El grafeno es un material cuyas posibilidades no tienen techo. Se está mostrando como el material del futuro, por lo tanto, también representa las posibilidades de ganar dinero al invertir en las empresas que lo producen o comercializan, tanto en sus aplicaciones como en el propio material.

Qué es y en qué se aplica el grafeno

El grafeno es un material basado en el carbono. Es una hoja de un átomo de espesor de carbono en una red cristalina en forma de panal. Consiste en una capa bidimensional de átomos de carbono, con una serie de propiedades conjuntas que hasta el día de hoy son reconocidas en otros materiales, como su conductividad de la electricidad, su dureza (entre 200 y 300 veces la del acero), sus propiedades electrónicas, térmicas, mecánicas y ópticas, su flexibilidad y su ligereza. Estas propiedades hacen que se prevea un impacto económico superior al que tuvieron los plásticos en el siglo XX.

Las aplicaciones que se están desarrollando con grafeno abarcan el campo de la información y de las tecnologías de la comunicación, los materiales compuestos, la energía y la biotecnología.

La inversión en la revolución del grafeno

Invertir en grafeno no refiere a trucos financieros, fusiones y adquisiciones, apuestas dudosas o jugar con valores. Por el contrario, se trata de aprovechar un momento en que las cosas reales son generadas por personas y empresas reales.

El grafeno se cree que cambiará la visión y remodelará todas nuestras posibilidades de producción industrial y comercial, por lo que este modesto carbono derivado, similar a una tela metálica a escala atómica, se ha fijado la comunidad de investigación del mundo tecnológico.

Beneficios del grafeno

Decíamos que es de 200 a 300 veces más fuerte que el acero y más fuerte que un diamante. El grafeno ya está en el núcleo de cosas simples como el un lápiz (el grafito es la mina) y el carbón, pero ahora es fundamental en los nanotubos de carbono, en los supercondensadores y en los superconductores.

Los investigadores le vienen encontrando decenas de aplicaciones posibles y propiedades increíbles que tienen el potencial de revolucionar muchas industrias, incluyendo sensores, baterías, computación, pantallas, tecnología portátil, la electrónica, la generación de energía, la medicina, etc..

Su dureza no es obstáculo para que sea uno de los materiales más delgados del mundo, tan delgado, que una hoja de grafeno es considerado un objeto de 2 dimensiones. A esta finura se le añade su carácter flexible y transparente y sus propiedades como con conductor de electricidad y de calor.

Aplicaciones del grafeno en medicina

Por su base de carbono, se puede entrar en el cuerpo sin alterar el sistema inmunológico, algo que es fundamental para el diagnóstico y para la administración e interacción de fármacos. También puede ayudar a reconstruir los huesos y crear estructuras para el tratamiento y generación de órganos y tejidos.

Invertir en stock de grafeno

Las aplicaciones comerciales del grafeno son ilimitadas, de hecho la Unión Europea está impulsando planes para que se estudien las posibilidades de este material. Respecto de los pequeños inversores, el grafeno es un mercado muy limitado, al menos por ahora.

Es por esto que se ofrecen guías o el seguimiento de las principales empresas que se dedican en la extracción de grafito, el principal componente de grafeno, ya que las empresas e instituciones que están investigando sus aplicaciones y las empresas que los venden, se consideran como una de las áreas principales de la actividad económica mundial en las próximas décadas.