieron una "negligencia".

La portavoz de la policía afirma que el detenido, que tenía antecedentes, se encontraba calmado cuando entró en comisaría y no opuso resistencia y que no se vieron razones para aplicar medidas especiales de seguridad.

Versión de la familia

Su familia ha denunciado que fue detenido y golpeado brutalmente golpeado por la policía. Según informa el diario Jornada de Chubut, Torroija vivía en una casa ocupada de Girona y, según Clarín, era perseguido por estar vinculado a este movimiento. Según medios argentinos, Torroija fue detenido en la calle por policías de Girona y golpeado en la comisaría de Vista Alegre de los Mossos d’Esquadra y luego al hospital Josep Trueta, en el centro de Girona.

Según Clarín, presentaba golpes en las costillas, brazos y signos de asfixia. Murió en el hospital el 14 de julio pasado, pero el Consulado argentino no fue notificado. Después de una búsqueda desesperada, su familia se enteró de que llevaba muerto dos semanas y que su cuerpo se encontraba en la morgue judicial de Girona. Ahora el consulado argentino en Barcelona exige a la justicia española conocer las causas y circunstancias de la muerte de Juan Pablo.

"Esta mañana presentamos dos escritos ante los tribunales, uno de ellos pidiendo conocer las causas y circunstancias de la muerte de Torroija y otro para que el cuerpo no sea inhumado", explicó Felipe lvarez Todelo, cónsul general en Barcelona a los medios argentinos. "La policía dice que Torroija fue detenido por un robo y que se suicidó en la celda. Aparentemente, las cámaras de video vigilancia registraron los hechos, pero aún no hemos tenido acceso ni al atestado policial", indicó el cónsul.

Según la versión policial, el argentino abandonó con vida la comisaría de los Mossos d'Esquadra -policía autónoma catalana- de Vista Alegre de Girona, y falleció tres días después en el Hospital Trueta, en la misma ciudad. Omar Torroija, padre del fallecido, ha asegurado que su hijo fue víctima de un homicidio y que seguirá el caso hasta las últimas consecuencias. Omar ha comentado al Diario Jornada que las personas como su hijo con un estilo de vida bohemio e ideas anarquistas no eran muy bien vistas por los Mossos d’Esquadra.