Celebrar Halloween involucra que niños pidan la famosa “calaverita” en cada puerta de las casas más cercanas, adornar el hogar con ingeniosas decoraciones, como figuras de cerámica, y realizar fiestas donde un protocolo básico, en la mayoría de las ocasiones, es disfrazarse.

En el caso de no tener una idea concreta sobre qué disfraz utilizar para el 31 de octubre, a continuación se mencionan unas pequeñas sugerencias que puedan resultar útiles para saber qué usar en vísperas de éste.

Disfraces clásicos de Halloween

Como en muchas fiestas de Halloween, elementos clásicos como Drácula, Frankenstein, duendes, brujas, momias, calacas, la muerte, fantasmas, la viuda negra o calabazas son imprescindibles, así como la recreación de otros personajes como Morticia o Merlina de la familia Adams.

Otra caracterización que suele ser un buen recurso, y también es económico, es la del zombie, conocida también como muerto viviente. Simple y sencillamente, se debe usar maquillaje blanco, recreación de sangre y ropa común son suficientes para ello.

Disfraces de Freddy Krueger, LeatherFace, Chucky y Jason

El cine de terror ha servido de inspiración para recrear a un asesino serial durante la noche de brujas. Tales son los casos de Freddy Krueger, surgido en la película de Pesadilla en la Calle del Infierno, el célebre homicida enmascarado con motosierra LeatherFace (Cara de Cuero) de la serie de películas La Masacre de Texas, además del muñeco viviente de cabello rojo Chucky.

Otra de las figuras más reconocidas y representativas es Jason Voorhes, aquel asesino de Viernes 13 que usaba una máscara de hockey y un machete o un hacha. Su disfraz es relativamente fácil de caracterizar, usando simplemente un pantalón flojo, una chaqueta y una máscara, (comprada o hecha con globo, engrudo y periódico).

Disfraces ajenos al terror

En esta categoría, cabe hablar de personajes célebres como Jack Sparrow y los personajes de la saga de Piratas del Caribe, o de íconos de la ciencia ficción como Darth Vader, los Jedis y los stormtroopers de Star Wars.

Otras opciones para recrear un disfraz no vinculado con el terror de Halloween, se encuentran en Edward Scissorhands (traje látex, recreaciones de tijeras con papel y pelo largo despeinado), vaqueros del viejo oeste, personajes históricos, soldados nazis o como Neo del filme Matrix.

Disfraces de superhéroes y antihéroes

El hecho de atestiguar las hazañas y desventuras de los héroes lleva a admirárles y, en posteriores ocasiones, a emular una caracterización. En Halloween, suele ser posible ver disfraces de héroes de DC Comics como Superman y Batman, al igual que protagonistas de Marvel Comics como Spider Man, Iron Man y los X- Men.

No únicamente los representantes del bien y la justicia son de la preferencia de un público. Icónicos villanos como el Guasón (con el identificable traje sastre color morado, chaleco, corbata y el rostro pintado de blanco, párpados negros, cabello verde y la distinguida mueca de una sonrisa en rojo), el Pingüino con su indistinguible smoking negro, sombrero de copa y pequeño lente, así como el Dr. Octopus (uno de los némesis de Spiderman) suelen ser objeto de ideas para disfrazarse.

El disfraz y el terror moderno

Si bien los remakes actuales de películas clásicas rescatan los personajes del género, hay otras propuestas que han intentado revolucionarlo y son utilizadas en la recreación de un disfraz.

Un ejemplo es el caso de la serie Saw, la cual dio origen al asesino Jigsaw. La simbólica máscara blanca, ojos rojos, espirales en las mejillas y el traje negro, lo vuelven en un disfraz sencillo de caracterizar.

El director Wes Craven lanzó en 1996 Scream, película de terror exitosa que consagró a GhostFace como homicida serial con su vestimenta negra y la cara de fantasma alargado, disfraz novedoso e imitado en su tiempo.

Recientemente, cabe hablar de las propuestas del cine asiático, como la saga de El Aro, o las llegadas desde España vía El Orfanato; las opciones de recrear el disfraz de la tétrica Sawako (Samara en la versión estadounidense) o la máscara del pequeño Simón en la obra de terror española, han cobrado interés para recrear en Halloween.

Ideas originales para un disfraz

En el caso de estar cansado de ver, una y otra vez, el mismo disfraz de cada año o de ver ideas gastadas, se puede optar por recrear caracterizaciones provenientes de filmes olvidados y recientes, videojuegos, anime o bien, usar ideas de invención propia.

La lista de sugerencias abarca posibilidades como Link (personaje de los videojuegos de The Legend of Zelda), Beetlejuice (fantasma desaliñado con traje de rayas), Jack Skellington y su novia Sally de El Extraño mundo de Jack o botargas de cajetillas de cigarros, botellas de bebidas alcohólicas, extraterrestres o la moda más reciente, la raza Na´Vi del filme Avatar.

Si bien existe una gran variedad de ideas de personajes para ser caracterizados, un buen disfraz es aquel que no únicamente se caracteriza con una aproximación lo más fiel posible al personaje idealizado, sino aquel que se disfruta y hace salir, por breves momentos, el niño interno que cada persona lleva dentro. A maquillarse, ponerse una peluca, buscar o crear el vestuario y a disfrazarse terroríficamente, se ha dicho.