El pasado jueves 10 de marzo el Grupo Parlamentario Socialista aprobó la Ley de Igualdad y contra la Violencia de Género con el único soporte de sus votos, en oposición al resto de la Cámara, no sin controversias dentro del seno de la Asamblea extremeña.

Polémica ante la Ley de Igualdad en Extremadura

De las 80 enmiendas que el Partido Popular propuso inicialmente con respecto a la Ley, solo una ha sido atendida. La diputada socialista Rosa María Delgado Carpintero ha exhortado al grupo popular que retire 21 de las misma en las que se sugiere el cambio "mujer víctima de violencia de género" por "hombre o mujer víctima de violencia de género", basándose en una incompatibilidad con la norma establecida a nivel nacional en la que se estipula que para ser violencia de género los requisitos son que "la víctima sea mujer, que el agresor sea hombre y que medie una relación sentimental".

Nada de razón le faltó en la réplica a la diputada popular Teresa Tortonda al aseverar que esta Ley "crea derechos solamente para las mujeres, pero no al contrario", dejando patente la discriminación negativa hacia el hombre, mostrándose claramente en contra de la terminología o especificaciones de las que entiende tanto la Ley a nivel nacional como su correspondiente para la Comunidad Autonómica en el entorno Marco.

Tortonda, bogando por una "igualdad real", en tono retórico, lanzó la pregunta "¿por qué el hombre no se puede equiparar a la mujer?". Según la diputada del PP, "esa discriminación negativa y ese proteccionismo no es nada bueno para conseguir la igualdad", y que la igualdad "se trata de la valía" individual.

Igualdad sin discriminación

La diputada popular no perdió la oportunidad para recalcar otro gran problema, según su parecer, del Gobierno socialista tanto a nivel nacional como a nivel autonómico, la Ley sobre la Paridad: "A mí me daría vergüenza que mis compañeros del PSOE o del PP tuviesen aquí a las mujeres como mujeres florero", que "simplemente porque hay que cumplir con una ley, va en contra de la dignidad de las mujeres", sustentando con este argumento su intervención anterior, "la igualdad se trata de la valía" individual y no de "razones políticas".

La respuesta por parte de la representación socialista, claramente alterada por la intervención de Tortonda, no se hizo esperar. La consejera de Igualdad y Empleo, Pilar Lucio, erigiéndose como defensora de las diputadas socialistas, pidiendo la palabra, declaró que todas habían conseguido acceder a sus puestos por "méritos" propios y que, en ningún caso, han sido "mujeres florero". También remarcó la necesidad de "seguir luchando" y trabajando porque "ha visto que aún queda mucho por hacer".

Erradicar la violencia de género

Luchar en contra de la Violencia de Género o a favor de la Igualdad se presenta como una necesidad imperiosa, pero no obviando o haciendo interpretaciones de lo establecido en la Constitución:

El artículo 14 de la Constitución Española establece que: "Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquiera otra condición o circunstancia personal o social".