El director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss- Kahn, fue detenido en Nueva York. La fiscalía le imputa tres delitos de índole sexual: violación en grado de tentativa, acto sexual delictivo y retención ilegal.

Esta situación ha generado un clima de incertidumbre en lo que respecta al futuro del FMI y los países involucrados. Se abre la interrogante sobre quién sucederá a Strauss- Kahn y qué curso tomarán las medidas adoptadas para enfrentar la crisis económica que azota a varios países europeos.

El caso Strauss- Kahn también ha repercutido en la política francesa en relación a los probables cambios que podría vivir dicho país de cara a las elecciones presidenciales que se efectuarán el 2012 y donde el director del FMI corría como posible candidato aventajado del Partido Socialista.

Repercusiones del caso Strauss- Kahn en Europa

El FMI ha llevado un rol activo en el plan de rescate de la economía europea. Si bien para algunos la entidad está en crisis, otros -como el periodista de Telemadrid Hermann Tertsch- opinan que el buen desempeño de Strauss- Kahn otorgó credibilidad al FMI consiguiendo que países del tercer mundo que rechazaban su política se sumaran a ella, así como también lo hizo China.

En su artículo publicado en telemadrid.es, Tertsch es enfático en destacar las implicancias de la probable salida de Strauss- Kahn: Sin su autoridad y personalidad es posible que el FMI deje de tener en Europa la prioridad que ha tenido hasta ahora”.

La imagen de seriedad, disciplina y estabilidad que Strauss- Kahn inculcó al FMI, según algunos expertos, se ve amenazada y genera incertidumbre en el devenir de las políticas económicas, especialmente para los países europeos con problemas económicos graves, como Grecia y Portugal.

Algunos entendidos creen que el rescate financiero solicitado por países como Grecia debería posponerse, pues así se evitaría correr los riesgos de un “Efecto Dominó”: Parece razonable adoptar la decisión temporal de realizar un nuevo rescate y retrasar la necesaria reestructuración de la deuda griega a un momento en el que el riesgo de contagio no sea tan alto”, opinan en la comunidad financiera rankia.com.

Controversia por quién debería ser el director del FMI

El ascenso de países emergentes y el ideal de quebrar la historia que ha tenido por 10 años a europeos en la dirección del FMI son un tema que ha generado debate en relación a quién debe ser el próximo director: "Los emergentes van a presionar porque saben que ha llegado su momento, pero Europa no va a dar su brazo a torcer (…) ", sostuvo Tomás Baliño, exsubdirector del organismo económico al periódico El País.

Entre los nombres que circulan para asumir el FMI, que no son del continente aludido, destacan: el exministro turco Kemal Dervis, el gobernador del Banco de Israel Stanley Fisher, el exministro sudafricano Trevor Manuel y el gobernador del Banco de México Agustín Carstens.

La canciller alemana Ángela Merkel tomó las banderas en favor de la historia señalando que Europa tiene buenas razones y buenos candidatos para que el director gerente del Fondo siga siendo un representante europeo” (elpais.com, 17 de mayo).

Efectos del caso Strauss- Kahn en las candidaturas presidenciales de Francia

El director del FMI corría con ventaja como probable candidato a la presidencia francesa. La baja en popularidad del actual mandatario, Nicolás Sarkozy, lo situaba como uno de los políticos con mayores posibilidades para ganar las elecciones. Un sondeo realizado por LH2 -a principios de mayo- comparaba las probabilidades de ganar las presidenciales entre Sarkozy y Strauss- Kahn: un 65% de los encuestados habría dado su voto al director del FMI.

Entre los aspirantes a quedarse con la presidencia francesa, hasta antes del escándalo, destacan la derechista Marine Le Pen y los socialistas Martine Aubry y François Hollande.

Con Strauss- Kahn prácticamente fuera de carrera la contienda por la presidencia podría adquirir nuevos tintes: ratificar el ascenso en popularidad de Le Pen, la arremetida de nuevos políticos o hasta la consolidación de Sarkozy como candidato.

Escándalos como estos no han sido ajenos a la política y siempre dejan su huella en lo que es la credibilidad de un personaje y su partido político. En este caso, con las elecciones presidenciales próximas, es bastante probable que el panorama que parecía consolidar al socialista Strauss- Kahn como un contendor de peso cambie drásticamente las opciones de voto de todos los que creyeron en él y con ello nuevos horizontes determinen el futuro del gobierno francés.