La era hippie estaba dando sus últimos coletazos en los Estados Unidos de finales de los 60. La violencia en las calles era insostenible, la guerra de Vietnam producía centenares de muertos al día y las drogas duras empezaron a extenderse como una plaga. Los días de paz y amor parecían lejanos y fueron los acontecimientos de Altamont, los asesinatos de Manson y los acordes de los Stooges los que enterraron definitivamente al movimiento. Los 70, tan oscuros en lo social como extraordinarios en lo creativo, habían llegado.

Detroit, Rock City

The Stooges nacen en las convulsas calles de Michigan, al son de ruidosas fábricas de coches. Con el blues de Chicago en mente, un joven Iggy Pop recluta para su banda a los hermanos Ron (guitarra) y Scott Asheton (batería), y a Dave Alexander al bajo, guardándose para sí las funciones vocales.

El blues de los Stooges era novedoso y cavernícola, surgido de lo más primario de sus instrumentos. Sus actuaciones eran puro ruido y violencia, tanto en lo musical como en lo visual. No era extraño que Iggy enloqueciera en el escenario, se abalanzara desnudo sobre un aterrorizado público o cortara su cuerpo con cristales rotos. Según palabras de Pop: “Los hippies que acudían a nuestros espectáculos odiaban lo que veían, sin embargo, a los veteranos de Vietnam, por alguna razón les encantaba...”.

Elektra ficha al grupo

El empleado de la discográfica Elektra, Danny Fields (mánager de los vecinos MC5 y años después de Ramones) vio en los Stooges el futuro del rock, por lo que les propuso a los ejecutivos de la empresa que los contrataran. Los confusos directivos no entendían muy bien esa extraña música nacida en los 60 y tocada por jóvenes de pelo largo. Para ello contrataban a gente como Fields, mucho más en la onda, por lo que aceptaron el trato.

Como resultado, surgió en el 1969 el primer disco honónimo del grupo, producido por John Cale de la Velvet Underground, y que no vendió gran cosa ni convenció a casi ningún crítico. Hoy en día es considerado uno de los más influyentes de la historia del rock.

"Fun House", cumbre y destrucción del grupo

Con su segundo disco “Fun House” (1970), un grupo más experimental y con claras influencias del free jazz, multiplicó la fuerza y la agresividad de su música. Con este disco, el rock and roll recuperó la etiqueta de pernicioso y nocivo. Desde su aplastante portada donde domina un infernal color rojo, hasta los siete cortes que lo componen, unos Stooges empachados de LSD dan rienda suelta a todo su potencial en lo que parece una orgía de improvisado rock and roll apocalíptico.

De esta época son las icónicas imágenes del festival de Cincinnati, donde un Iggy Pop en estado de gracia camina sobre el público, lanzando crema de cacahuete y carne picada a su audiencia.

Paradójicamente, mientras llegaron a lo más alto con su música, en lo personal tocaron fondo. A excepción de Ron Asheton, todos eran adictos a la heroína y no tardaron en ser despedidos por Elektra, que no veían en la banda más que problemas y flojas ventas.

Rescatados por David Bowie

Dave Alexander fue despedido y el grupo estaba a la deriva. Adictos y sin discográfica, no tardaron en volverse unos indigentes sólo conocidos por la élite intelectual underground de la época. Entre ellos, un joven David Bowie quiso recuperar ese sonido y reconstruyó a la banda, convenciendo a Columbia para que los fichara.

Con esta discográfica y producidos por Bowie, la banda perpetró su tercer trabajo “Raw Power” en 1973. De la guitarra se encargó un más técnico James Williamson, dejando a Asheton las labores del bajo.

El disco se convirtió en una obra de culto, más cruda y salvaje que sus predecesoras, allanando el terreno para el inminente punk que estaba naciendo, pero el fracasó comercial fue estrepitoso y la banda acabó disolviéndose en 1975.

Carreras por separado

Iggy Pop gozaría de mayor éxito en solitario. Sus nuevos discos y su desintoxicación de las drogas lo llevaron en los años 80 y 90 a lo más alto del panorama musical, donde merecía estar. También comenzó una carrera como actor, trabajando en pequeños papeles para los principales directores del mundo.

Los otros Stooges tuvieron carreras más discretas en lo comercial, pero siguieron siendo muy interesantes en lo musical. Ron Asheton fundó The New Order (nada que ver con los ex-Joy Division) y Scott Asheton participó en el nuevo proyecto del guitarrista de MC5, la Sonic's Rendezvous Band. Años después se uniría a su hermano con los excelentes Destroy All Monsters, rebautizados en los 90 como Dark Carnival.

Reunión histórica

En 2003, los hermanos Asheton colaboran con Iggy Pop en su disco "Skull Ring". Observando como los fans aceptaban de buen grado la histórica reunión, se decidieron por girar juntos para ver cómo reaccionaba la audiencia. El éxito fue rotundo y los Stooges volvieron a la vida, esta vez sí gozando del favor de crítica y público.

Trágicamente, Ron Asheton falleció en 2009, pero el grupo decidió continuar la leyenda con el otro Stooge, James Williamson a la guitarra.

Sus directos, mucho más inofensivos que las salvajes actuaciones de los años dorados, son de lo mejor que se puede ver actualmente sobre unas tablas.