Pocos cinéfilos habrán oído el nombre de Peter Bart o sabrán ubicarlo en la historia del séptimo arte. Pero, sin duda, la mayoría de ellos conocerá La semilla del diablo, Valor de ley o El padrino. Bart tuvo parte en esas y otras muchas películas que la Paramount produjo entre 1967 y 1975, los ochos años en los que Bart fue vicepresidente a cargo de la producción del estudio. El libro Infamous Players. Una historia de películas, mafia (y sexo) es un repaso de aquellos fascinantes años escrito en primera persona.

Peter Bart, del periodismo a Hollywood

T&B Editores publica, al precio de 23 euros, el libro Infamous Players. Una historia de películas, magia (y sexo). Es el relato que Petar Bart hace de su experiencia en Paramount en unos años complejos, en el final de los años 70 y el comienzo de los 80. Bart, más famoso por ser el editor de Variety entre 1989 y 2009, comenzó su carrera como periodista trabajando en The Wall Street Journal, Chicago Sun-Times y The New York Times, diario para el que escribía cuando aceptó el puesto en Paramount que le ofreció Robert Evans, una experiencia que “iba a resultar tanto aventura como pesadilla”.

Este libro habla de la interacción entre triunfo y fracaso. En los años que mediaron entre 1967 y 1975, las películas que manaron de los estudios Paramount se contaban, posiblemente, entre las más distinguidas e idiosincrásicas de cuantas ha dado cualquier compañía en la historia reciente de la industria del cine. Sin embargo, durante esa misma época la Paramount fue, sin género de dudas, el estudio más excéntrico en los anales de Hollywood”, explica Bart en la introducción del volumen.

'El padrino' y otras películas míticas

Viendo la portada del volumen, con Marlon Brando caracterizado como Vito Corleone, se puede extraer una idea muy precisa de que en las más de doscientas páginas de este libro se podrán encontrar jugosas historias, anécdotas y detalles sobre cómo se gestaron tanto El padrino como otras películas míticas de aquellos años. En Infamous Players, el cinéfilo disfrutará de lo que había detrás de proyectos como La semilla del diablo, Chinatown, La leyenda de la ciudad sin nombre, Valor de ley, La extraña pareja, Love Story o La conversación.

También se relata la importancia de otras películas que no hizo Paramount, como La huida o Bonnie y Clyde, o de las estrellas emergentes de aquellos años. Dado que “al tiempo que se desmoronaban las fábricas de sueños, también lo hicieron las carreras de sus consentidas estrellas”, Bart se detiene en las estrellas crecientes de Clint Eastowod, Robert Redford y Warren Beaty. “De los tres (todos estaban entrando en la treintena), Beatty era el más inteligente, Redford el más astuto y Eastwood el más difícil de desentrañar”, recuerda, convencido de que “sin duda ninguno de ellos imaginaba los míticos papeles que estaban destinados a llevar a escena”.

Mafia y sexo

Lo anticipa el subtítulo del libro y el contenido no defrauda en absoluto al sumergir al lector en un mundo sórdido y lleno de enfrentamientos. Infamous Players no trata sólo sobre cine, sino también sobre lo que escondía detrás de las brillantes fachadas de los estudios y las resplandecientes fotografías de sus estrellas. “Las fiestas acababan en trifulcas a voces por traiciones domésticas. Cineastas que ingerían sobredosis de drogas de las que no sabían nada abandonaban películas. Por debajo de la superficie de lujuria y juego había un abismo de destrucción”, relata Bart con crudeza.

Yo mismo llegué a desarrollar una leve afición a la cocaína, pero para mí era una droga social, un juguete al que recurría una o dos veces al mes”, llega a confesar el autor del libro, quien también cuenta cómo más de una mujer ofrecía sus favores sexuales en el Hollywood de la época incluso por colocar un guión. La relación con la mafia se hace más evidente e incluso irónica al hablar de El padrino. “El estudio desnudaba a la mafia al tiempo que su casa madre tenía tratos con ella. Y mientras tanto, el hombre fuerte del Gobierno de Nixon (Henry Kissinger) se divertía en casa del jefe de producción”, afirma.

Los grandes años de la Paramount

Infamous Players es un libro absorbente y magnético sobre los grandes años de la Paramount, revelador para quienes sólo vean el brillo de las estrellas de Hollywood e intenso para quienes busquen las razones por las que Ali McGraw dejó a Evans para casarse con Steve McQueen, para quienes quieran saber el grado de protección que Warren Beatty tenía con sus parejas o para quienes quieran saber cómo se hizo posible una obra maestra del calibre de El padrino con las dificultades que se vivieron en su producción. Por eso, el libro es una pequeña joya para muchos públicos diferentes.