El modelo de desarrollo se está agotando. Esa es la razón por la cual ciudadanos (jóvenes en su mayoría) de 951 ciudades en más de 82 países del mundo han levantado su voz para exigir una democracia real y la regeneración del sistema económico. Ellos son los Indignados.

Inicios

El movimiento, que apareció en Madrid, España el 15 de Mayo de 2011 (15M), surgió espontáneamente para reclamar más oportunidades laborales, democracia real y un cambio global. Llama fuertemente la atención que no tienen líderes, sin embargo el compromiso de los movilizados es muy grande.

Las protestas se profundizan aún más cuando el modelo de desarrollo se agota. Los salarios de las clases medias y bajas no alcanzan para costear vivienda, educación y salud. La corrupción no da tregua y los dirigentes políticos, según los indignados, toman decisiones sin contar con los ciudadanos y las decisiones no son tomadas de acuerdo alas necesidades de los gobernados.

Las razones

Los motivos de las protestas difieren en cada país. En España, por ejemplo, la movilización es en contra de la corrupción, contra la clase dirigente que toma decisiones que atentan contra el bien común, el recorte a la salud y educación y porque aunque se atraviesa por una crisis financiera álgida, los políticos se retiran con unas pensiones escandalosas que son fijadas por sí mismos antes de dejar el poder.

En Ginebra, Suiza, alrededor de 300 indignados se agruparon frente a la sede de la ONU, se pronunciaron contra el poder financiero y el sistema bancario. En Italia, el punto negro lo puso los disturbios que se presentaron cuando un grupo reducido de personas prendió fuego a varios automóviles y asaltaron tiendas y bancos, alternado la manifestación de los indignados.

Estados Unidos y su movimiento Occupy Wall Street, se agrupó bajo el lema “We are 99%” (somos el 99 porciento) que está en contra del 1% restante dueño del poder. Las protestas en Nueva York dejaron un saldo de 700 arrestados que protestaban en el puente de Brooklyn. En Wall Street, los manifestantes se pronunciaron en contra la avaricia corporativa y el modelo capitalista.

En Canadá, al igual que en Estados Unidos, se tomó el modelo del 99%; además su voz se levantó por el acceso a la educación y al trabajo.

América Latina, los motivos no difieren del todo. Chile ha vivido un paro durante más de cuatro meses, en donde los estudiantes indignados solicitan una educación gratuita. Caso parecido al colombiano, donde unos 30 mil estudiantes marcharon reclamando el acceso a la educación. Argentina, por su parte, se pronuncia frente al sistema financiero y al gobierno nacional.

Lo cierto es que el común denominador de las marchas es el manejo irresponsable de los asuntos económicos y públicos, la defensa de los derechos sociales, los recortes en sanidad y educación y la exigencia de un empleo digno. Y más aún cuando las crisis económicas se profundizan en todo el mundo y los dirigentes políticos no hacen mucho para detenerla.

Sorprende, finalmente, el rol de las redes sociales en las movilizaciones y convocatorias que llaman a los ciudadanos del mundo a protestar a favor del cambio global. Éstas son el canal de comunicación por excelencia por las cuales se genera motivación y movilización social a un click de distancia.

El modelo económico y político está en crisis. La juventud, indignada y frustrada, se une pidiendo a gritos un cambio mundial mientras que los políticos pelean por ver quién se queda con el botín más grande.

El 99% del mundo pide el cambio de ese 1% que maneja el mundo y que lo tiene en crisis. La responsabilidad de que esto se haga realidad es de todos.