El estudio, anunciado por la revista Cell Reports y llevado a cabo por la Universidad de California en conjunto con el Centro de Medicina Regenerativa del Hospital General de Massachusetts, significa un hito en el conocimiento de los mecanismos de envejecimiento molecular e implica una buena noticia para los tratamientos que se vienen desarrollando respecto de las enfermedades degenerativas, propias de la tercera edad.

Qué es la proteína SIRT3

El estudio permitió descubrir que la proteína SIRT3 (clase de proteínas denominadas sirtuinas) es fundamental para el aumento de la formación de células nuevas sanguíneas, lo que demuestra el freno al declive de ese proceso relacionado con la edad y con la función de las células madre viejas frente a situaciones de estrés que ocurren por el paso del tiempo. Recordemos que la función de las células madre adultas es la de reparar y mantener los tejidos, función que entra en declive con el tiempo. En el caso de las células madre hematopoyéticas (sobre las que se hizo el estudio), que son las de la sangre, se ve con claridad este proceso, por su capacidad de reconstituir por completo el sistema de la sangre, lo cual resulta necesario para que, por ejemplo, un trasplante de médula ósea sea exitoso.

La principal científica del estudio, la Dra. Danica Chen, dijo: "Ya sabemos que las sirtuinas regulan el envejecimiento, pero nuestro estudio es realmente el primero que demuestra que éstas pueden revertir el envejecimiento asociado a la degeneración, algo que creo muy emocionante".

Chen, quien es profesora asistente de Ciencias de la Nutrición y Toxicología de la Universidad de California, agregó: "Los estudios han demostrado que incluso una sola mutación genética puede conducir a la prolongación de la vida. La pregunta es si podemos entender el proceso lo suficientemente bien como para que podamos realmente desarrollar una fuente molecular de la juventud. ¿Podemos realmente revertir el envejecimiento? Esto es algo que estamos esperando entender y cumplir."

Pruebas de la proteína SIRT3 en la sangre de ratones

El estudio avanzó con la detección del gen de la proteína SIRT3 en la sangre de los ratones, incluso algunos lo tenían disminuido. Pero el efecto del SIRT3 solo se vio en ratones de edad avanzada, atento a que los jóvenes tienen sus células madre en buen estado de funcionamiento, y sus niveles de estrés y oxidación son relativamente bajos. Se considera que en esta etapa de juventud, el organismo genera defensas antioxidantes frente a niveles de estrés que no son altos.

Las cosas cambian con la edad; en este sentido dijo la Dra. Chen: "Cuando nos hacemos mayores, nuestro sistema no funciona tan bien y genera estrés oxidativo que no se puede quitar, así que los niveles se acumulan. En estas condiciones, nuestro sistema antioxidante normal no puede hacerse cargo de nosotros, así que es cuando necesitamos SIRT3 para reforzar el sistema antioxidante. Sin embargo, los niveles de SIRT3 también caen con la edad, por lo que con el tiempo, el sistema está abrumado."

Aumento de la infusión de SIRT3 en la sangre de ratones

Con estos resultados previos, los científicos elevaron los niveles de SIRT3 en las células madre de la sangre de los ratones más viejos, y la prueba dio como resultado el rejuvenecimiento de las células madre de sangre más viejas, generando una producción mejorada de las células del sistema sanguíneo.

Sin embargo, los investigadores intervinientes son cautelosos a la hora de hablar de la prolongación de la vida y reconocen que todavía no se sabe si la sobreaplicación de SIRT3 puede lograrlo. En este sentido, dijo Chen: "Un objetivo importante del campo del envejecimiento es utilizar el conocimiento de la regulación genética para el tratamiento de enfermedades relacionadas con la edad".

Por su parte, su colega y directora de la investigación, la Dra. Katharine Brown, añadió que la proteína SIRT3 tiene algunas probabilidades de utilizarse en el sentido indicado: "Esto es prometedor, ya que, idealmente, se quiere una terapia de rejuvenecimiento en la que se pueda aumentar la expresión de una proteína sin aumentar el riesgo de enfermedades como el cáncer".

Fuente: Programainfosalud.