El Ministerio de Industria y Energía ofrece en su página web una serie de consejos y medidas destinados a los usuarios finales para que los pongan en práctica en sus hogares e intentar lograr entre todos un importante ahorro energético en la factura energética nacional.

Dichas medidas se encuentran recogidas en el Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética 2008-2012, así como en Plan de Medidas Urgentes de Ahorro y Eficiencia Energética 2011.

Y es que, según el Gobierno español, el gasto energético de las familias supone un 30% de la factura energética del país, que se reparte en un 50% en el consumo destinado al automóvil y en otro 50%, el destinado a la vivienda.

Por ello, con un uso adecuado del automóvil y de los aparatos eléctricos utilizados en el hogar, Industria considera que se podría alcanzar hasta un ahorro energético del 50%, lo que ayudaría de paso a reducir de forma muy importante el impacto ambiental.

Reparto del consumo energético familiar en España

Según los datos recogidos por el Ministerio de Industria de 2007, en una familia media española, gran parte del consumo energético, un 46 % aproximadamente, se destina a la calefacción del hogar.

Otro capítulo muy importante, un 21 % del consumo total, se utiliza para generar agua caliente sanitaria, es decir, aquella que se destina a los baños y las duchas de la familia.

Mientras que en la iluminación del hogar, una familia española tipo consume alrededor de un 16 % de la tarifa energética. Muy parecido es el consumo que se destina a poner en marcha los electrodomésticos, que suponen un 13 por ciento del recibo eléctrico.

Con consumos mucho menores se encuentran el uso de la cocina, que supone sólo un 2% y el del aire acondicionado, con un 1 % del total.

Consejos para ahorrar energía térmica

Como el 67% de la energía consumida por una familia en el hogar proviene del uso de la calefacción (un 46 %) y de la generación de agua caliente (el 21 %), el Ministerio de Industria aconseja a los consumidores que si se ven obligados a sustituir su caldera, opten por comprar una de alto rendimiento, pues al consumir menos también será mucho menor la factura.

Además recomienda que se utilice la energía solar térmica para producir agua caliente sanitaria, ya que puede llegar a cubrir hasta el 60% de las necesidades familiares, usando tan sólo 2 m2 de paneles solares.

Industria también promociona el uso de termostatos programables y válvulas termostáticas en los radiadores, pues ahorran hasta un 13 % de energía, al tiempo que permiten mantener una temperatura agradable, que el Ministerio fija en 21 grados en invierno y 26 grados en verano.

Además recomienda situar entre los 30 y 35 grados centígrados el agua de la ducha o baño.

El Ministerio también aconseja, a ser posible, que se utilice el sistema de doble ventana o doble cristal, pues puede significar un ahorro de hasta el 30% en energía, pues retiene mejor el calor y así se necesita menos energía para mantener agradable una vivienda.

Objetivo: ahorrar consumo eléctrico

Una parte importante de la factura energética la constituye la factura eléctrica, por ello, es importante intentar que se reduzca lo más posible.

Gran parte del consumo eléctrico lo realizan los electrodomésticos, que suponen un 13 %. Por eso hay que tratar de que sean lo más eficientes posibles en su consumo energético.

Esto se puede conocer a través del sistema de etiquetas energéticas. Cada aparato lleva una etiqueta que informa de su eficiencia energética, Estas van desde la letra A, la más eficiente, hasta la G, la menos eficiente.

Este dato hay que tenerlo en cuenta en el momento de adquirirlos, pues optar por uno u otro puede suponer lograr un ahorro muy importante o que el consumo sea muy abultado.

Reparto del consumo doméstico eléctrico en España

Según el Ministerio de Industria, los españoles se gastan en la factura eléctrica doméstica un 18% tanto en iluminación como en el frigorífico. Le siguen la calefacción, con un 15 %, y el televisor con un 10 %, mientras que las cocinas eléctricas o vitrocerámicas suponen un 9% de la tarifa eléctrica.

La imprescindible lavadora se lleva otro 8% de la factura y los pequeños electrodomésticos como planchas, batidoras o secadores suponen un 7% del total. Con un consumo muy inferior se sitúa el horno eléctrico, un 4% y el agua caliente, un 3%.

Mientras que el microondas, la secadora y el lavavajillas suponen cada uno un 2% de la factura eléctrica y el ordenador y el aire acondicionado, solo el 1 %.

Consejos para ahorrar en el consumo de los electrodomésticos

El Ministerio de Industria aconseja que los consumidores tengan en cuenta el etiquetado energético y opten por los aparatos de las clases A, A+ y A** para ahorrar en la factura.

Recomienda que no se elijan aparatos más grandes o potentes y que se compren lavadoras y lavavajillas termoeficientes, ollas rápidas y hornos microondas para ahorrar tiempo, energía y dinero.

Además propone apagar los televisores u ordenadores totalmente y limpiar correctamente los aparatos para prolongar su vida. Seguro que si los usuarios siguen estos sencillos consejos su bolsillo y el medio ambiente se lo agradecerán.