La enorme pluralidad tanto de jarrones como figuras en círculo (bolas decorativas, superficies esféricas, los platones...) disponibles en el mercado hace más fácil la asignación del complemento adecuado para cada rincón en el hogar. Aportan movimiento y alegría a los lugares donde se incorporan.

Jarrones que reivindican su lugar en la decoración interior

Los jarrones, en sus diversas tonalidades materiales, tamaños y formas, son los adornos perfectos para vestir cualquier espacio y acoplarse a todos los estilos. Estos complementos nos permiten ambientar nuestro hogar cuando adecuamos su tipología a un arreglo floral o a un adorno determinado.

En cristal, cerámica, porcelana, madera, hierro o arcilla... los jarrones decorativos presentan un abanico de opciones a implementar, cuya selección dependerá de si se quiere que luzca por si solo o si se prefiere que destaque a un determinado arreglo floral u ornamental.

Jarrones estratégicamente situados

Generalmente, si la estancia está pintada con colores claros se pueden elegir jarrones de tonalidades fuertes; sin embargo, si la sala está presidida por un mobiliario oscuro pero cuenta con buena iluminación, se puede optar por floreros de cristal que permitan reflejar la luz exterior a través de ellos.

Existen modelos que son capaces de llamar la atención por su mero diseño; lo importante es dejarse inspirar por ellos:

  • Los jarrones de cerámica se presentan pintados con múltiples motivos: cenefas, líneas, geometrías, collage...Todos pueden estar estratégicamente colocados encima de una estructura elegida.
  • Jarrones de grandes dimensiones, fabricados en fina porcelana, se prestan para ser colocados en las entradas de los hogares, en los recibidores y también en los pasillos.
  • La versatilidad en los jarrones permite redondear los lugares de mediana y gran altura. Es primordial que su conformación llame la atención por sí misma y su color atraiga a la vista.

Objetos decorativos redondos

Actualmente, objetos circulares como las bolas, las esferas y otros ornamentos redondeados, son ampliamente utilizados para decorar, tanto los hogares como las oficinas, por su volumen perfecto y por las formas simplificadas que exhiben. Estas figuras en circulo aportan, además, movimiento y alegría a los lugares donde se incorporan.

La diversidad de los materiales con los que se fabrican (madera, rafia, cristal, mimbre, cerámica...) contribuye a que el listado de las esferas a elegir sea muy extenso, y permita encontrar la opción ideal para resaltar la decoración de interiores y exteriores.

Minimizar los ambientes negativos

Con frecuencia se observa la presencia de las superficies esféricas dentro de los ambientes minimalistas, no se descarta su uso y preponderancia en otro tipo de decoraciones. A raíz de eso, se puede ver cómo el Feng Shui que promueve la energía del Chi, una fuerza universal que nos rodea, se concentra y potencia a través de las formas curveadas y redondeadas que suavizan también los efectos negativos derivados de las figuras geométricas rectilíneas.

Variedades en sus formas y texturas

  • De madera rústica y de mimbre, las bolas decorativas, disponibles en diversos estilos y tamaños, realzan el hogar. Estas pueden formar parte, por ejemplo, de la decoración de las mesas de centro.
  • Las lámparas decorativas que exhiben formas esféricas en su base de cristal imprimen personalidad y elegancia a la estancia.
  • Las esferas decorativas, fabricadas con el material adecuado y colocadas en el lugar indicado, pueden llegar a convertirse en una escultura minimalista.
  • Los platones decorativos también exhiben formas circulares que realzan las diversas superficies donde se colocan.
Elegir los adornos para decorar la casa se fundamenta no solo en cuestiones estéticas, también es importante tener en cuenta su potencial para modificar la rigidez y sobriedad de los ambientes. Los jarrones y los objetos con sus líneas curvas son capaces de transformar cualquier ambiente siempre y cuando se dinamicen y se combinen adecuadamente.