Aquí se hará un estudio introductorio sobre el pensamiento del filósofo francés del siglo XX Louis Althusser, uno de los filósofos comunistas franceses más importantes de su momento, que hará una relectura de la obra de Marx reivindicando a éste en lo que considera su carácter originario, no como humanista o como economista, sino como creador de una nueva ciencia, el descubrimiento del “continente historia”.

Originalidad e interés del pensamiento althusseriano

Althusser es un marxista peculiar, al tiempo que influyente. Más en la línea de Gramsci que de la pura ortodoxia, seguidor a ratos de Freud y Lacan, si de algo no se le puede acusar a Althusser, al cual se le pueden reprochar por otra parte demasiadas cosas, es de no haber pensado el marxismo de una forma valiente a la vez que inteligente.

Como se verá pronto, la obra de Althusser está animada por el propósito de mantener viva la llama del marxismo en una época de gran debate intelectual en torno a la relación entre comunismo e intelectualidad. Puede decirse que en última instancia su obra pretende salvar al verdadero Marx del marxismo, o más bien de aquello en lo que ha devenido el marxismo.

Althusser, la persona

Declarado mentalmente incapaz tras el asesinato de su esposa, escribe que “el destino del no lugar es la losa sepulcral del silencio” (Althusser, L., El porvenir es largo, pág. 37), y justifica la escritura de su autobiografía diciendo: “he decidido expresarme públicamente (...) para levantar esa pesada losa sepulcral que reposa sobre mí” (Ibídem, pág. 43) . Althusser, en otras palabras, se reconoce como loco. Singulares palabras, pues el loco es el que carece de obra, en términos foucaultianos. “A diferencia de un muerto (...), un desaparecido hacer correr a la opinión de poder (...) reaparecer a plena luz del día” (Ibídem, 37) . En efecto, la vida de este pensador nacido en 1918 se caracterizaría por una gran inestabilidad mental de la que, sin embargo, poco se sabría durante la mayor parte de la misma. Por ello tal vez no sea mala idea volver a repasar su pensamiento.

Características generales del marxismo althusseriano

Posiblemente hay que entender gran parte del trabajo de Althusser como una reacción frente al marxismo economicista y al marxismo de corte humanista. Frente a estos, que Althusser considera lecturas oportunistas, su planteamiento es volver al Marx original, o al menos a lo que él considera que es el Marx original.

Frente a estos, que Althusser considera lecturas oportunistas, su planteamiento es volver al Marx puro, no a las exégesis del mismo, una apuesta que por lo demás se va a revelar sumamente arriesgada. Por ejemplo, las formas de marxismo hegelianizadas hacían énfasis en el desarrollo del espíritu, por lo que privilegiaban el papel de la consciencia como motor de la historia. Otras corrientes, en cambio, le reivindicaban como economista o como humanista.

Althusser se enfrenta a la interpretación dogmática de Marx y a su interpretación oportunista, es decir, pretende por una parte enfrentarse a la teoría marxista ortodoxa propiamente dicha por un lado y por otra las distintas formas de subjetivismo filosófico que han estado relacionado con ésta pero que, en último término, la amenazan.

De este modo, Althusser llega a rechazar los primeros textos de Marx por ser demasiado humanistas, tales como La sagrada familia. Opina que “todas las fórmulas del humanismo idealista de Marx son fórmulas feuerbachianas" (Althusser, L., La revolución teórica de Marx, pág. 35).

La ruptura epistemológica y el "continente historia"

Un concepto importante en Althusser es el de “ruptura epistemológica”, concepto que toma del poeta Gaston Bachelard, para referirse a la ruptura que realizó Marx respecto de sus fuentes para realizar la tarea que en rigor se le debe atribuir, la creación de una nueva ciencia. Esta es la razón por la cual Althusser se permite descartar las primeras obras marxistas, previas a esta ruptura.

Para el pensador francés hay una neta diferenciación entre los ámbitos de lo ideológico y de lo científico; Althusser afirma que, mientras “el concepto de socialismo es (...) un concepto científico, (...) el concepto de humanismo no es sino un concepto ideológico” (Althusser, L., La revolución teórica de Marx, pág. 184) , lo cual define el valor teórico del primero, pues el humanismo, a diferencia del socialismo, aunque señale un conjunto de realidades, no da los medios científicos para conocerlas. Althusser va a defender, frente a las interpretaciones del marxismo como la ideología defensora de la clase obrera, que se trata primariamente de una ciencia, y atribuye a Marx la creación de esta ciencia que estudia el "continente historia".

Más adelante explorará el carácter en el que el Estado como superestructura puede estudiarse como una máquina de poder que crea subjetividades, pero eso será objeto de otro artículo.

Síntesis

De este modo, para Althusser, la tarea del marxismo debe ser profundizar en su carácter científico unido a su praxis, evitando caer en la concepción del marxismo como ideología. En esta tarea, Althusser será un heterodoxo que intenta volver a la ortodoxia inicial, cosa que sin embargo está por ver que haya conseguido.