Esta antigua República de la Unión Soviética lleva muchos años buscando su lugar y posicionándose en un mapa que a veces parecía olvidarla. Hace sólo un par de años que Lonely Planet optó por dedicarle su propia guía.

Historia de Ucrania

En la historia moderna, Ucrania tuvo su máximo esplendor a partir del siglo IX, cuando los eslavos se asentaron en la región donde nació el estado más grande de Europa, la Rus de Kiev. Es, de hecho, del eslavo de donde proviene su nombre: frontera o zona fronteriza.

En su historia más reciente destaca la importancia de la producción de maíz (simbolizado en su bandera), su integración en el Imperio Ruso y permanencia en la Unión Soviética hasta su desintegración, su fatídico accidente nuclear de Chernobyl, y su creciente actividad y presencia internacional durante los últimos años.

Geografía de Ucrania

Es un país enorme, que supera los 600.000 Km. cuadrados (Italia cabría dos veces dentro), siendo el más grande de Europa, sin contar Rusia y antes de Francia. Es esta una región llana, con pocos accidentes geográficos, destacando los montes de Crimea o los Cárpatos, que no superan los 2.100 metros en su punto más alto.

Las redes ferroviarias fluyen a través de las llanuras como los diversos ríos que corren a través del paisaje hasta desembocar al Mar Negro o Azov.

El clima es continental y sufre importantes variaciones en el interior del país. Las estaciones visten temperaturas bastante extremas, siendo el verano muy caluroso (llegando a los 40 grados centígrados) y los inviernos pudiendo superar los 20 bajo cero.

Turismo: Kiev, Crimea y Cárpatos

Los tres principales centros turísticos de Ucrania son su capital, Kiev, Crimea en el sur, y los Cárpatos en el oeste. Mientras el turismo interior es muy activo, el turismo internacional es, a día de hoy, un tema que trabajar, destacando entre ellos los rusos y europeos occidentales. Los primeros siguen el tradicional veraneo en las cálidas y acogedoras playas del Mar Negro, y los segundos llegan mayoritariamente por intereses de adopción. De hecho ha sido este uno de los principales motores económicos, especialmente durante los años ’90 y primera década del siglo XXI.

Gastronomía de Ucrania

Como en el resto de Europa del Este, la comida ucraniana es calórica y llena de sabor. Destacan platos como el borsh (una típica sopa tradicionalmente de remolacha) o los pelmeni (se acostumbran a comparar con los raviolis aunque no se parezcan sus sabores), y dulces como la kasha madnaya (leche con sémola de maíz) o el jalbá (pipa molida con azúcar).

No se puede comprender una visita a Ucrania sin probar un auténtico piroshkí caliente (bollo relleno de col, carne o patata) o un clásico buterbrod (pan con mantequilla), si se tiene la oportunidad, cubierto con caviar rojo.

El ucraniano, lengua oficial

El ucraniano es una lengua propia y diferenciada del ruso. En la última década se ha fomentado su uso, respeto y posicionamiento, especialmente desde el gobierno del nacionalista Yúshenko (2005-2010).

Como se puede apreciar en estos párrafos, Ucrania es un país lleno de contrastes y atractivos que harán las delicias de cualquier visitante, permitiéndole descubrir un mundo muy diferente al nuestro que cambia a una velocidad vertiginosa. La Ucrania de hace cinco años poco tiene que ver con la de hoy.